Las personas de la generación de la postguerra que se sienten solas están fomentando un aumento en las cirugías plásticas

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 19 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Estiramientos faciales y trasplantes de pelo. Implantes de barbilla, estiramientos de frente y aumentos de labios.

Cada vez más miembros de la generación de la postguerra que tienen la esperanza de conservar su juventud, y quizá de volver a conseguir pareja, buscan cirugía plástica, según la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos (American Society of Plastic Surgeons).

En 2018, se realizaron casi 50,000 procedimientos cosméticos más en estadounidenses de a partir de 55 años que el año anterior, mostraron las nuevas estadísticas.

"Los estadounidenses mayores están llenos de energía y viven sus vidas al máximo, y quieren un aspecto que lo refleje", señaló el Dr. Alan Matarasso, presidente de la sociedad.

En 2018 se realizaron más de 4.2 millones de procedimientos cosméticos, entre ellos casi 381,000 procedimientos quirúrgicos y 3.8 millones de procedimientos mínimamente invasivos.

Entre los procedimientos y técnicas específicos:

  • Los trasplantes de pelo aumentaron en un 18 por ciento.
  • Los aumentos de labios aumentaron en un 5 por ciento.
  • La liposucción y el aumento de senos aumentaron en un 4 por ciento.
  • Las inyecciones de bótox y los rellenos aumentaron en un 3 por ciento.

Dos tercios de todos los estiramientos de cara se realizaron en personas de a partir de 55 años, junto con alrededor de la mitad de las cirugías de párpados, los estiramientos de frente y los aumentos de labios, mostraron las estadísticas.

Esas cifras reflejan lo que sucede en el consultorio del Dr. Lyle Leipziger, cirujano plástico de Great Neck, Nueva York.

"Las personas se están cuidando más. Hacen dieta. Hacen ejercicio. Ven al médico por cualquier indicación médica", señaló Leipziger, jefe de cirugía plástica y reconstructiva en el Hospital de la Universidad de North Shore, en Manhasset, Nueva York. "Son las mismas personas que se ven en el espejo y de verdad quieren verse igual de bien por fuera como se sienten por dentro. Quieren verse tan jóvenes como se sienten".

Además, la cirugía plástica no se considera como un tabú o una vanidad tan grandes entre los miembros de la generación de la postguerra como en generaciones anteriores, aseguró Matarasso.

También entran en juego los cambios sociales. Por ejemplo, el aumento en los medios sociales y las aplicaciones de citas ha hecho que la generación de la postguerra se interese más por su aspecto, dijo Leipziger.

"Tengo muchos pacientes que acuden a mí que se han divorciado o perdido a su cónyuge. Quieren volver poco a poco a buscar pareja, y se ven en el espejo y sienten que no han hecho cosas para verse mejor", comentó Leipziger. "Les gustaría mejorarse un poco para sentirse mejor al salir a buscar pareja de nuevo".

Los cambios en la economía y en el mercado laboral de EE. UU. también fomentan el interés entre los estadounidenses mayores, señaló Matarasso.

"Ya no nos quedamos en los trabajos toda la vida. Nos guste o no, las primera impresiones son una parte importante de la vida", dijo. "Si alguien cambia mucho, ya sea social o económicamente, quizá se preocupe más de su apariencia".

Por último, las personas podrían pensar en la cirugía plástica porque hay más opciones disponibles, y avances que han mejorado tanto la seguridad como los resultados, apuntó Matarasso.

"El mundo debe darse cuenta de que, más o menos en la última década, la cirugía plástica ha cambiado", enfatizó. "En el año 2000, esta conversación solo sería sobre la cirugía. Ahora contamos con técnicas mínimamente invasivas, e incluso no quirúrgicas".

Pero la cirugía plástica tradicional sigue siendo cirugía, y los pacientes deben ser conscientes del riesgo si no tienen una salud magnífica.

"Lo esencial es que los problemas médicos que complican las cosas no son deseables. No queremos a personas que no estén sanas", dijo Matarasso.

Las complicaciones de cualquier cirugía plástica pueden incluir la infección, hematomas, sangrado excesivo, dificultades con la curación de las heridas y problemas con la anestesia, según Stanford University Health.

Los miembros de la generación de la postguerra que estén pensando en la cirugía plástica deben primero consultar al médico para asegurarse de que no tengan un problema de salud que pudiera complicar el procedimiento o la recuperación, planteó Leipziger.

También deben asegurarse de seguir todas las recomendaciones sobre el cuidado pre y postquirúrgico, añadió.

"El mejor paciente para una cirugía plástica es un paciente sano con expectativas realistas, en quien podamos realizar un procedimiento quirúrgico meticuloso que incluya una atención pre y postoperatoria concienzuda", dijo Leipziger.

Más información

La Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos ofrece más información sobre la seguridad del paciente.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Alan Matarasso, M.D., president, American Society of Plastic Surgeons; Lyle Leipziger, M.D., chief, plastic and reconstructive surgery, North Shore University Hospital, Manhasset, N.Y., and Long Island Jewish Medical Center, New Hyde Park, N.Y.

Last Updated: