Un estudio sugiere una relación entre los teléfonos celulares y los tumores cerebrales

Una reseña reciente de datos de mayor calidad halla que puede haber peligro por uso prolongado

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 13 de octubre (HealthDay News/DrTango) -- El estudio más reciente que se enfoca en la posible conexión entre teléfonos celulares y tumores cerebrales halla una relación potencial débil entre ambas.

Una reseña de investigaciones existentes sobre el tema, publicada en línea el 13 de octubre en la Journal of Clinical Oncology, no encontró una relación general. Pero cuando se centró la atención en uno de los estudios más metodológicamente rigurosos, se encontró una relación potencialmente perjudicial.

En combinación con conclusiones igualmente lóbregas de investigaciones anteriores, esto deja a los cuatro mil millones de usuarios de teléfonos celulares del mundo sin indicaciones claras de su existe algún riesgo cuando telefonean fuera de casa.

"No podemos sacar conclusiones definitivas al respecto", señaló una experta, la Dra. Deepa Subramaniam, directora del Centro de Tumores Cerebrales del Centro Oncológico Integral Lombardi de la Universidad de Georgetown en Washington, D.C. "Pero este estudio, además de todos los anteriores, continúa dejando dudas sobre el potencial de aumento en el riesgo. Entonces, de nuevo, luego de todos estos años, seguimos sin tener una respuesta clara".

"Lo que me preocupa", dijo, "es que los estudios de más calidad [examinados aquí] sí parecieron mostrar una relación".

Joel Moskowitz, autor principal del estudio, señaló que "claramente hay un riesgo". Es el director del Centro de Salud Familiar y Comunitaria de la facultad de salud pública de la Universidad de California en Berkeley.

"Yo no permitiría que los niños usaran celulares, o por lo menos exigiría que usaran auriculares separados", sentenció Moskowitz. "Parece bastante descuidado que como sociedad o como planeta simplemente diseminemos esta tecnología como lo hemos hecho sin haber realizado muchas más investigaciones sobre los perjuicios potenciales y cómo protegernos de ellos. Claramente, necesitamos aprender más sobre esta tecnología".

En el sector de la tecnología, algunos no están de acuerdo.

"La evidencia científica revisada por colegas ha indicado de manera arrolladora que los dispositivos inalámbricos no constituyen un riesgo para la salud pública", opinó en una declaración preparada John Walls, vicepresidente de relaciones públicas de CTIA-The Wireless Association.

"Además, no existe un mecanismo conocido para que la energía de microondas dentro de los límites establecidos por la [Comisión Federal de Comunicaciones] cause efectos adversos para la salud", señaló. "Es por eso que organizaciones sanitarias destacadas del mundo, como la Sociedad Estadounidense del Cáncer, el Instituto Nacional del Cáncer (de los EE. UU.), la Organización Mundial de la Salud y la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos han estado de acuerdo en que los dispositivos inalámbricos no constituyen un riesgo para la salud pública.

Para el nuevo estudio, Moskowitz y sus colegas investigadores de Corea del Sur examinaron bases de datos médicas en busca de palabras clave como "teléfonos celulares", "teléfonos móviles", "teléfonos inalámbricos", y "tumores" o "cáncer". Incluyeron 23 estudios de control de caso con 37,916 participantes en total para su análisis.

Cuando se reunieron los estudios, no se observó ningún riesgo entre el uso de teléfonos celulares y tumores cerebrales, benignos o malignos. Sin embargo, un subgrupo de estudios que usó metodología más rigurosa, la mayoría realizados por el mismo equipo de investigación sueco, informó sobre un efecto perjudicial, mientras que un conjunto de estudios rigurosos, la mayoría financiados por un consorcio industrial, hallaron efectos protectores.

Específicamente, los estudios más robustos hallaron que usaron un teléfono móvil por una década o más aumentó en 18 por ciento el riesgo de desarrollar un tumor cerebral.

Algunos estudios mostraron también que fue más posible que los tumores cerebrales aparecieran del lado del cerebro en el que se usaba el teléfono celular.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, se diagnosticaron cerca de 21,000 tumores malignos en el cerebro o la columna vertebral en adultos en los EE. UU. cada año y 3,800 en niños.

Moskowitz también considera que existe el potencial para afectar otras áreas del cuerpo, como los genitales, si el teléfono se lleva en el bolsillo.

Con tanta gente en todo el mundo usando celulares, hasta un riesgo diminuto podría implicar muchas enfermedades y muertes, advirtió.

"Necesitamos hacer muchas más investigaciones porque hay mucho en juego y parece haber evidencia sugerente de que es mejor tener cuidado con esto, sobre todo con los niños, cuyo tejido está en desarrollo y sus cerebros y cráneos son más pequeños", alertó Moskowitz.

Subramaniam pareció estar de acuerdo.

"Insto a la gente a usar el dispositivo de manos libres o el altavoz, si pueden. Definitivamente no insto a que los niños usen celulares porque hay un riesgo de exposición más largo durante toda la vida", dijo.

"En mi opinión", agregó, "la cuestión no se ha resuelto. Lo que no se ha resuelto siempre conlleva la posibilidad de que se encontrará una relación".

Un informe del año pasado del Consejo Nacional de Investigación (National Research Council) la agencia operativa principal de la Academia Nacional de Ciencias y de la Academia Nacional de Ingeniería (National Academy of Engineering), realizada por solicitud de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, hizo un llamado a más investigaciones sobre los riesgos que implica el uso prolongado de celulares, en lugar de los riesgos a corto plazo, que son más estudiados. Hizo un llamado a que dichas investigaciones se enfocaran en la salud de los niños, las mujeres embarazadas y los fetos en desarrollo, así como de los trabajadores sujetos a exposición ocupacional elevada.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer tiene más información sobre los riesgos de usar teléfonos celulares.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Deepa Subramaniam, M.D., director, Brain Tumor Center, Georgetown Lombardi Comprehensive Cancer Center, Georgetown University Medical Center, Washington, D.C.; Joel Moskowitz, Ph.D., director, Center for Family and Community Health, School of Public Health, University of California, Berkeley; prepared statement, John Walls, vice president, public affairs, CTIA-The Wireless Association, Washington, D.C.; Oct. 13, 2009, Journal of Clinical Oncology, online

Last Updated: