Los niños que tienen CI más altos viven más

Un experto afirma que un ambiente familiar de apoyo podría ser la clave de la longevidad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES, 10 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los niños que tienen coeficientes intelectuales (CI) más altos viven más, pero no está claro qué tiene que ver el CI con la longevidad, según muestra una investigación británica reciente.

Estudios anteriores han mostrado una relación entre el CI y la mortalidad, pero conseguir una explicación no ha resultado fácil. Se trata de una cuestión importante, dado que identificar esos mecanismos ayudaría a comprender los orígenes de las desigualdades de salud, afirmaron los investigadores

"La relación entre CI y mortalidad surge a principios de la adultez, cuando aún la mayoría de enfermedades graves no son tan comunes", apuntó el líder de la investigación Markus Jokela, que actualmente trabaja en el departamento de psicología de la Universidad de Helsinki (Finlandia). "Entonces, el papel del CI no se limita a la manera en que la persona se enferma o maneja las enfermedades en la vejez".

El informe aparece en la edición en línea del 10 de agosto de la revista Pediatrics.

Para el estudio, el equipo de Jokela recolectó datos sobre 10,620 hombres y mujeres que participaron en el Estudio británico de cohortes de nacimiento de 1958, a quienes se administraron pruebas para medir el CI a la edad de once años. Los investigadores dieron seguimiento a estos individuos hasta la edad de 46 años.

Encontraron que la evaluación del CI a los once años de edad predecía el riesgo de mortalidad a partir de ese momento y hasta los 46 años, de manera que el riesgo de morir en la mediana edad era alrededor de dos veces superior en individuos que tenían CI bajos frente a aquellos cuyos CI eran más elevados (3.4 frente a 1.7 por ciento, respectivamente).

Esta asociación se mostró mayormente independiente de varias medidas de características infantiles del desarrollo y los antecedentes familiares, como el peso al nacer, la estatura a los once años, las conductas problemáticas, la profesión del padre, el interés de los padres por la educación del niño, el tamaño de la familia y las dificultades familiares, señaló Jokela.

Las variables sociodemográficas de la adultez, como la educación, la profesión, el estado civil y las conductas de salud, como fumar, el peso, el uso de alcohol y los síntomas psicosomáticos "explicaban relativamente poco sobre la asociación entre CI y mortalidad", aseguró.

"Los hallazgos implican que el CI es un determinante importante de la salud y el riesgo de mortalidad, independientemente de muchos factores de riesgo sanitarios bien establecidos", dijo Jokela. "Esto amerita nuevas líneas de investigación para identificar los mecanismos mediante los cuales el CI se asocia con la salud y el riesgo de mortalidad".

Tal vez los individuos que cuentan con un mayor coeficiente intelectual comprenden mejor la información sanitaria de los mensajes públicos de salud y por lo tanto toman mejores decisiones cotidianas sobre su salud que no se capturan mediante las medidas usuales de conductas sanitarias, apuntó Jokela.

"Actualmente, contamos con una comprensión incompleta sobre las desigualdades de salud que se originan de características psicológicas individuales, como el CI", enfatizó. "Identificar estos mecanismos podría informarnos sobre cómo planificar intervenciones de salud pública más eficaces, asequibles a audiencias más amplias".

Ellen deLara, profesora asistente de trabajo social en la Universidad de Siracusa, opina que los padres que ofrecen apoyo podrían ser una clave para una mayor longevidad, aparte del CI.

"La atención positiva de parte de padres y adultos por lo general contribuye a resultados positivos en los jóvenes en términos de desarrollo y conducta", aseguró deLara. "Esto aplica para todos los jóvenes, grupos socioeconómicos y niveles de inteligencia en general".

Por el contrario, la atención adulta negativa en forma de rechazo o negligencia, por ejemplo (cosas que los padres exhiben ante los niños con un CI menor) se asocia con malos resultados para estos niños en cuanto a su desarrollo y su conducta infantil y adulta, advirtió.

"Al final, no importa el CI, si alguien se siente aceptado, si sus padres se interesan en su educación y su futuro, les va bien", añadió deLara.

"Si uno se siente rechazado, si los padres muestran poco interés en uno o su futuro, uno no se siente bien sobre sí mismo", apuntó. "Esto promueve la toma de decisiones equivocadas. Si la capacidad para tomar decisiones se ve afectada por un menor CI, esto no habla bien de las probabilidades de una vida exitosa o larga".

Más información

Para más información sobre una vida sana, visite los Centros par el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Markus Jokela, Ph.D., department of psychology, University of Helsinki, Finland; Ellen deLara, Ph.D., assistant professor, social work, Syracuse University, N.Y.; Aug. 10, 2009, Pediatrics, online

Last Updated: