How Masks Help Stop COVID-19: HD Live! This Friday at 2:30 PM ET

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Perder a un cónyuge podría acelerar el deterioro del cerebro

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 26 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Perder a un cónyuge puede romperle el corazón, pero una nueva investigación sugiere que también es duro para el cerebro.

El estudio encontró que cuando un esposo o una esposa fallecen, la agudeza mental del superviviente de la pareja podría comenzar a deteriorarse.

De hecho, las personas viudas que tienen unos niveles altos de placa beta amiloide, una característica de la enfermedad de Alzheimer, parecen experimentar un deterioro cognitivo tres veces más rápido que las personas que no han perdido a su cónyuge, añadieron los investigadores.

"Las asociaciones entre la viudez y la amiloide se agravan mutuamente, no son solo aditivas, lo que indica que la viudez es un factor de riesgo específico para el deterioro cognitivo debido a la enfermedad de Alzheimer", explicó la investigadora principal, la Dra. Nancy Donovan, jefa de la División de Psiquiatría Pediátrica del Hospital Brighman and Women's, en Boston.

Rebecca Edelmayer, directora de implicación científica de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association), revisó los hallazgos, y afirmó que este pequeño estudio no puede probar que enviudar provoque el deterioro cognitivo, pero que es factible que sea un factor.

Donovan apuntó que no se conocen los mecanismos específicos mediante los cuales la viudez aumenta el riesgo de deterioro cognitivo.

"Algunos estudios sugieren que tener relaciones cercanas, por ejemplo con un hermano o un hijo adulto cercanos, ayuda a proteger del deterioro cognitivo en los viudos, aunque no lo encontramos en nuestro estudio", observó Donovan.

Es probable que estar casado tenga unos efectos beneficiosos, al ofrecer un respaldo emocional a diario, y al estimular la compañía, unas mejores conductas de salud y unas redes sociales más amplias, señaló.

Donovan recomienda a las personas que han perdido a su cónyuge "lo que sabemos que es beneficioso para los adultos en general: el ejercicio, la implicación social, las actividades estimulantes a nivel cognitivo, una dieta saludable, gestionar los niveles de estrés y reducir los factores de riesgo cardiovasculares".

La Dra. Marzena Gieniusz, geriatra e internista de Northwell Health en Manhasset, Nueva York, afirmó que con frecuencia observa un deterioro cognitivo en los cónyuges supervivientes que acuden a su consultorio.

"Creo que es probable que estar casado sea un factor protector, que se pierde cuando el cónyuge fallece", dijo.

Es posible que ya hubiera un inicio de deterioro mental en el cónyuge superviviente, pero que estuviera oculto, planteó Gieniusz, que no participó en el estudio.

"Es probable que el fallecimiento de un cónyuge conduzca a un desenmascaramiento del deterioro cognitivo leve, que antes no se notaba", dijo.

Tener un cónyuge parece ser una capa adicional de protección a lo largo de la vida, en general, "algo que tiene sentido", aseguró Gieniusz. "Enfrentar las dificultades de la vida junto con otra persona es más fácil que hacerlo solo, y también es probable que ayude a ralentizar al deterioro cognitivo".

Además, las personas se aíslan más cuando un cónyuge fallece. "Estoy segura de que esto contribuye al deterioro cognitivo", dijo Gieniusz.

En el estudio, Donovan y sus colaboradores recolectaron los datos de casi 260 adultos mayores que participaron en el Estudio de envejecimiento del cerebro de la Universidad de Harvard. Se determinaron los niveles de beta amiloide en los cerebros de todos los participantes al inicio del estudio.

Los investigadores monitorizaron el rendimiento cognitivo de los participantes cada año, durante cuatro años.

Encontraron que el rendimiento cognitivo se deterioró entre los que enviudaron, mientras que no se observaron diferencias en los que estaban casados o eran solteros.

Además, el deterioro cognitivo en las personas con los niveles más altos de beta amiloide fue tres veces más rápido entre los viudos que entre los casados. Ese hallazgo siguió siendo significativo después de que los investigadores tomaran en cuenta la edad, el sexo, el estatus socioeconómico y la depresión.

El informe se publicó en la edición en línea del 26 de febrero de la revista JAMA Network Open.

Este estudio resalta un factor que puede afectar al deterioro cognitivo, aseguró Edelmayer.

"Es importante que continuemos estudiando la enfermedad de Alzheimer y todos los tipos de demencia, desde todos los ángulos, porque es la única forma de que podamos ofrecer los tipos adecuados de atención y de estructuras de respaldo que serán necesarios para estas poblaciones. Y también será importante que comprendamos de verdad los tipos de factores de riesgo que fomentan al proceso de la enfermedad", añadió Edelmayer.

Más información

Para más información sobre cómo afrontar el duelo, visite la Asociación del Alzheimer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Nancy Donovan, M.D., chief, Division of Geriatric Psychiatry, Brigham and Women's Hospital, Boston; Rebecca Edelmayer, Ph.D., director, scientific engagement, Alzheimer's Association; Marzena Gieniusz, M.D., geriatrician and internist, Northwell Health, Manhasset, N.Y.; Feb. 26, 2020, JAMA Network Open, online

Last Updated: