Entrene al cerebro para modular el dolor

Puede ser tan eficaz como una inyección de morfina, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES 7 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- El poder de los pensamientos positivos se extiende al dolor, según investigadores del Centro Médico Bautista de la Universidad de Wake Forest.

Reducir las expectativas del paciente sobre el dolor puede reducir tanto la actividad cerebral relacionada con éste como el grado que perciben, afirma un estudio publicado en la edición de esta semana de Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Las expectativas positivas produjeron una disminución de cerca del 28 por ciento en la clasificación del dolor, igual que una inyección de morfina", afirmó el autor principal, el Dr. Tetsuo Koyama.

En el estudio participaron 10 voluntarios saludables a quienes se les aplicó un estimulador de calor en sus piernas mientras se escaneaban sus cerebros para obtener imágenes por resonancia magnética funcional, una tecnología que muestra qué áreas del cerebro están siendo activadas.

Los médicos enseñaron a los participantes a esperar tres niveles diferentes de estímulos dolorosos luego de un intervalo cronometrado, intervalos cortos para poco dolor e intervalos largos para dolor intenso. Pero los investigadores mezclaron las señales, de manera que los voluntarios que esperaban cierta temperatura en realidad recibían una temperatura más alta o más baja.

Las personas que esperaban un dolor moderado que fueron expuestas al nivel de calor más severo reportaron alrededor de 28 por ciento menos dolor que si lo hubieran estado esperando, encontraron los investigadores. Todos reportaron una disminución en la intensidad del dolor para los niveles menores de dolor.

Más información

Para más información sobre el tema, visite la National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Wake Forest University, news release, Sept. 5, 2005

--

Last Updated: