Las células madre reparan el daño del accidente cerebrovascular en ratas

Estudio sugiere que la misma técnica podría funcionar algún día en los seres humanos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES 20 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las células madre humanas ayudaron a reparar el daño cerebral relacionado con el accidente cerebrovascular en ratas, según informan investigadores de la Universidad de Stanford.

El uso de células neurales derivadas de células madre embrionarias humanas condujo a mejoras en las capacidades físicas de las ratas, según el estudio, que aparece publicado en la edición del 20 de febrero de Public Library of Science ONE. El daño del accidente cerebrovascular inducido por los investigadores dejó a las ratas con una pata delantera debilitada.

Según los investigadores, esta es la primera vez que los científicos han usado células madre embrionarias humanas para generar células neurales que se desarrollan bien en el laboratorio, reparar el daño del accidente cerebrovascular en las ratas y no formar constantemente tumores luego del trasplante.

Aunque los hallazgos muestran el potencial de las terapias con células madre para el tratamiento del accidente cerebrovascular, los investigadores señalaron que este es un estudio de tamaño reducido y que hace falta más investigación para determinar si este método funcionaría en los seres humanos.

En el laboratorio, los investigadores cultivaron células madre embrionarias en una combinación de hormonas del crecimiento que estimuló a las células para madurar y convertirse en células madre neurales estables. Este paso es importante porque las células inmaduras tienden a convertirse de manera descontrolada en tumores.

Las células madre neurales luego fueron trasplantadas a los cerebros de diez ratas que tenían daño cerebral relacionado con el accidente cerebrovascular. Luego de dos meses, las células madre neurales trasplantadas habían migrado al área dañada del cerebro y se incorporaron al tejido circundante. Ninguna de las células trasplantadas formó tumores.

Las ratas que recibieron los trasplantes pudieron usar mejor sus patas delanteras que las que tenían regiones cerebrales dañadas de manera similar pero no recibieron trasplantes de células madre.

Según la American Stroke Association, cada año, cerca de 780,000 personas de los EE.UU. sufren accidentes cerebrovasculares.

Más información

El U.S. National Institute of Neurological Disorders and Stroke tiene más información sobre los accidentes cerebrovasculares.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: Stanford University, news release, Feb. 19, 2008

--

Last Updated: