Bajar la temperatura de los pacientes con paro cardiaco podría significar una mejor función cerebral a largo plazo

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 2 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Reducir la temperatura corporal en los pacientes resucitados de un paro cardiaco ayuda a un grupo más amplio de personas de lo que se creía, encuentra un nuevo estudio francés.

En los pacientes con un paro cardiaco con lo que se conoce como un ritmo "no desfibrilable", enfriar el cuerpo casi duplica las probabilidades de que tengan una buena función cerebral si sobreviven, encontraron los investigadores.

Un ritmo no desfibrilable significa que el corazón ha parado y no hay actividad eléctrica (asistolia), o que alguien todavía tiene actividad eléctrica pero no hay sangre para bombear a través del corazón (una actividad eléctrica sin pulso).

"El pronóstico de ambos casos es similar y terrible", señaló el Dr. John Osborne, vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) y director de cardiología de State of the Heart Cardiology, en Dallas.

Osborne dijo que el enfriamiento (la "hipotermia terapéutica") ya se usa cuando las personas están en coma pero tienen un ritmo desfibrilable, porque ayuda a proteger la función del cerebro. Apuntó que el tratamiento está disponible en la mayoría de los hospitales. Pero lo que no se sabía era si el tratamiento haría una diferencia en las personas con ritmos no desfibrilables.

El estudio incluyó a casi 600 personas que tenían un ritmo no desfibrilable. Los pacientes estaban vivos pero en coma cuando llegaron al hospital. La mitad recibieron un enfriamiento médico durante 24 horas, y la otra mitad recibieron el tratamiento estándar.

"El estudio mostró un efecto muy positivo con este método simple y directo de hipotermia terapéutica. La mitad de los que sobrevivieron tuvieron un resultado neurológico bastante bueno, y eso es un gran avance", aseguró Osborne. No participó en la investigación, pero revisó los hallazgos.

Los investigadores enfriaron los cuerpos de los pacientes a 91.4 grados Fahrenheit (33 grados Celsius). La temperatura corporal normal es de 98.6 grados F (37 grados C).

El autor principal del estudio, el Dr. Jean Baptiste Lascarrou, dijo que el enfriamiento ayuda a prevenir el daño cerebral por la pérdida del flujo sanguíneo al cerebro.

Lascarrou trabaja en el Centre Hospitalier Universitaire en Nantes, Francia.

Observó que los problemas implicados en la administración de la hipotermia terapéutica incluyen el control de los escalofríos y la gestión de la ventilación mecánica (la respiración con máquina).

La edad promedio de los participantes del estudio era de 67 años. Alrededor de dos tercios eran varones. Más de la mitad de los participantes del estudio tenían una enfermedad cardiaca crónica, y más o menos un tercio tenían una enfermedad pulmonar crónica.

En la mitad de los pacientes, el paro cardiaco ocurrió en casa. Más o menos una cuarta parte colapsaron en público, y otra cuarta parte ocurrió en el hospital. Alguien fue testigo del paro cardiaco en más de un 90 por ciento, y dos tercios recibieron RCP. El paro cardiaco sucede cuando el corazón deja de latir. Es distinto que un ataque cardiaco, en que el flujo sanguíneo al corazón se bloquea.

Los investigadores eligieron a los pacientes al azar para que recibieran enfriamiento o el tratamiento usual.

La tasa de mortalidad a 90 días fue alta, como se preveía, observó Osborne. Un 81 por ciento del grupo de hipotermia fallecieron, mientras que un 83 por ciento del grupo de la atención usual murieron. La diferencia no fue estadísticamente significativa.

La gran diferencia se observó en el grupo de supervivientes que tenían una función neurológica buena 90 días después. Más de un 10 por ciento de los que recibieron enfriamiento tenían una buena función neurológica a los 90 días. Un buen resultado se definió como una puntuación de "categoría de rendimiento cerebral" de 1 o 2. Las puntuaciones son de entre 1 y 5, y los números más altos representan unos peores resultados.

En el grupo de la atención usual, menos de un 6 por ciento tenían una puntuación de 1 o 2. Lascarrou apuntó que una puntuación de 1 representaba una actividad normal. Alguien que tuviera esa puntuación probablemente sería capaz de trabajar. Una puntuación de 2 significa que alguien podía funcionar en su vida diaria y que probablemente sería capaz de trabajar, dado el ambiente correcto.

Lascarrou señaló que los hallazgos del estudio mostraron que "debemos enfriar a los pacientes [con paro cardiaco], sobre todo a los que tienen un mal pronóstico". Dijo que los investigadores deben averiguar cómo optimizar el enfriamiento, al ajustar factores como la duración del enfriamiento y la mejor velocidad de recalentamiento.

Osborne dijo que sospecha que es probable que la hipotermia terapéutica en los pacientes con un ritmo no desfibrilable se incluya en las próximas directrices de RCP y atención cardiaca de emergencia.

Los hallazgos del estudio se publicaron en la edición en línea del 2 de octubre de la revista New England Journal of Medicine.

Más información

Para más información sobre el enfriamiento médico después de que el corazón deja de latir, visite Johns Hopkins Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Jean Baptiste Lascarrou, M.D., senior consultant, Centre Hospitalier Universitaire, Nantes, France; John Osborne, M.D., director of cardiology, State of the Heart Cardiology, Dallas, and American Heart Association spokesman; Oct. 2, 2019, New England Journal of Medicine, online

Last Updated: