Un estudio australiano busca las raíces genéticas de la parálisis cerebral

Investigadores reunirán 10,000 muestras en un estudio de esta complicación del embarazo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

LUNES, 21 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Investigadores australianos están reclutando a 10,000 personas para participar en el estudio más grande del mundo sobre las posibles causas genéticas de la parálisis cerebral.

En el estudio participarán 5,000 personas de familias que tengan un hijo afectado y 5,000 personas de familias no afectadas. Los investigadores recolectarán muestras genéticas del interior de la boca de madres e hijos.

La parálisis cerebral, que afecta a uno de cada 500 niños de todo el mundo, es una de las complicaciones más graves del embarazo y el nacimiento. Las personas que padecen parálisis cerebral no tienen control de sus movimientos y postura como resultado de una lesión cerebral en la región neuromotriz. Los síntomas van desde mala coordinación muscular hasta tetraplejía.

"Nuestro estudio investigará un asunto clave de la parálisis cerebral, si los factores genéticos hacen que las mujeres sean más vulnerables a riesgos ambientales que afectan el cerebro de su hijo que todavía no ha nacido. Estos riesgos (como la prematuridad y las infecciones), en combinación con una susceptibilidad genética, implican que los bebés podrían tener un doble riesgo de parálisis cerebral", afirmó en una declaración de prensa de la Universidad de Adelaida el profesor Alastair MacLennan, director de obstetricia y ginecología de la universidad.

"Estudios recientes de nuestro grupo sugieren que la parálisis cerebral podría estar relacionada con mutaciones genéticas y de otro tipo que podrían aumentar la coagulación en el cerebro", apuntó MacLennan. "También se ha descubierto en estudios en Australia Meridional una asociación entre la parálisis cerebral y distintos tipos de infección con el virus del herpes (como el herpes labial y la varicela). El próximo paso es ver si esto es verdad en una población mucho mayor, comparando la genética tanto de la madre como del niño".

MacLennan señaló que antes se creía que los niveles bajos de oxígeno durante el parto causaban la parálisis cerebral, pero que esto sucede raras veces.

"La atención obstétrica y los partos por cesárea han aumentado seis veces en los últimos cincuenta años, pero la incidencia de casos de parálisis cerebral ha permanecido igual. La mayoría de los casos se relaciona con problemas durante el embarazo y posiblemente a susceptibilidad genética. Actualmente, no hay manera de curar o prevenir la parálisis cerebral", anotó.

Si este estudio confirma que las mutaciones genéticas pueden llevar a la parálisis cerebral, podría ayudar al desarrollo de terapia genética o fármacos que puedan prevenir la afección.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre la parálisis cerebral.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: University of Adelaide, news release, July 2008

--

Last Updated: