Las vitaminas prenatales podrían reducir el riesgo de que un segundo hijo tenga autismo

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 27 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Algo tan simple como tomar vitaminas prenatales durante el primer mes del embarazo podría reducir las probabilidades de tener un segundo hijo con autismo.

Como explican los investigadores en un nuevo informe, cuando un niño ha sido diagnosticado con autismo, cualquier hijo posterior se enfrenta a un riesgo más alto de tener el trastorno del desarrollo.

Pero el estudio encontró que cuando las madres de las familias con un riesgo alto tomaron vitaminas prenatales en el primer mes del embarazo, sus hijos tenían la mitad del riesgo de desarrollar un trastorno del espectro autista (TEA). Y en los niños que desarrollaron autismo, el uso temprano de vitaminas prenatales se vinculó con unos síntomas menos graves de autismo, y con unas habilidades de pensamiento y memoria más desarrolladas.

"Las madres que usaron vitaminas prenatales, sobre todo en el primer mes del embarazo, presentaban un riesgo más bajo de tener otro hijo con autismo", señaló la autora del estudio, Rebecca Schmidt, profesora asistente de ciencias de la salud pública en el Instituto MIND de la Universidad de California, en Davis.

Los investigadores sospechan que ciertos nutrientes encontrados en las vitaminas prenatales (como el ácido fólico y otras vitaminas B o el hierro) podrían tener un rol en la reducción del riesgo. Pero el estudio no fue diseñado para probar una relación causal.

"No sabemos con certeza cuáles nutrientes plantean la diferencia. Sí sabemos que el ácido fólico es realmente importante para el cierre del tubo neural, y que tiene un rol en el estrés oxidativo y la función de las mitocondrias, en muchas cosas importantes", comentó.

Schmidt dijo que el ácido fólico o cualquier otro nutriente que pudiera contribuir a la reducción del riesgo observada en este estudio probablemente no sea el único responsable de la prevención del autismo. Indicó que se sospecha que muchos factores contribuyen al autismo, por ejemplo la genética y el ambiente.

Aun así, "una vitamina prenatal podría mitigar parte del riesgo existente", añadió Schmidt.

El Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual en el Centro Médico Pediátrico Cohen en New Hyde Park, Nueva York, anotó que el riesgo de tener un segundo hijo con autismo es una preocupación muy significativa para los padres que ya tienen un hijo que padece el trastorno.

"Aunque otros estudios han mostrado que las vitaminas prenatales reducen las probabilidades generales de tener un primer hijo con un TEA, este nuevo estudio sugiere que las madres que ya tienen un hijo con un TEA pueden reducir su riesgo de tener otro hijo con una afección similar", dijo.

"Aunque ya hay muchos buenos motivos para que las mujeres comiencen a tomar vitaminas prenatales… este estudio da más respaldo a sus beneficios potenciales para las mujeres que ya tienen un riesgo más alto de tener otro hijo con un TEA", añadió Adesman.

"Si otros investigadores replican los hallazgos de este estudio, algo tan simple y barato como tomar vitaminas prenatales antes de la concepción podría reducir de forma significativa las probabilidades de una mujer de tener un segundo hijo con un TEA", indicó.

Otra experta en el autismo se mostró de acuerdo en que el hallazgo se debe confirmar en investigaciones posteriores.

"Se trata de un estudio pequeño que se debe replicar con una muestra más grande antes de que se puedan realizar cálculos reales sobre la reducción del riesgo y tomar decisiones sobre políticas de la salud", comentó la Dra. Kristin Sohl, vicepresidenta del departamento de pediatría de University of Missouri Health Care, parte de la Red de Tratamiento del Autismo de Autism Speaks.

"Las mujeres que planifican quedar embarazadas deben hablar con su médico sobre las vitaminas prenatales antes de quedar embarazadas, ya que sabemos que ciertos nutrientes, como el ácido fólico, son vitales para el crecimiento y el desarrollo óptimos del cerebro desde los primeros días del embarazo", añadió Sohl.

Schmidt dijo que las mujeres del estudio usaron una variedad de vitaminas prenatales, pero los investigadores no observaron si un tipo era mejor que los demás respecto al riesgo de autismo. Aunque las marcas de vitaminas podrían variar, la mayoría contienen nutrientes similares, anotó.

El estudio incluyó a más de 300 madres que ya tenían hijos con un trastorno del espectro autista. Los hermanos menores nacieron entre 2006 y 2015, y completaron pruebas del autismo en un plazo de seis meses de su tercer cumpleaños. Un 58 por ciento de los hermanos menores eran de sexo masculino.

Un 96 por ciento de las madres reportaron que tomaron vitaminas prenatales durante su embarazo, pero apenas un 36 por ciento comenzaron a tomar vitaminas en el periodo recomendado de seis meses antes de quedar embarazadas, apuntaron los investigadores.

Entre las mujeres que tomaron una vitamina prenatal en el primer mes del embarazo, la tasa de autismo en sus siguientes hijos fue del 14 por ciento, frente a un 33 por ciento de los hijos de las mujeres que no usaron las vitaminas prenatales en ese momento.

"Las mujeres que estén planificando tener más hijos, o que es posible que pudieran quedar embarazadas, deberían hablar con el médico para obtener una receta de una vitamina prenatal", recomendó Schmidt.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 27 de febrero de la revista JAMA Psychiatry.

Más información

Para más información sobre las causas del autismo, visite el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Rebecca Schmidt, Ph.D., assistant professor of public health sciences, the MIND Institute and the University of California, Davis; Andrew Adesman, M.D., chief, developmental & behavioral pediatrics, Cohen Children's Medical Center, New Hyde Park, N.Y.; Kristin Sohl, M.D., vice chair, department of pediatrics, University of Missouri Health Care, Autism Speaks' Autism Treatment Network; Feb. 27, 2019, JAMA Psychiatry, online

Last Updated: