Un grupo de pediatras publica nuevas directrices sobre el autismo

Dos informes detallan recomendaciones de detección y tratamiento

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES 29 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- En un esfuerzo por facilitar que los pediatras detecten y comiencen desde el principio el tratamiento para los niños que tienen trastornos del espectro del autismo, la American Academy of Pediatrics ha publicado dos informes nuevos con recomendaciones para identificar y gestionar estas afecciones.

"Los pediatras son la primera fila" en la identificación de los trastornos del espectro del autismo, afirmó la Dra. Melissa Nishawala, directora clínica del Servicio de trastornos del espectro del autismo del Centro de estudios infantiles de la Universidad de Nueva York. "Y mientras más temprano lo encontramos, más rápidamente podemos intervenir, mientras el cerebro no está maduro y podemos ayudar a modelarlo en distintas direcciones.

La tendencia ha sido a comprender que el desarrollo infantil varía ampliamente y reasegurar a los padres que algunos niños hablan más tarde o que incluso si parecen salirse de un desarrollo normal, que la mayoría de niños luego lo compensan", añadió Nishawala. "Así, si hay inquietud en los padres, es probable que obtengan una remisión o que haya varios meses" de espera para determinar si el niño vuelve a un desarrollo normal.

El resultado puede ser que se lleve un año o más antes de que el niño sea oficialmente diagnosticado con autismo, y que se pierda una ventana crítica de tratamiento.

Los informes aparecen en la edición de noviembre de Pediatrics. Fueron publicados el lunes durante la reunión anual de la American Academy of Pediatrics en San Francisco.

El primer informe, que detalla maneras de detectar los trastornos del espectro del autismo, destaca algunas de las señales precoces que podrían sugerir tal trastorno. Entre éstas podrían estar:

  • Una falta de expresiones cálidas y alegres cuando el niño ve al padre u otro cuidador.
  • Que no haya intercambio de balbuceos entre el bebé y el padre más o menos a partir de los cinco meses.
  • Falta de reconocimiento de la voz de un padre o no voltear la mirada cuando el padre menciona el nombre del bebé.
  • No hacer contacto visual.
  • Retraso del inicio de los balbuceos más allá de los nueve meses.
  • Pocos o ningún gesto previo al habla, como hacer señas con las manos o señalar.
  • Movimientos repetitivos con objetos.

Posteriormente, a medida que se desarrolla el habla y estos trastornos se hacen más aparentes, algunas señales de advertencia importantes son los siguientes:

  • No decir palabras individuales para los 16 meses.
  • No balbucear, señalar o realizar otros gestos comunicativos para la edad de uno año.
  • Falta de frases de dos palabras para los dos años.
  • Pérdida de habilidades de lenguaje a cualquier edad.

El informe recomienda una evaluación universal de todos los niños para el autismo entre los 18 y los 24 meses de edad, incluso si los padres no han expresado inquietudes particulares.

El segundo informe se concentra en qué hacer después de un diagnóstico de autismo y enfatiza que la intervención precoz es crítica. El informe recomienda que la intervención comience tan pronto como se sospeche el autismo, en vez de esperar a que se confirme el diagnóstico. Los niños que tienen trastornos del espectro del autismo deben participar en terapias de intervención durante al menos 25 horas a la semana, durante todo el año, según el informe.

El informe también sugiere que los pediatras se familiaricen con algunas de las terapias complementarias y alternativas que los padres podrían usar para sus hijos. Por ejemplo, algunos padres sienten que cuando su hijo consume una dieta libre de caseína y gluteína sus síntomas mejoran. Sin embargo, una dieta así debe ser cuidadosamente planificada, porque se pueden desarrollar deficiencias nutricionales. Si un pediatra está consciente de que un niño consume una dieta como esa, puede remitir al padre a un nutricionista para asegurar que el niño obtenga los nutrientes apropiados, según el informe.

"Los pediatras tienen que ser conscientes de las alternativas y escuchar a los padres que tal vez quieran explorar estas opciones y necesiten saber dónde enviar a esas familias en búsqueda de ayuda adicional", afirmó la Dra. Cynthia Johnson, directora del Centro de autismo del Hospital infantil de Pittsburgh del Centro médico de la Universidad de Pittsburgh. "Si las familias sienten que sus médicos las ignoran, podrían no revelarles todos los tratamientos que están probando".

El informe sobre el manejo también anotó que algunos problemas médicos son comunes entre los niños que tienen trastornos del espectro del autismo, como trastornos del sueño y problemas gastrointestinales, y que los pediatras deben ser conscientes de que pueden ser un problema.

Johnson dijo que ambos informes están bien hechos y que son exhaustivos. Nishawala también opinó que las nuevas recomendaciones eran completas, pero dijo que podría haber sido útil incluir información sobre qué terapias se han desprestigiado para el tratamiento del autismo.

Más información

Para más información sobre el autismo, visite el U.S. National Institute of Neurological Disorders and Stroke.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Cynthia Johnson, M.D., director, Autism Center, Children's Hospital of Pittsburgh, University of Pittsburgh Medical Center; Melissa Nishawala, M.D., assistant professor, psychiatry, and clinical director, Autism Spectrum Disorders Service, New York University Child Study Center, New York City; November 2007 Pediatrics

Last Updated: