Buenas noticias y malas noticias sobre las conmociones en los deportes de la escuela secundaria

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 15 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Una nueva investigación sobre las conmociones reporta noticias contradictorias para los jóvenes que juegan deportes en la escuela secundaria.

La buena noticia es que el número de conmociones durante los entrenamientos de fútbol americano se ha reducido. Y el número de conmociones recurrentes se ha reducido en todos los deportes.

La mala noticia es que las conmociones están aumentando durante los partidos de fútbol americano de secundaria, y el fútbol americano sigue teniendo las tasas más altas de conmociones entre los deportes de la escuela secundaria.

El estudio también reportó malas noticias para las chicas que juegan deportes comparables, como el fútbol. Las chicas tenían el doble de probabilidades que los chicos de sufrir una conmoción. También era más probable que tuvieran una conmoción recurrente.

En cuanto al motivo de que las tasas se estén reduciendo en los entrenamientos del fútbol americano, pero no en los partidos, es difícil precisarlo, según el autor del estudio, Avinash Chandran. Chandran es asociado de investigación postdoctoral de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

"Hay una mayor sensibilidad respecto a las conmociones, así que la detección está mejorando, pero es probable que lo que observamos sea multidimensional", planteó.

"Los entrenadores quizá estén adquiriendo una mayor sutileza respecto a las conmociones, y tal vez haya más entrenadores deportivos durante los entrenamientos", comentó Chandran. "La ciencia siempre ha sido muy clara respecto a que contar con atención clínica en la línea de banda contribuye a una mayor cultura de seguridad en los deportes".

El Dr. Victor Khabie es jefe de medicina deportiva del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, y médico de fútbol americano universitario. Apuntó a varios motivos posibles del aumento en las conmociones durante los partidos.

"En los partidos, hay más personas pendientes de las conmociones, y hay más personas que vigilan si hay conmociones", dijo Khabie, que no participó en el estudio. "En los entrenamientos no hay árbitros. No siempre hay un entrenador deportivo. Los padres no están en la línea de banda durante los entrenamientos".

Además, dijo, ahora los jóvenes saben que una conmoción es grave.

"Antes los jóvenes escondían las conmociones para poder seguir jugando, y ahora se dan cuenta de que pueden afectarlos", señaló Khabie. "Están siendo más honestos, porque se dan cuenta de las implicaciones a largo plazo".

Las conmociones se han convertido en un importante problema de salud en los deportes de la escuela secundaria, donde pueden conducir a consecuencias significativas a corto y a largo plazo, según la información de respaldo del estudio. Los 50 estados de EE. UU. y el distrito de Columbia cuentan ahora con leyes relacionadas con la gestión de las conmociones, apuntaron los investigadores.

En el estudio, Chandran y sus colaboradores observaron datos nacionales sobre los deportes de secundaria durante cinco años escolares, de 2013 a 2018.

El estudio incluyó a 20 deportes: fútbol americano, lucha libre, fútbol, básquetbol, béisbol, carreras a campo traviesa, hockey sobre hielo, lacrosse, natación y clavados, y pista y campo masculinos; vóleibol, fútbol, básquetbol, sóftbol, carreras a campo traviesa, hockey sobre hierba, lacrosse, natación y clavados, y pista y campo femeninos; y la animación deportiva de chicos y chicas.

En total, durante los cinco años estudiados se reportaron más de 9,500 conmociones. Poco menos de dos tercios ocurrieron durante las competiciones.

Los autores señalaron que las investigaciones futuras deben seguir monitorizando las tasas de conmociones y los efectos de los programas de prevención de las conmociones.

Los hallazgos se publicaron el 15 de octubre en la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre la prevención de las conmociones, visite Brainline.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Avinash Chandran, Ph.D., M.S., postdoctoral research associate, Matthew Gfeller Sport-Related Traumatic Brain Injury Research Center, University of North Carolina at Chapel Hill; Victor Khabie, M.D., orthopedic surgeon, Somers Orthopedic and Sports Medicine Group, and chief, Department of Surgical Services, co-director, Orthopedic and Spine Institute, and director, Sports Medicine Section, Northern Westchester Hospital, Mount Kisco, N.Y.; Pediatrics, Oct. 15, 2019

Last Updated: