El mercurio en los empastes dentales es seguro para los niños en edad escolar

Investigadores señalan la falta de datos sobre su efecto, si existe alguno, en la capacidad cognitiva de los niños

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 29 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- Dos estudios recientes hallan que los empastes dentales que contienen mercurio son seguros para los niños en edad escolar.

La seguridad de tales materiales ha sido debatida durante mucho tiempo, y los dos estudios son significativos por ser los primeros en realizar ensayos clínicos aleatorios para evaluar la seguridad de los empastes en una comparación cara a cara con los empastes de resina (del color del diente), que no contienen mercurio. Fueron presentados en la reunión anual de la International Association for Dental Research, que abrió el miércoles en Brisbane, Australia.

Un estudio, publicado por primera vez a principios de este año en el Journal of the American Medical Association, fue realizado en los Estados Unidos y el otro en Europa. Ambos llegaron a la misma conclusión: Los empastes de amalgama, que contienen mercurio, no están asociados con problemas neurológicos ni renales a medida que el niño crece.

Pero los estudios aún dejan sin respuesta la seguridad de los empastes dentales en niños menores de 6 años, debido a que los niños estudiados contaban con 6 años o más cuando empezó el periodo de seguimiento, señalaron los expertos.

Aún así, los hallazgos constituyen la respuesta más sólida que los padres recibirán por ahora, señaló uno de los investigadores.

"Diría que se debería incluir la amalgama como uno de los materiales a considerar para restaurar las caries grandes en los molares", aseguró Tim DeRouen, director del Centro Completo de Investigación de la Salud Oral en la Universidad de Washington en Seattle y autor principal del estudio basado en Portugal. "A menos que tengamos una razón para creer que se tiene una reacción poco frecuente al mercurio, no deberíamos preocuparnos sobre los riesgos de salud que se derivan de la exposición a una pequeña cantidad de mercurio en la amalgama dental", dijo.

El estudio basado en EE.UU. estuvo dirigido por David C. Bellinger, profesor de neurología en la Facultad de Medicina de Harvard en Boston. Su equipo hizo seguimiento a la salud de 534 niños, de entre 6 y 10 años de edad al inicio del estudio. La mitad de los niños recibió un empaste de amalgama, y la otra mitad empastes de un compuesto de resina. Los investigadores registraron los cambios durante un periodo de cinco años en una escala completa de puntuaciones relativas al CI (coeficiente intelectual) como resultado primario del estudio. Los niños tuvieron una media de 15 superficies dentales restauradas durante los cincos años de seguimiento.

En el estudio de Portugal, realizado durante siete años en Lisboa, los investigadores hicieron seguimiento a 507 niños entre 8 y 10 años al comienzo del estudio. De nuevo, los investigadores asignaron la mitad a la amalgama y la otra mitad al empaste de un compuesto de resina. Se centraron en pruebas de memoria, concentración, coordinación y atención. Los niños tuvieron una media de 18.7 superficies dentales restauradas en el grupo de amalgama y 21.3 en el grupo con compuesto de resina.

En ambos grupos los investigadores no encontraron diferencias entre los grupos de amalgama y resina en términos de pérdida detectable de inteligencia, memoria, coordinación o concentración. El ensayo estadounidense también comparó la función renal en ambos grupos y tampoco halló diferencias.

DeRouen señala que los nuevos datos "representan la única evidencia sobre el tema que procede de ensayos clínicos aleatorios, el diseño de investigación de más alta calidad que puede ser utilizado para abordar la cuestión. Son costosos y tardan años en completarse, así que es poco probable que se realicen [estudios del mismo tipo] en un futuro previsible".

DeRouen dijo que los empastes que contienen mercurio podrían representar un problema para las personas que son alérgicas al mercurio. Sin embargo, de acuerdo con la American Dental Association (ADA), se han reportado menos de 100 casos de tales alergias.

Bellinger reconoció que los dos estudios no incluyen a niños menores de 6 años. "Hasta donde yo sé, no existen estudios sobre los efectos de la amalgama dental en niños menores de seis años", destacó.

"Ambos son ensayos controlados e importantes", aseguró el Dr. James Crall, jefe de odontología pediátrica en la Facultad de Odontología de la Universidad de California en Los Ángeles. "Los resultados son consistentes en ambos estudios. Los dos estudios muestran un ligero ascenso de los niveles de mercurio [en la orina de los del grupo de la amalgama] durante los siete años del estudio, pero ninguna diferencia significativa en las medidas de resultados asociados a resultados neurológicos [como la memoria, concentración y otras destrezas]".

Aunque Crall tampoco está al tanto ningún otro estudio publicado sobre los efectos del empaste de amalgama en niños menores de seis años, en los dientes de leche, dijo que la exposición es a corto plazo por definición, dado que los dientes de leche se empiezan a caer a los 8 ó 9 años.

El estudio de DeRouen se publicó primero en JAMA en abril, junto con otro ensayo que no encontró problemas renales en niños que recibieron empastes de amalgama.

En ese momento, la ADA emitió una declaración a los consumidores, señalando que "la amalgama dental sigue siendo segura entre las múltiples opciones para tratar las caries dentales". La ADA también anotó que la mejor opción es prevenir las caries dentales y otras enfermedades a través del cepillado meticuloso, limpiarse los dientes con hilo dental y las visitas al dentista.

Más información

Para más información sobre el buen cuidado dental, visite la American Dental Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Tim DeRouen, Ph.D., director, Comprehensive Center for Oral Health Research, University of Washington, Seattle; David C. Bellinger, Ph.D. M.Sc., professor, neurology, Harvard Medical School, Boston, Mass.; James Crall, D.D.S., Sc.D, chairman of pediatric dentistry, University of California, Los Angeles, School of Dentistry; April 19, 2006, Journal of the American Medical Association; April 2006, press release, American Dental Association; June 28, 2006, presentation, International Association for Dental Research annual meeting, Brisbane, Australia

Last Updated: