Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

Unos compuestos comunes del plástico se vinculan con rasgos de autismo en los chicos jóvenes

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 19 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Los chicos jóvenes cuyas madres se expusieron a unos compuestos conocidos como ftalatos durante el embarazo podrían tener un riesgo más elevado de desarrollar conductas asociadas con el autismo, advierte un estudio reciente.

Los ftalatos son sustancias químicas que se encuentran en muchos productos del hogar, entre ellos los cosméticos y los plásticos.

El estudio no identificó un aumento en el riesgo de autismo en sí entre los chicos, sino un "pequeño" aumento en las probabilidades de haber desarrollado ciertos rasgos relacionados con el autismo a los 3 o 4 años. Éstos incluyen dificultades sociales, conductas repetitivas e intereses restringidos, señaló el autor principal del estudio, Youssef Oulhote. Este aumento en el riesgo no se observó en las chicas.

Pero parece que los complementos de ácido fólico durante el embarazo protegen de ese riesgo, aseguró Oulhote, profesor asistente de bioestadística y epidemiología de la Universidad de Massachusetts, en Armherst.

"El principal hallazgo de este estudio no solo es que los ftalatos se asocian con más rasgos autistas, sino sobre todo cómo una complementación adecuada con ácido fólico durante el embarazo podría compensar esos efectos y proteger de los compuestos dañinos potenciales. Se trata de un hallazgo importante", añadió.

Hace mucho que los ftalatos han sido tema de controversia. La investigación ha sugerido que podrían alterar a las hormonas en los niños durante el desarrollo. A pesar de su eliminación de muchos artículos del hogar, Oulhote anotó que los ftalatos todavía se pueden encontrar en una amplia variedad de bienes de consumo, entre ellos fragancias, champús y productos de cuidado personal, detergentes, disolventes industriales y los suelos de vinilo. También se encuentran en algunos plásticos, envases de comida y dispositivos médicos.

En el estudio, los investigadores revisaron datos de unas 2,000 mujeres de 10 ciudades canadienses entre 2008 y 2011. Todas estaban en el primer trimestre del embarazo.

Se analizaron 11 ftalatos en las muestras de orina de las mujeres. Los investigadores también preguntaron sobre la ingesta de ácido fólico. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. recomiendan que todas las mujeres en edad fértil tomen 400 microgramos de ácido fólico al día para ayudar a prevenir algunos defectos mayores del cerebro.

Entonces, más de 600 de los hijos de las participantes se sometieron a una evaluación neurológica y a pruebas de las dificultades sociales entre los 3 y los 4 años.

El resultado: se encontró que los chicos en edad preescolar cuyas madres tuvieron una exposición más alta a los ftalatos durante el embarazo tenían un riesgo más alto de desarrollar ciertos rasgos asociados con el autismo. Pero ese aumento en el riesgo no se observó entre los chicos cuyas madres tuvieron una complementación adecuada con ácido fólico durante el embarazo.

Oulhote dijo que no le sorprendió que las chicas no se vieran afectadas, dado que los ftalatos pueden provocar estragos en el sistema hormonal.

El sistema hormonal "de los chicos y de las chicas es bastante distinto", apuntó Oulhote. "Previmos que esos compuestos tendrían efectos distintos según el sexo".

Pero a la luz de los hallazgos sobre los chicos jóvenes, ¿deben las mujeres alarmarse ante el prospecto de la exposición a los ftalatos?

"El autismo es una enfermedad compleja, y muy probablemente multifactorial", enfatizó Oulhote. "La genética tiene un rol importante. Pero podría haber otros factores ambientales que interactúen con la susceptibilidad genética para resultar en el autismo y sus rasgos asociados".

Aunque solo encontró una asociación, el estudio sugiere que los ftalatos podrían ser uno de esos factores.

Aunque el efecto es pequeño, dijo, "cuando se combina esto con el hecho de que estos compuestos son ubicuos y comunes, el efecto de estos pequeños estimados podrían ser considerables a nivel poblacional".

¿Qué deben hacer las madres embarazadas? Oulhote sugirió que en general "todo el mundo debe intentar reducir su uso de fragancias y cosméticos, evitar los envases plásticos para la comida cuando sea posible, y sobre todo no calentar la comida en los envases plásticos".

El Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Cohen de Nueva York, en New Hyde Park, se hizo eco de esa idea.

"Aunque es probable que no sea realista prohibir los ftalatos del todo en el mercado, unas mejores etiquetas en los productos y una mayor concienciación del público son dos pasos que podrían ayudar a reducir la exposición de una persona a los ftalatos y algunos de los riesgos que podrían plantear", comentó Adesman, que no participó en el estudio.

Mientras tanto, "dada la creciente investigación que sugiere que la exposición prenatal a los ftalatos puede tener una variedad de efectos adversos, las mujeres jóvenes deben intentar limitar su exposición a esos compuestos", añadió Adesman.

También deben "comenzar a tomar complementos de ácido fólico tres meses antes del momento en que planifican concebir", recomendó.

Los hallazgos aparecen en la edición del 19 de febrero de la revista Environmental Health Perspectives.

Más información

Para más información sobre los ftalatos, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Youssef Oulhote, Ph.D., assistant professor, biostatistics and epidemiology, School of Public Health and Health Sciences, University of Massachusetts Amherst; Andrew Adesman, M.D., chief, developmental and behavioral pediatrics, Cohen Children's Medical Center of New York, New Hyde Park; Feb. 19, 2020, Environmental Health Perspectives

Last Updated: