Muere un hombre de encefalitis causada por la garrapata de los ciervos

Los científicos creen que el caso podría ser el primero de su tipo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 13 de mayo (HealthDay News/Dr. Tango) -- En lo que los científicos consideran el primer caso de este tipo, un informe reciente detalla la historia de un hombre de 62 años del estado de Nueva York que murió el año pasado de meningoencefalitis, aparentemente luego de haber sido picado por una garrapata de ciervos infectada.

Esta parece ser la primera enfermedad humana causada por este virus sobre la que se ha informado, aunque el organismo fue aislado en el cerebro de un paciente de Ontario, Canadá. En este caso, no hubo descripción de enfermedad relacionada con la infección, según Norma P. Tavakoli, autora líder del artículo que aparece en la edición del 14 de mayo de la New England Journal of Medicine.

"La encefalitis [inflamación del cerebro] causada por la garrapata de los ciervos es poco común, aunque no se realizan pruebas de diagnóstico rutinariamente, por lo que podría haber casos que no estemos detectando", señaló Tavakoli, científico investigador del Centro Wadsworth del Departamento de salud del estado de Nueva York en Albany. "Ciertamente, se deberían hacer pruebas desde el principio de la primavera hasta el otoño en áreas donde se haya informado sobre garrapatas infectadas.

"Es un virus muy poco común", señaló el Dr. Geoffrey Weinberg, profesor de pediatría de la división de enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Rochester. "Yo le recomendaría a la gente que no se preocupe demasiado. Las garrapatas se infectan con menos frecuencia con este virus que con borreliosis (enfermedad de Lyme). Incluso en Lyme, Connecticut, la población que da su nombre a la enfermedad en inglés, pocas garrapatas están infectadas por borreliosis. Además, las probabilidades son de 300 a uno que alguien infectado por el virus desarrolle encefalitis. La gran mayoría no presenta ningún síntoma".

Para la persona promedio que pasa tiempo al aire libre, las precauciones que ya se recomiendan para evitar contraer la borreliosis, que también se transmite a través de la garrapata de ciervo, deberían también reducir las probabilidades de adquirir encefalitis transmitida por garrapatas.

"No creo que nadie sepa si esto se convertirá en un problema real o no. Obviamente, no hay tratamiento para el virus, por lo que, en realidad, prevenir es lo único que se puede hacer", señaló el Dr. Peter Welch, experto en enfermedades infecciosas del Hospital Northern Westchester en Mt. Kisco, Nueva York. "Siempre podemos ser precavidos y hacer lo mejor para evitar las picaduras de garrapatas. Revise que no tenga garrapatas si sale del bosque o cualquier otro lugar donde las haya. Póngase repelente para insectos que contenga DEET".

Tavakoli agregó que usar ropa de colores claros, quitarse las garrapatas cuando se encuentren y mantener a las mascotas libres de ellas también puede reducir el riesgo.

Según la información de respaldo del estudio, el virus de la encefalitis transmitida por las garrapatas se relaciona estrechamente con el virus de la encefalitis de Powassan y también es transmitido por la garrapata de los ciervos. Ambos son flavivirus, un grupo en el que se encuentran el virus del Nilo Occidental, el virus de la encefalitis de San Luis, el dengue y el virus de la fiebre amarilla, que son transmitidos por mosquitos.

Las infecciones con alguno de estos virus a veces causan enfermedad grave, alguna combinación de síntomas leves o nada. Las garrapatas de los ciervos también transmiten borreliosis, que ahora se encuentra por todo EE. UU.

En el caso de Nueva York, un hombre de 62 años del condado de Putnam, Nueva York, llegó a un hospital local en la primavera de 2008. Se quejaba de fatiga, fiebre, sarpullido y debilidad muscular.

Al principio, los médicos sospecharon del virus del Nilo Occidental, pero el análisis de muestras de tejido con el tiempo identificó únicamente el virus de la encefalitis transmitida por la garrapata de ciervo.

El paciente pasaba bastante tiempo al aire libre, tenía caballos y vivía en un condado en el que se había informado varias veces sobre borreliosis, lo que indica una población de garrapatas elevada. Aunque el hombre no había informado sobre picaduras de garrapata, la época del año era propicia para ellas y muchas de las garrapatas de ciervo son tan pequeñas que pasan desapercibidas.

Lamentablemente, la condición del hombre se deterioró, se suspendió el soporte a la vida y el paciente, que también tenía leucemia y por consiguiente la posibilidad de un sistema inmunitario debilitado, murió 17 días después de enfermar.

En general, según Welch, los casos de encefalitis de cualquier tipo son muy escasos y, usualmente, los laboratorios no pueden identificar la fuente, a menos que sea el virus herpes simple.

"Debido a que nadie ha estado haciendo pruebas, realmente no conocemos la incidencia del virus de la encefalitis transmitida por las garrapatas, pero no puede ser muy alta porque no hay muchos casos de encefalitis", dijo. "Lo que suceda en el futuro dependerá de cuántas garrapatas resulten infectadas, qué tan fácil se contagie la gente y qué porcentaje de personas infectadas adquieran una enfermedad grave. Podría ser que la gente que tiene sistemas inmunitarios normales sea relativamente resistente".

Más información

Visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para más información sobre la encefalitis transmitida por garrapatas.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Norma P. Tavakoli, Ph.D., research scientist, Wadsworth Center, New York State Department of Health, Albany; Geoffrey Weinberg, professor, pediatrics, division of pediatric infectious diseases, University of Rochester Medical Center, N.Y.; Peter Welch, M.D., Ph.D., infectious disease specialist, Northern Westchester Hospital, Mt. Kisco, N.Y.; May 14, 2009, New England Journal of Medicine

Last Updated: