Descubierta una trampa para darle la mano al cerebro

Ayuda a los investigadores a determinar cómo reconocen las personas las partes de su cuerpo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES 1 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- La mayoría de las personas no tiene problemas para identificar que una de sus manos es suya, pero determinar cómo sucede esto en el cerebro era desconocido hasta que ahora, gracias a los juegos de manos, se ha logrado establecer.

Un grupo de investigadores británicos han identificado las partes de su cerebro que identifican sus propias partes del cuerpo. La sensación de propiedad del cuerpo parece que tiene lugar en la corteza promotora del cerebro, según informan.

Aunque no hay que ser un cerebrito para sentirse dueño de su cuerpo, en realidad se trata de un proceso complicado que reúne varias informaciones provenientes de los sentidos, las cuales son procesadas en el cerebro para crear la comprensión de que una parte del cuerpo le pertenece a usted, según dice un informe que aparece en la edición en línea del 2 de julio de Science.

"Creemos que el cerebro resuelve este problema de distinguirse del entorno observando las correlaciones entre los diferentes sentidos", afirmó el Dr. H. Henrik Ehrsson, becario de investigación del Instituto de Neurología Wellcome del Colegio Universitario de Londres y autor líder del estudio.

"La sensación de que mi mano es mía no es un sexto sentido sino un análisis de la correlación entre los sentidos. Si una mano se parece a la mía, se siente como la mía, entonces mi cerebro dirá "¡ajá! es mi mano'", explicó.

Ehrsson explicó que su hallazgo puede aclarar un poco los trastornos de la autopercepción, como la apoplejía, la esquizofrenia y el síndrome del miembro fantasma. "Las personas con daño cerebral no pueden identificar correctamente sus extremidades y no pueden creer que éstas les pertenecen", relató. Las personas que han perdido una extremidad, por su parte, muchas veces experimentan la inquietante sensación de que el brazo o la pierna todavía están ahí.

El equipo de Ehrsson realizó lo que llama el experimento de la mano de caucho. En esta prueba, la mano de un voluntario se ubica debajo de la mesa, mientras que una mano de caucho se ubica sobre la mesa en la misma posición en la que está la mano real escondida.

Entonces, los investigadores les hacían cosquillas en ambas manos simultáneamente con un pincel. Según Ehrsson, en algún momento el voluntario comienza a sentir que la mano de caucho es la suya.

"Haciéndole trampa al cerebro, el sujeto comienza a sentir que la mano de caucho es la suya", sostuvo Ehrsson. "Con nuestro método, podemos encender y apagar la sensación de propiedad".

Para identificar qué partes del cerebro estaban involucradas, los investigadores utilizaron diagnósticos en imágenes por resonancia magnética para monitorear la actividad cerebral durante los experimentos.

Este hallazgo podría conllevar mayor investigación acerca de los trastornos de la autopercepción, opinó Ehrsson. "Lo fundamental que estamos buscando es cómo se distingue el cerebro del entorno", añadió.

"Este estudio arroja algunas luces sobre los casos que hemos visto en algunos pacientes", afirmó el Dr. Hal Blumenfeld, profesor asistente de neurología y neurobiología de la Universidad de Yale.

Algunos pacientes que han sufrido una apoplejía en el lado derecho del cerebro dejan de reconocer su mano como propia, señaló Blumenfeld.

"Tuve una vez un paciente que se despertó en mitad de la noche y comenzó a gritarle a su mujer '¿qué hace este brazo en mi cama?' '¿De quién es este brazo?'", dijo.

Blumenfeld relató otro caso en el que tomó el brazo del paciente y se lo acercó para preguntarle de quién era, a lo que el paciente respondió "debe ser el brazo de mi hermano". Debió haberlo dejado aquí cuando vino a visitarme hace un rato".

"Estos pacientes han perdido la capacidad para reconocer su brazo como propio", explicó Blumenfeld. Este estudio identifica los circuitos cerebrales necesarios para que la gente pueda identificar algo como suyo, agregó.

Más Información

El National Institute of Neurological Disorders and Stroke tiene más información sobre losdatos esenciales del cerebro.

FUENTES: H. Henrik Ehrsson, M.D., Ph.D., research fellow, Wellcome Institute of Neurology, University College, London; Hal Blumenfeld, M.D., Ph.D., assistant professor, neurology and neurobiology, and director, medical studies, clinical neuroscience and neurosurgery, Yale University, New Haven, Conn.; July 1, 2004, Science online; photo courtesy H. Henrik Ehrsson

Last Updated: