Mientras más tiempo se pasa practicando deportes, más rápida es la recuperación de una conmoción

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 10 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Se trata de un círculo vicioso clásico: aunque los niños que juegan deportes son más propensos a sufrir una conmoción cerebral, parecen recuperarse más rápido si ya habían pasado mucho tiempo en el campo.

Eso encuentra una nueva investigación que descubrió que los niños que habían jugado un deporte durante el menos siete años y habían experimentado una conmoción se recuperaban más rápidamente que los niños con menos experiencia que experimentaban una conmoción. Los autores del estudio piensan que los jugadores más experimentados podrían tener una "reserva" relacionada con las habilidades motoras que los ayuda a recuperarse.

"Parece que mientras más años alguien hace cosas complejas [en los deportes], más capaz es de hacerlas tras recuperarse de una conmoción cerebral", dijo la autora sénior del estudio, Lauren Sergio, profesora en la Facultad de Kinesiología y Ciencias de la Salud y en el Centro de Investigación sobre la Vista de la Universidad de York, en Toronto.

Sergio dijo que, sin embargo, eso no significa que se deban ignorar los protocolos de seguridad. "No creo que los padres deban sacar a los niños de los deportes, pero deben hacerlos de forma segura y seguir los protocolos de conmoción. Mantenerlos en los deportes permite que sigan desarrollando su reserva de habilidades motoras", explicó.

Una conmoción es un tipo de lesión cerebral traumática, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. En 2014, más de 800,000 niños y adolescentes menores de 17 años fueron tratados por conmociones en Estados Unidos, señalaron los CDC.

La conmoción cerebral puede provocar una variedad de problemas, a corto y a largo plazo. Las conmociones pueden afectar al pensamiento y a la memoria, a la vista, al equilibrio, al lenguaje y a las emociones, según los CDC.

Una vez alguien ha sufrido una conmoción, el riesgo de sufrir otra es más alto durante los próximos 6 a 12 meses, dijeron los autores del estudio.

Su estudio observó a 126 jóvenes canadienses que jugaban hockey, fútbol o lacrosse, y que tenían entre 8 y 17 años. Alrededor de la mitad del grupo tenía antecedentes de una conmoción cerebral relacionada con el deporte, y la otra mitad no.

Los niños que habían sufrido una conmoción no tenían síntomas continuos de conmoción, y se les permitió jugar basándose en las directrices sobre las conmociones.

Se pidió a todos los participantes que realizaran tareas de habilidades visomotoras durante 20 pruebas en una computadora portátil con pantalla táctil. En la primera tarea, los niños debían seguir un objetivo en movimiento en la pantalla, usando la mano.

En la segunda tarea, tenían que mover la mano en la dirección contraria al objetivo en movimiento. Esa tarea imita las condiciones a las que se podría enfrentar un jugador de hockey mientras pasa el disco a un compañero de equipo que está a su izquierda a la vez que patina hacia la derecha, explicaron los investigadores.

Los que tenían siete o más años de experiencia en los deportes y antecedentes de conmociones tuvieron tiempos de reacción más rápidos a los 12 meses, en comparación con sus pares con menos de seis años de experiencia deportiva que también sufrieron una conmoción.

"Algunos de los niños con menos experiencia deportiva seguían rezagados dos temporadas después".

El Dr. Ajay Misra, presidente de neurociencia en el Hospital de Winthrop de la NYU, en Mineola, Nueva York, revisó los hallazgos, y apuntó que "el estudio es interesante, pero plantea más preguntas de las que responde".

Por ejemplo, dijo, este estudio no encontró diferencias según el sexo o la edad, pero típicamente, mientras más edad se tiene, mayor es el riesgo de conmoción cerebral, y usualmente se considera que las deportistas de sexo femenino tienen un riesgo más alto de problemas a largo plazo con las conmociones cerebrales.

Misra dijo que parece que si alguien ha sufrido una conmoción en el pasado, esto podría precondicionar al cerebro para que se recupere con una mayor rapidez. "Sabemos que el cerebro tiene plasticidad", añadió.

La moraleja, dijo, es que los deportes no desaparecerán, y los niños deben ser activos, pero también deben estar seguros. Como Sergio, la autora, Misra también recomendó seguir las directrices del protocolo de vuelta al juego tras una conmoción.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista European Journal of Sport Science.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre los niños y las conmociones cerebrales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Lauren Sergio, Ph.D., professor, School of Kinesiology and Health Sciences and Centre for Vision Research, York University, Toronto; Ajay Misra, M.D., chairman, neurosciences, NYU Winthrop Hospital, Mineola, N.Y.; March 17, 2019, European Journal of Sport Science

Last Updated: