Los investigadores exploran una parte del cerebro donde quizá se inicie el autismo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES, 12 de julio de 2018 (HealthDay News) -- Las bases del autismo podrían estar en una parte inesperada del cerebro, sugiere un estudio pequeño.

Los científicos realizaron escáneres cerebrales a 20 chicos con autismo y a 18 chicos sin ese trastorno del neurodesarrollo. Los escáneres mostraron que los niños con autismo tenían una superficie significativamente más plana en el lado derecho de su cerebelo. Este lado está implicado en el proceso del lenguaje.

Los investigadores también encontraron que tener un cerebelo más plano se asoció con diferencias en las habilidades de pensamiento y de comunicación, dos habilidades que con frecuencia se ven afectadas por el autismo.

Pero el estudio no demostró que las diferencias en el cerebelo provocaran autismo.

Aun así, "nuestros hallazgos sugieren que quizá deberíamos volver a pensar sobre el rol de la función y la estructura del cerebelo en las personas jóvenes en riesgo de un desarrollo cerebral atípico", apuntó la autora principal del estudio, Kristina Denisova, profesora asistente de neurobiología clínica en la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

Aunque el cerebelo constituye apenas el 10 por ciento del volumen total del cerebro, contiene un 80 por ciento de todas las neuronas (las células cerebrales), explicaron los investigadores. Se creía que esta área mayormente controlaba la función motora, pero investigaciones recientes han apuntado a que podría regular también el aprendizaje implícito, el desarrollo sensorial y las habilidades de pensamiento.

Sin embargo, la mayoría de estudios con escáneres cerebrales se han centrado en el cerebro, que es más grande que el cerebelo a pesar de tener menos neuronas, dijeron los investigadores.

"Eso es parcialmente un función de la forma única e irregular del cerebelo, que es difícil de analizar con técnicas de imágenes convencionales", explicó Denisova en un comunicado de prensa de la Universidad de Columbia.

"Imagínese observar tan solo un 20 por ciento de las neuronas del cerebro e intentar describir de forma integral el desarrollo atípico en los humanos con un conocimiento tan limitado", planteó.

Denisova añadió que "una interpretación de los hallazgos es que un aumento de la complejidad estructural del cerebelo podría mejorar el aprendizaje implícito en los chicos con un desarrollo atípico".

Ahora, los investigadores exploran esa cuestión en bebés y niños pequeños en riesgo de desarrollar autismo en un momento posterior de su vida, indicaron los investigadores.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 11 de julio de la revista PLOS One.

Más información

La Sociedad del Autismo (Autism Society) tiene más información sobre el autismo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: Columbia University Irving Medical Center, news release, July 11, 2018

--

Last Updated: