Una dieta saludable quizá no reduzca el riesgo de demencia

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 12 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Un estudio de larga duración cuestiona la creencia convencional de que una dieta saludable podría ayudar a evitar la demencia.

Unos investigadores europeos siguieron a más de 8,200 adultos de mediana edad durante 25 años, observando si sus dietas afectaban las probabilidades de recibir un diagnóstico de demencia. Al final, las personas que comían frutas y verduras no tenían un riesgo más bajo que las que favorecían los dulces y los filetes.

Los hallazgos, publicados en la edición del 12 de marzo de la revista Journal of the American Medical Association, forman un fuerte contraste con muchos estudios anteriores.

Esos estudios han vinculado unas dietas saludables para el corazón con unas probabilidades más bajas del deterioro mental y las anomalías en el cerebro que pueden predecir la demencia. Actualmente, grupos como la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association) sugieren que las personas adopten esas dietas como una forma potencial de evitar la demencia.

Pero la mayoría de estudios han seguido a las personas durante un periodo bastante corto, de menos de 10 años, señaló la investigadora principal, Tasnime Akbaraly, del instituto nacional de investigación francés, el INSERM.

Este estudio es el primero en observar la calidad de la dieta a partir de la mediana edad y el riesgo a largo plazo de demencia, explicó Akbaraly.

Su equipo encontró que 344 personas fueron diagnosticadas con Alzheimer a lo largo del cuarto de siglo que recibieron seguimiento. Y las tasas fueron similares entre el tercio de participantes del estudio con la dieta de "mejor" calidad y el tercio con la "peor" dieta.

Las personas en el primer grupo típicamente consumían varias porciones de frutas, verduras y granos integrales cada día; al menos un par de porciones de frutos secos y legumbres cada semana; consumían regularmente grasas insaturadas, como el aceite de oliva; y limitaban la carne roja, el sodio y las bebidas azucaradas.

Pero nadie les está aconsejando a las personas que renuncien a ese tipo de alimentación.

"Ciertamente no quiero que nadie piense, a partir de esto, que una dieta saludable sea fútil", enfatizó Keith Fargo, director de programas científicos y alcance en la Asociación del Alzheimer.

"Este estudio se debe considerar en el contexto de la literatura científica más amplia sobre la dieta y la cognición, que sí sugiere que hay un beneficio [de la alimentación saludable]", indicó Fargo, que no participó en el estudio.

Según la Asociación del Alzheimer, las evidencias más firmes respaldan a dos dietas saludables para el corazón: la dieta mediterránea tradicional y la dieta DASH, que es la recomendación estándar para bajar la presión arterial.

Las dietas difieren, pero ambas enfatizan un estribillo familiar: coma bastantes frutas, verduras, legumbres, granos ricos en fibra, grasas "buenas", y pescado y aves, y limite la carne roja, los dulces y la sal añadida.

Akbaraly también enfatizó que sus hallazgos no implican que "la dieta no importe".

Por un lado, la dieta claramente es vital para la salud general, tanto física como mental. Akbaraly anotó que en un estudio anterior del mismo grupo, los adultos de mediana edad con las dietas más saludables tenían un riesgo más bajo de depresión en las dos o más décadas siguientes.

Y, apuntó, estos hallazgos todavía dejan muchas preguntas sin respuestas, por ejemplo si la dieta es más potente si se combina con otras medidas del estilo de vida, como el ejercicio regular.

En realidad, dijo Fargo, estudios como este (que pregunta a las personas sobre sus hábitos de estilo de vida usuales) no pueden responder a una pregunta importante: ¿cambiar la dieta (o cualquier otro hábito) reduce el riesgo de demencia?

"No se puede depender de estudios observacionales como éste para que le digan qué hacer", enfatizó Fargo, porque no prueban causalidad.

Añadió que los ensayos clínicos, que asignan al azar a las personas a adoptar un cambio en el estilo de vida o no, pueden ofrecer respuestas más definitivas.

La Asociación del Alzheimer está patrocinando un ensayo en curso que evalúa los efectos de los cambios en la dieta junto con otras medidas, entre ellas el ejercicio y las actividades de estimulación mental. Se enfoca en adultos mayores con un riesgo más alto de deterioro mental.

Más información

La Asociación del Alzheimer ofrece más información sobre la prevención de la demencia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Tasnime Akbaraly, Ph.D., senior researcher, INSERM, Montpellier, France; Keith Fargo, Ph.D., director, scientific programs and outreach, Alzheimer's Association, Chicago; March 12, 2019, Journal of the American Medical Association

Last Updated: