Las bacterias intestinales podrían ofrecer pistas sobre la EM

Un trabajo con ratones sugiere que el microbioma podría tener un rol en el desarrollo de la esclerosis múltiple

In English

MARTES, 12 de septiembre de 2017 (HealthDay News) -- Ciertos tipos de bacterias en los intestinos podrían tener un rol en la progresión de la esclerosis múltiple (EM), según unos investigadores que trabajan con ratones.

Los autores del estudio consideran que la investigación podría conducir a nuevas formas de tratar la EM, una enfermedad autoinmune neurodegenerativa que afecta a unos 2.5 millones de personas en todo el mundo.

"El microbioma [intestinal] es muy maleable", apuntó el autor principal del estudio, Sergio Baranzini. "Se podría cambiar de forma relativamente fácil en un adulto que tenga EM o que sea susceptible, algo que no se puede hacer con la genética. No es un método mágico, pero es esperanzador".

La EM ocurre cuando el sistema inmunitario ataca al aislamiento (la mielina) que rodea a las células nerviosas. Esto puede llevar a pérdida de la vista, debilidad, problemas con la coordinación y el equilibrio, y en algunos casos a la parálisis.

El estudio incluyó a 71 pacientes de EM y a un grupo de "control" de 71 personas sanas. Unas especies específicas de bacterias (microbios) intestinales fueron más comunes en las personas con EM. Cuando esas especies de microbios intestinales se trasplantaron a ratones, los microbios afectaron a sus sistemas inmunitarios.

"El campo ha tenido mucho éxito en la identificación de genes asociados con la susceptibilidad a la EM, pero nunca me ha satisfecho la cantidad de riesgo que podremos explicar solo con la genética", dijo Baranzini, profesor de neurología en la Universidad de California, en San Francisco (UCSF).

"Incluso los gemelos idénticos, que comparten la misma herencia genética, solo comparten un diagnóstico de EM más o menos el 35 por ciento de las veces", dijo en un comunicado de prensa de la universidad. "Está claro que el genoma es importante, pero los factores ambientales [como la dieta, fumar y el entorno] también deben tener un rol importante".

Estudios anteriores han mostrado que los microbios intestinales tienen una influencia directa en el sistema inmunitario, y los investigadores de la UCSF decidieron investigar qué rol podrían tener esos microbios en la EM.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 11 de septiembre de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Un segundo estudio publicado en la misma revista también encontró que trasplantar ciertos tipos de bacterias intestinales de pacientes de EM en los ratones afectaba a los sistemas inmunitarios de los animales.

"Dos grupos distintos, usando dos cohortes distintos de pacientes y controles, y dos modelos ratoniles distintos de la enfermedad, observaron resultados muy similares. Es una evidencia muy promisoria de que vamos en el camino correcto", afirmó Egle Cekanaviciute, investigadora postdoctoral en la UCSF.

"Para ser claros, no pensamos que el microbioma sea el único desencadenante de la EM. Pero parece que esos microbios podrían empeorar o mejorar la progresión de la enfermedad, y llevar a alguien que tenga una predisposición genética a cruzar el umbral de la enfermedad o mantenerlo seguro", explicó Cekanaviciute.

Los tratamientos posibles incluyen cambios en las dietas o medicamentos basados en productos secundarios microbianos, según los investigadores.

Pero es importante anotar que los resultados de la investigación con animales con frecuencia no se replican en los humanos.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU. tiene más información sobre la esclerosis múltiple.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

FUENTE: University of California, San Francisco, news release, Sept. 11, 2017

-- Robert Preidt

Last Updated: