Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Las conmociones aumentan las probabilidades de muchas afecciones del cerebro

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 28 de julio de 2020 (HealthDay News) -- Las personas con antecedentes de conmociones cerebrales podrían enfrentarse a aumentos en los riesgos de ciertas afecciones psicológicas y neurológicas, muestra un nuevo estudio de gran tamaño.

El estudio, de más de 186,000 canadienses, encontró que los que habían sufrido una conmoción tenían más probabilidades de desarrollar cualquiera de varias afecciones, entre ellas el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), depresión o ansiedad, enfermedad de Parkinson o demencia.

Sus riesgos fueron más o menos de un 40 a un 70 por ciento más elevados, en comparación con las personas que no sufrieron conmociones durante el periodo de 25 años del estudio.

Los investigadores enfatizaron que la inmensa mayoría de las personas en el estudio, hubieran sufrido o no una conmoción, no desarrollaron Parkinson, demencia ni TDAH. Los trastornos de depresión y ansiedad fueron más comunes en general, con una mayor prevalencia en el grupo de las conmociones.

"No estamos intentando asustar a las personas ni hacer que los padres no dejen a sus hijos jugar deportes", señaló el investigador principal, Marc Morissette, de la Pan Am Clinic Foundation en Winnipeg, Manitoba.

Más allá de esto, los hallazgos no necesariamente significan que las conmociones en sí tuvieran la culpa, comentó el Dr. Sean Rose.

Rose, codirector de la Clínica de Conmociones Complejas del Hospital Pediátrico Nacional en Columbus, Ohio, no participó en el estudio.

Dijo que investigaciones como esta pueden apuntar a una correlación entre las conmociones y los riesgos posteriores de enfermedades, pero no pueden probar causalidad.

Rose observó que es difícil tomar en cuenta todas las otras variables que podrían contribuir a afecciones como la depresión o la demencia. Y anotó que una pregunta del estudio es cuáles eran los diagnósticos médicos de las personas antes de que ocurrieran sus conmociones.

El Dr. Barry Kosofsky es neurólogo pediátrico de Weill Cornell Medicine y NewYork-Presbyterian, en la ciudad de Nueva York. Se mostró de acuerdo en que los hallazgos no prueban una conexión causal.

Pero, aseguró, el punto central sigue siendo válido: las personas con antecedentes de conmociones se enfrentan a unos aumentos en los riesgos de estas cinco afecciones, por el motivo que sea.

"Los hallazgos son sugerentes", aseguró Kosofsky, que revisó los resultados.

El estudio, publicado en la edición en línea del 27 de julio de la revista Family Medicine and Community Health, observan un tema que está captando una creciente atención: ¿cuáles son las consecuencias a largo plazo de los golpes en la cabeza, sobre todo cuando se repiten?

Ha habido una preocupación particular sobre las conmociones relacionadas con los deportes en los jóvenes. Aunque la tasa de conmociones en los deportes juveniles sigue siendo bastante baja, muchos niños practican deportes. En 2017, 2.5 millones de estudiantes de secundaria de EE. UU. dijeron que habían sufrido al menos una conmoción relacionada con un deporte o con la recreación en el año anterior, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Una conmoción es una forma leve de lesión cerebral traumática. Los síntomas comunes incluyen dolor de cabeza, zumbido en los oídos, náuseas, vómitos, fatiga y vista borrosa.

Rose afirmó que la buena noticia es que, con un equilibrio adecuado entre el descanso y la actividad, la mayoría de los jóvenes que sufren una conmoción se recuperan en un par de semanas.

En cuanto a las consecuencias a más largo plazo, los investigadores no tienen todas las respuestas. En este estudio, el equipo de Morissette encontró que el TDAH se diagnosticaba de forma mucho más común en las personas que habían sufrido una conmoción, y que su riesgo era un 39 por ciento más alto que el del grupo de comparación. En promedio, el TDAH se diagnosticó a los 17 años.

Sin embargo, algunas investigaciones anteriores han sugerido que los niños con TDAH tienen un riesgo más alto de conmoción, de forma que la naturaleza exacta de la relación entre las afecciones es incierta.

Para Kosofsky, los hallazgos sobre las demás afecciones fueron más interesantes. Por ejemplo, respecto a la enfermedad de Parkinson, los adultos que habían sufrido más de tres conmociones tenían un riesgo tres veces más alto que los que habían sufrido una conmoción.

Ese tipo de correlación de "respuesta a la dosis", dijo Kosofsky, da fuerza a los hallazgos.

Pero saber qué está sucediendo sigue siendo difícil, lamentó. Por ejemplo, ¿podrían las personas en las primeras etapas del Parkinson, que implica un deterioro del movimiento y el equilibrio, tener un riesgo más elevado de conmoción?

Los hallazgos se basan en 25 años de reclamaciones de seguros de salud y otros datos médicos de residentes de Manitoba. En ese tiempo, se diagnosticó una conmoción a casi 47,500 personas. Cada una se comparó con tres personas libres de conmociones de la misma edad y el mismo sexo.

En promedio, el grupo con conmociones tenía más o menos entre un 60 y un 70 por ciento más de probabilidades de ser diagnosticados con depresión/ansiedad, Parkinson o demencia. El vínculo entre la conmoción y la depresión/ansiedad fue más fuerte entre las mujeres que entre los hombres, aunque el motivo no está claro, según Morissette.

Aunque el estudio observó un periodo de 25 años, Morissette apuntó que no puede mostrar si las conmociones a una edad temprana se asocian con riesgos de enfermedades que, normalmente, aparecen décadas más tarde, como el Parkinson y la demencia.

Rose dijo que su consejo para los padres es aprender las señales y los síntomas de la conmoción, y si su hijo los desarrolla, acudir al médico.

En cuanto a los deportes, Kosofsky aseguró que la actividad física es buena para los niños, pero que ciertos deportes son más riesgosos que otros en términos de las conmociones. Entre los más riesgosos se encuentran el fútbol americano, el boxeo, la lucha libre, el lacrosse y el hockey, añadió.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las conmociones cerebrales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Marc Morissette, PhD, Pan Am Clinic Foundation, Winnipeg, Manitoba, Canada; Barry Kosofsky, MD, PhD, professor, pediatrics, and director, Horace W. Goldsmith Foundation Laboratory of Molecular and Developmental Neuroscience, Weill Cornell Medicine/NewYork-Presbyterian, New York City; Sean Rose, MD, pediatric neurologist, co-director, Complex Concussion Clinic, Nationwide Children's Hospital, Columbus, Ohio; Family Medicine and Community Health, July 27, 2020, online

Last Updated: