Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Siga usando ese hilo dental: un estudio vincula la enfermedad de las encías con un mayor riesgo de cáncer

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 21 de julio de 2020 (HealthDay News) -- ¿Desea evitar el cáncer? Piense en cepillarse los dientes y usar hilo dental con una mayor frecuencia.

¿Por qué? Las personas con unas encías malas quizá tengan un riesgo más alto de desarrollar ciertos tipos de cáncer, sugiere una investigación reciente.

Los antecedentes de enfermedad de las encías parecen aumentar el riesgo de cáncer de estómago en un 52 por ciento, y de cáncer de garganta en un 43 por ciento, según los datos de dos importantes estudios a largo plazo sobre la salud.

Las personas que habían perdido dos o más dientes también tenían un riesgo más alto de cáncer (de un 33 por ciento para el cáncer de estómago, y de un 42 por ciento para el cáncer de garganta), en comparación con las personas que nunca habían perdido ningún diente, reportaron los investigadores.

"Los participantes con enfermedad periodontal y un número más alto de dientes perdidos tenían un riesgo más alto de desarrollar los dos cánceres gastrointestinales, incluso tras ajustar por otros factores de riesgo importantes", señaló el investigador sénior, Mingyang Song, profesor asistente de epidemiología clínica de la Facultad de Medicina T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston.

Si estos hallazgos se sostienen, muchas personas de Estados Unidos podrían tener un mayor riesgo de estos cánceres. Casi la mitad de los adultos de a partir de 30 años tienen enfermedad de las encías, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos de salud recolectados de decenas de miles de profesionales de la salud durante dos estudios a largo plazo, incluyendo a 98,000 mujeres del Estudio de salud de las enfermeras y a más de 49,000 hombres del Estudio de seguimiento de profesionales de la salud.

Durante los 22 a 28 años de seguimiento, los participantes desarrollaron 199 casos de cáncer de garganta y 238 casos de cáncer de estómago.

En general, las personas con cualquier antecedente de enfermedad de las encías tenían un riesgo un 59 por ciento más alto de cáncer de garganta, en comparación con las personas que nunca habían tenido enfermedad periodontal, independientemente de si habían perdido dientes o no, mostraron los hallazgos.

Hubo cierta diferencia al observar el cáncer de estómago. Las personas con enfermedad de las encías que no habían perdido dientes tenían un riesgo un 50 por ciento más alto de cáncer de estómago, mientras que las que habían perdido uno o más dientes tenían un riesgo un 68 por ciento más alto.

Peter Campbell es director científico de investigación en epidemiología de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society). Comentó que "la boca, el esófago y el estómago están conectados, por supuesto, y son importantes componentes del sistema digestivo. No es sorprendente ver que un marcador de enfermedad en un órgano se conecte con otra enfermedad, como el cáncer, más abajo en el tracto [gastrointestinal]".

Song dijo que la inflamación provocada por la enfermedad de las encías podría ser un factor que aumente el riesgo de cáncer.

"Las personas con enfermedad periodontal tienden a tener una mayor inflamación sistémica, que es uno de los mecanismos subyacentes del desarrollo del cáncer", explicó.

También es posible que la mala salud oran fomente el crecimiento de bacterias en la boca y las encías que pudieran contribuir al cáncer, anotaron Song y Campbell.

"En este estudio y otros parecidos, parece que algunas de las mismas bacterias y patógenos relacionados que conducen a la pérdida dental y a la enfermedad de las encías también se asocian con los tumores en el estómago y en el esófago", señaló Campbell.

El riesgo de cáncer relacionado con la enfermedad de las encías en este estudio fue independiente del uso del tabaco, lo que significa que los fumadores con una mala salud oral podrían enfrentarse a un riesgo incluso más alto de esos cánceres gastrointestinales, añadió Song.

Y es posible que mientras más tiempo se tengan unas encías enfermas, más probable sea que el riesgo de cáncer aumente, sugirieron Song y Campbell.

"Sin duda parece plausible que tener una enfermedad periodontal de una mayor duración se asocie con unos riesgos incluso más altos de estos cánceres", dijo Campbell. "Parte de esa asociación quizá se explique mediante simplemente una mayor edad, que es en sí un fuerte factor de riesgo, pero tendemos a tenerlo en cuenta bastante bien".

Si tiene antecedentes de encías enfermas y desea reducir su riesgo potencial de cáncer, Campbell recomienda ir al dentista con regularidad, cuidar bien la salud oral, aprender las señales y los síntomas del cáncer de estómago, y someterse a todas las pruebas de detección del cáncer que sean adecuadas para su edad.

Tanto Song como Campbell hicieron un llamado a que se realicen más estudios sobre este posible riesgo de cáncer, incluyendo ensayos clínicos.

El nuevo estudio se publicó en la edición del 20 de julio de la revista de la revista Gut.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información la salud oral.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Mingyang Song, ScD, assistant professor, clinical epidemiology and nutrition, Harvard T.H. Chan School of Public Health, Boston; Peter Campbell, PhD, scientific director, epidemiology research, American Cancer Society; Gut, July 20, 2020

Last Updated: