Para los futbolistas, cabecear podría presentar un peligro mayor que las conmociones cerebrales

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES, 24 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Cabecear la pelota (no las colisiones con otros jugadores) podría llevar a un deterioro temporal en la capacidad de pensamiento de los futbolistas, según un estudio reciente.

"Normalmente se considera que los impactos involuntarios en la cabeza son la causa más habitual de diagnósticos de conmociones cerebrales en el fútbol, así que es comprensible que los esfuerzos actuales de prevención se dirijan a minimizar estas colisiones", dijo el autor del estudio, el Dr. Michael Lipton, profesor de radiología, psiquiatría y ciencias de la conducta en el Colegio de Medicina Albert Einstein, en la ciudad de Nueva York.

"Pero los impactos voluntarios en la cabeza (es decir, al cabecear la pelota de fútbol) no son benignos", añadió en un comunicado de prensa de la universidad.

"Mostramos en un estudio anterior que cabecear con frecuencia es una causa subestimada de síntomas de conmoción. Y ahora hemos encontrado que cabecear parece alterar también la función cognitiva [del pensamiento], al menos temporalmente", indicó Lipton.

Pero el estudio no fue diseñado para demostrar que cabecear en realidad provoque problemas de pensamiento.

El estudio contó con más de 300 jugadores de fútbol a nivel amateur, de 18 a 55 años de edad, en la ciudad de Nueva York. Se les preguntó cuántas lesiones en la cabeza habían sufrido y con qué frecuencia habían cabeceado la pelota en las dos semanas anteriores.

Durante esas dos semanas, los jugadores cabecearon la pelota de fútbol un promedio de 45 veces. Aproximadamente un tercio de ellos sufrieron al menos un impacto accidental en la cabeza, como una patada en la cabeza o un golpe cabeza con cabeza, o la cabeza golpeó contra el suelo o contra un poste.

A los jugadores que cabecearon la pelota más veces les fue peor en las pruebas de atención y "velocidad psicomotora" (tiempo de reacción). Las tasas altas de cabeceo también se asociaron con unos resultados más pobres en una tarea de la memoria de trabajo, pero la asociación no fue fuerte, encontraron los investigadores.

No hubo ninguna conexión entre los impactos accidentales en la cabeza y el rendimiento mental, según el estudio publicado en línea el 24 de abril en la revista Frontiers in Neurology.

Los cambios en la función cerebral observados en los jugadores que cabecearon muchas veces no provocaron problemas obvios, pero "nos preocupa que las reducciones sutiles, incluso transitorias, en la función neuropsicológica por cabecear podrían traducirse en cambios microestructurales en el cerebro que luego lleven a una función alterada de forma permanente", señaló Lipton.

"Necesitamos un estudio de seguimiento a mucho más largo plazo de una mayor cantidad de futbolistas para abordar completamente esta cuestión", dijo.

Los futbolistas deberían intentar cabecear menos durante los entrenamientos y los partidos de fútbol, sugirió Lipton.

"Cabecear es una posible causa de lesión cerebral, y dado que está bajo el control del jugador, se pueden prevenir sus consecuencias", dijo.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen consejos para prevenir las lesiones cerebrales relacionadas con el fútbol.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: Albert Einstein College of Medicine, news release, April 24, 2018

--

Last Updated: