El café estimula la memoria de corto plazo

Estudio halla que con el equivalente a dos tazas de café se aumenta la actividad cerebral

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES 30 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Esas tasas de café que se toman en las mañanas podrían agudizar la memoria para afrontar mejor las tareas del día, según sugiere un estudio austriaco.

Científicos de la Universidad Médica de Innsbruck descubrieron que 100 miligramos de cafeína, el equivalente a dos tazas de café, aumentaba la actividad en la parte del cerebro que es responsable de la memoria de corto plazo, y mejoraba el rendimiento de una prueba que mide la función de la memoria.

"Hallamos que la modulación de un área cerebral distintiva dentro de la red de memoria de trabajo era más activa bajo el efecto de la cafeína en comparación con el placebo. Ésta es la región cerebral específica que puede ser usada para la función de la memoria de corto plazo", dijo el autor del estudio, el Dr. Florian Koppelstatter, becario de radiología de la universidad.

Entre estas funciones se incluyen ser capaz de priorizar información para manejar eficientemente las tareas, así como planificar nuevas tareas y manejar la información almacenada, señaló. Un ejemplo sería el proceso de mirar una guía telefónica, y tratar de memorizar el número para marcarlo.

Koppelstatter presentó los hallazgos el miércoles en la reunión anual de la Radiological Society of North America en Chicago.

La cafeína, contenida en el café, té, refrescos y chocolate, es el estimulante más usado en el mundo, con un consumo global promedio por persona de 76 miligramos al día. Los estadounidenses consumen un promedio de 238 miligramos de cafeína diariamente, que es el equivalente a cuatro tazas y media de café. Los escandinavos consumen la mayor cantidad de café, 400 miligramos diariamente, destacó Koppelstatter.

Para el estudio, Koppelstatter y sus colegas reclutaron a 15 hombres entre los 26 y 47 años. Durante un periodo de dos días que incluyó ayuno y la no exposición a la cafeína o nicotina, a cada hombre se le suministró, en días alternos, 100 miligramos de cafeína disuelta en agua y después sólo agua. Veinte minutos después de haber tomado las bebidas, se sometieron a una imagen por resonancia magnética funcional (IRMf) y luego fueron examinados para evaluar las habilidades de la memoria de trabajo.

La IRMf mostró que la cafeína aumentaba la actividad en una región cerebral en el lóbulo frontal, donde está ubicada una parte de la red de la memoria de trabajo, y en la corteza cingulada anterior, la parte del cerebro que controla la atención. Ninguno de los hombres mostró un incremento en la actividad de esta área del cerebro cuando tomaron el placebo.

En una prueba paralela, a los hombres se les presentó una secuencia aleatoria de letras mayúsculas, y tenían que decidir si la letra mayúscula era la misma o diferente a la letra presentada dos letras antes. Se les pidió que contestaran tan rápido como les fuera posible dando un golpecito en las almohadillas de respuestas con sus dedos.

Tras consumir cafeína, todos los hombres mostraron una tendencia a mejorar el tiempo de reacción a la prueba, en comparación con cuando no tomaron cafeína, explicó Koppelstatter.

"Esto no significa que sin la cafeína no se activa esta parte del cerebro, pero con la cafeína se produce una modulación del cerebro, lo que significa que hay más activación", destacó.

El Dr. Bruce Rubin, neurólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami, dijo que este estudio arroja una nueva luz sobre cómo la cafeína funciona en el cerebro.

Agregó que investigaciones anteriores han mostrado que la cafeína mejora la atención, y que cualquier función mejorada de la memoria identificada era asumida como resultado de una mejor concentración. "Hay que estar atento para recordar".

"Pero este estudio mostró que la cafeína tenía un efecto directo sobre las redes y el procesamiento de la memoria", señaló Rubin.

Koppelstatter dijo que el mecanismo mediante el cual la cafeína actúa sobre el cerebro es ampliamente desconocido, pero está relacionado a la forma en que la sustancia reacciona sobre los pequeños vasos sanguíneos del cerebro y las células nerviosas del cerebro.

Aunque dos tazas de café podrían mejorar su memoria, no crea que tomar más café le convertirá en un intelectual, anotó Koppelstatter.

"Los efectos positivos de la cafeína no aumentan de forma lineal", señaló, y tomar demasiada cafeína puede hacerle más ansioso y de esta manera contrarrestar los efectos positivos que la sustancia pueda ofrecer.

Más información

Para saber más sobre la cafeína, visite la National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Florian Koppelstatter, M.D., Ph.D., department of radiology 2, subdivision neuroradiology, Innsbruck Medical University, Innsbruck, Austria; Bruce Rubin, M.D., assistant professor, clinical neurology, University of Miami School of Medicine, Miami; Nov. 30, 2005, presentation, Radiological Society of North America, annual meeting, Chicago

Last Updated: