La obesidad podría aumentar las probabilidades de EM de los niños

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 16 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Los niños obesos podrían tener el doble de probabilidades de desarrollar esclerosis múltiple (EM), sugiere un estudio reciente.

Y una vez los niños obesos son diagnosticados, tienden a tener una peor respuesta al tratamiento inicial que los niños con un peso promedio.

La EM es un trastorno neurológico provocado por un ataque desatinado del sistema inmunitario en la mielina, que es el recubrimiento protector que rodea a las fibras nerviosas de la médula espinal y el cerebro, del propio cuerpo. Dependiendo de la ubicación del daño, los síntomas incluyen problemas de la vista, debilidad muscular, entumecimiento, y dificultades con el equilibrio y la coordinación.

Aunque la enfermedad afecta sobre todo a los adultos, puede atacar a principios de la vida. En Estados Unidos, se estima que de 8,000 a 10,000 niños y adolescentes tienen EM, según la Sociedad Nacional de la Esclerosis Múltiple (National Multiple Sclerosis Society).

Varios estudios han encontrado una conexión entre la obesidad y un riesgo más alto de EM en los adultos, aunque los motivos no están claros.

El nuevo estudio es el más grande que ha vinculado a la obesidad y a la EM en los niños, y el primero en sugerir que podría afectar su respuesta al tratamiento, señaló el investigador sénior, el Dr. Peter Huppke. Pero este estudio no probó que la obesidad provoque un aumento en el riesgo de EM.

La causa precisa de la EM en los niños se desconoce, anotó Huppke, del Centro Médico de la Universidad de Gotinga, en Alemania. Pero, dijo, se piensa que se trata de una combinación de vulnerabilidad genética y varios factores ambientales.

En teoría, hay varios motivos por los cuales la obesidad podría ser un factor de riesgo, según Huppke. La obesidad provoca inflamación en todo el cuerpo, y podría alterar los niveles de vitamina D en el cuerpo o la composición bacteriana en los intestinos; la investigación sugiere que esos mecanismos, a su vez, están implicados en la EM.

Son explicaciones plausibles, concurrió Kathleen Costello, vicepresidenta asociada de acceso a la atención de la salud de la Sociedad Nacional de la Esclerosis Múltiple.

Costello dijo que los nuevos hallazgos amplían las evidencias de que la obesidad es un factor de riesgo de la EM. "Se trata de una observación importante", aseguró, "porque es un factor de riesgo que es modificable".

En cuanto al hallazgo sobre la obesidad y las respuestas de los niños a los medicamentos, Costello afirmó que es "interesante", aunque las implicaciones no están claras ahora mismo.

"Sin duda es algo que amerita más investigación", señaló.

Los hallazgos, publicados en la edición en línea del 15 de julio de la revista JAMA Neurology, se basan en los expedientes médicos de 453 niños diagnosticados con EM en un centro médico. El equipo de Huppke los comparó con casi 15,000 niños alemanes que participaron en otro estudio sobre la salud.

En general, los niños obesos tenían el doble de riesgo de ser diagnosticados con EM, y los hallazgos fueron constantes en ambos sexos. Por otra parte, los niños con sobrepeso tenían un 37 por ciento más de probabilidades de desarrollar EM que sus pares con un peso promedio.

¿Es posible que los síntomas tempranos de EM pudieran haber hecho que algunos niños aumentaran de peso en exceso? Huppke dijo que cree que es "muy poco probable". Uno motivo es que los niños no presentaron un aumento de peso sustancial después de su diagnóstico.

Respecto a los medicamentos, era menos probable que a los niños obesos les fuera bien con la primera terapia. Tenían una tasa más alta de recaída de los síntomas con los medicamentos estándar, el interferón beta y el acetato de glatiramer. Y era más probable que necesitaran una terapia de "segunda línea": un 57 por ciento la necesitaron, frente a un 39 por ciento de los niños con un peso normal.

Y una vez más, el motivo no está claro. Pero se sabe que los niveles de grasa corporal afectan la absorción de algunos medicamentos que no son para la EM.

Según Huppke, eso sugiere que la pérdida de peso podría mejorar la respuesta de los niños obesos a los medicamentos para la EM. También plantea la pregunta de si sería útil ajustar las dosis de medicamentos de los niños según el peso, añadió.

Más información

La Sociedad Nacional de la Esclerosis Múltiple ofrece más información sobre la EM en los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Peter Huppke, M.D., University Medical Center Gottingen, Gottingen, Germany; Kathleen Costello, M.S., C.R.N.P., associate vice president, health care access, National Multiple Sclerosis Society; July 15, 2019, JAMA Neurology, online

Last Updated: