Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Los monitores continuos de la glucosa ayudan con la diabetes tipo 1 a cualquier edad

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 17 de junio de 2020 (HealthDay News) -- Con frecuencia, la tecnología hace que sea más fácil manejar la vida, y una nueva investigación confirma que sin duda esto es lo que sucede entre las personas con diabetes tipo 1.

Los monitores continuos de la glucosa, unos dispositivos que estiman los niveles de azúcar en la sangre cada pocos minutos, pueden ayudar a los adolescentes y a los adultos jóvenes a gestionar su diabetes. También pueden ayudar a los adultos mayores a prevenir unos niveles de azúcar en la sangre peligrosamente bajos (hipoglucemia), según dos estudios recientes.

"La llegada de los monitores continuos del monitoreo continuo de la glucosa (MCG) ha revolucionado la atención ambulatoria de la diabetes en la última década", escribieron las autoras de un editorial publicado junto con los estudios, la Dra. Shivani Agarwal y la Dra. Anne Cappola, del Colegio de Medicina Albert Einstein, en la ciudad de Nueva York.

Los monitores continuos de glucosa miden la cantidad de azúcar (glucosa) en el líquido intersticial. Ese es el fluido que rodea a las células del cuerpo. Los dispositivos pueden monitorizar las tendencias en los niveles de glucosa y proveer alarmas cuando los niveles de azúcar suben o bajan con demasiada rapidez, o si están fuera de un rango aceptable.

Esta información permite a las personas con diabetes ajustar su dosis de insulina o consumir un refrigerio para prevenir la hipoglucemia cuando los niveles de glucosa bajan con rapidez.

El dispositivo contiene un sensor muy delgado que se inserta bajo la piel para medir los cambios en la glucosa, y un transmisor que se conecta con el sensor. El transmisor se pega en la piel mediante un parche adhesivo. El transmisor envía información del sensor por vía inalámbrica a un receptor, teléfono inteligente, tableta o ciertas bombas de insulina.

Uno de los nuevos estudios observó en específico qué tan bien los MCG podían prevenir la hipoglucemia en las personas mayores con diabetes tipo 1. Las personas con diabetes tipo 1 producen muy poca o ninguna insulina, y deben recibir inyecciones de insulina o insulina a través de una bomba para compensar por la insulina faltante.

Pero reemplazar justo la cantidad adecuada puede resultar difícil. Si falta insulina, los niveles de azúcar en la sangre pueden seguir siendo demasiado altos. Con el tiempo, esto puede conducir a complicaciones de la diabetes, como problemas de la vista, enfermedad renal, afecciones de los nervios y enfermedad cardiaca. Pero un exceso de insulina puede provocar hipoglucemia, que al principio provoca unos síntomas incómodos, pero que puede conducir a la inconsciencia, convulsiones, e incluso la muerte si no se trata.

A medida que las personas envejecen, quizá no sientan los síntomas de la hipoglucemia inicial, por ejemplo temblores o un latido cardiaco acelerado. Algunos desarrollan una afección llamada falta de reconocimiento de la hipoglucemia.

El estudio incluyó a más de 200 personas mayores de 60 años con diabetes tipo 1. La mitad recibieron MCG para monitorizar sus niveles de glucosa, mientras que la otra mitad revisaron su azúcar en la sangre con un medidor sanguíneo estándar, que usa una gota de sangre extraída de un dedo.

Las personas con MCG tuvieron unas tasas más bajas de hipoglucemia. El grupo de MCG tenía unos niveles de glucosa inferiores a 70 miligramos por decilitro, el umbral para un azúcar en la sangre bajo, un 5 por ciento de las veces antes del inicio del estudio (alrededor de 73 minutos al día), y menos de un 3 por ciento de las veces durante el periodo de seis meses del estudio (unos 39 minutos al día).

Los que revisaban su azúcar en la sangre con un medidor estándar tenían una glucosa baja un 4.7 por ciento de las veces al inicio del estudio (68 minutos al día), y un promedio de un 4.9 por ciento de las veces durante el estudio (70 minutos al día).

"Hubo una reducción significativa de la hipoglucemia en las personas asignadas al azar a la MCG. También hubo una reducción en la inconsciencia, las convulsiones y la necesidad de atención médica. Además, hubo una mejora en el control general [del azúcar en la sangre]", señaló el autor principal del estudio, el Dr. Richard Pratley, director médico del Instituto de la Diabetes AdventHealth en Orlando, Florida.

"Aprendimos que los individuos mayores pueden usar la tecnología para prevenir la hipoglucemia y mejorar su seguridad sin afectar a su control [del azúcar en la sangre]. Creo que la MCG debe ser el estándar de la atención", planteó.

Medicare comenzó a ofrecer cobertura para los dispositivos en 2017.

El otro estudio incluyó a más de 150 personas jóvenes con diabetes tipo 1, que tenían entre 14 y 24 años. Se asignaron al azar a la MCG o a un medidor estándar del azúcar en la sangre. Los investigadores, dirigidos por la Dra. Lori Laffel, del Centro Joslin de la Diabetes, en Boston, querían averiguar si la MCG podía ayudar a los jóvenes a gestionar mejor su diabetes.

El estudio de 26 semanas mostró una mejora pequeña, pero estadísticamente significativa, en el control del azúcar en la sangre.

El Dr. Gerald Bernstein es coordinador el Programa de Diabetes Friedman del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, Aseguró que "el uso de la MCG ha estado aumentando, pero ni se acerca a su potencial".

Bernstein añadió que ambos estudios mostraron "un pequeño beneficio estadístico con la MCG", pero dijo que esperaba que los hallazgos fueran más dramáticos.

"Mi opinión es que las personas que toman dosis múltiples de insulina deberían usarla junto con un programa potente de educación", comentó.

Pero Bernstein anotó que a veces podría haber barreras contra el uso de la MCG, por ejemplo problemas con el seguro y los costos de desembolso.

Los estudios y el editorial se publicaron en la edición del 16 de junio de la revista Journal of the American Medical Association.

Más información

Aprenda más sobre el monitoreo continuo de la glucosa en el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Richard Pratley, MD, medical director, AdventHealth Diabetes Institute, and senior investigator and program lead, AdventHealth Translational Research Institute, Orlando, Fla.; Gerald Bernstein, MD, program coordinator, Friedman Diabetes Institute, Lenox Hill Hospital, New York City; Journal of the American Medical Association, June 16, 2020

Last Updated: