El miedo al dentista puede comenzar pronto en los niños de las minorías... y con buenos motivos

In English

JUEVES, 9 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- A pocos niños les gusta ir al dentista, pero los niños de las minorías quizá tengan algunas quejas legítimas, sugieren unos investigadores.

Un nuevo estudio encuentra que los niños pobres, y los hispanos y los asiáticos, quizá sean más propensos a tener malas experiencias durante las visitas al dentista que los niños blancos y los de familias más ricas, encuentra un estudio reciente.

En muchos caso, al niño lo sujetaron físicamente, lo separaron de un padre/cuidador o lo sedaron sin consentimiento.

"La prevalencia de una atención inadecuada para la etapa del desarrollo difirió significativamente entre las familias con unos ingresos bajos, latinas o asiáticas y las familias con unos ingresos más altas o caucásicas", comentó la autora principal, Stephanie Reich, profesora asociada de educación en la Universidad de California, en Irvine.

El equipo de su universidad encuestó a casi 1,200 padres/cuidadores de niños menores de 6 años en cuatro ciudades de EE. UU. Las encuestas, realizadas en inglés, español y vietnamita, preguntaron a los encuestados sobre las experiencias de sus hijos en el dentista.

Los padres/cuidadores blancos tuvieron más de dos veces más probabilidades de reportar experiencias positivas, mientras que los incidentes desagradables fueron mucho más comunes entre las familias con unos ingresos bajos y las minoritarias.

Casi una cuarta parte de los cuidadores recordaron eventos que los hicieron no querer volver al dentista. Dos tercios habían sido separados del niño, y un 25 por ciento de los niños fueron sujetados, muchos durante las limpiezas. A otra cuarta parte los sedaron durante limpiezas.

El estudio aparece en una edición reciente de la revista Academic Pediatrics.

"Aunque la ampliación de Medicaid ha aumentado en gran medida la cobertura de salud oral de los niños, la utilización de los servicios y los resultados de salud no se han correspondido con ese crecimiento", añadió Reich en un comunicado de prensa de la universidad.

La mala salud dental en la niñez predice la enfermedad dental a una edad más avanzada, según los autores del estudio.

Anotaron que la investigación sobre la atención dental de los niños se ha enfocado sobre todo en temas como la cobertura de seguro, encontrar un proveedor que acepte Medicaid, los problemas del transporte y el conocimiento de los padres. Se ha dado poca consideración al rol que tienen los dentistas y el personal en si el niño adquiere el hábito de la atención dental.

"Encontramos que los problemas del costo, el acceso a los proveedores y la falta de conocimiento no eran las principales barreras contra el inicio y la continuación de la atención dental", señaló Reich. "Los datos sugieren que es probable que las experiencias negativas reduzcan las probabilidades de que se vuelva a ir o de que se lleve a los niños al dentista".

En general, los hallazgos demuestran una mala comunicación entre los proveedores y los padres, pero aun así el rol de los dentistas y su personal no se estudia de forma sistemática, lamentó Reich. "Estos datos sugieren que se debería estudiar", anotó.

Los dentistas necesitan un mejor entrenamiento sobre cómo trabajar con los niños pequeños y sobre cómo interactuar con las diversas familias, planteó. "El problema de identificar formas en que el sesgo podría alterar la calidad de la atención también se debe abordar", añadió Reich.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) explica la importancia de las visitas regulares al dentista.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: University of California, Irvine, news release, May 2, 2019

--

Last Updated: