Un medicamento común para la diabetes también podría proteger a los riñones y al corazón

In English

LUNES, 15 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Un medicamento común para la diabetes también podría reducir en gran medida las probabilidades de morir de insuficiencia renal y enfermedad cardiaca en los pacientes diabéticos con enfermedad de los riñones, encuentra un estudio reciente.

La noticia sobre Invokana (canagliflozin) es importante, afirman los expertos, porque la diabetes y los problemas renales con frecuencia van de la mano.

"La diabetes es la principal causa de insuficiencia renal en todo el mundo, pero durante casi dos décadas no ha habido nuevos tratamientos para proteger la función de los riñones", anotó el autor principal del estudio, Vlado Perkovic, profesor en el Instituto George de Salud Global de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

"Este resultado de un ensayo definitivo es un importante avance médico, dado que las personas con diabetes y enfermedad renal tienen un riesgo extremadamente alto de insuficiencia renal, ataque cardiaco, accidente cerebrovascular (ACV) y muerte", señaló Perkovic en un comunicado de prensa de la universidad. "Ahora tenemos una forma muy efectiva de reducir este riesgo, usando una pastilla que se toma una vez al día".

La compañía farmacéutica Janssen, que fabrica la Invokana, financió la investigación. En el estudio participaron más de 4,400 pacientes con diabetes y enfermedad renal en 34 países. La mitad tomaron Invokana y la otra mitad tomaron pastillas "falsas" de placebo. Todos recibieron atención para la enfermedad renal según las directrices actuales.

Los que tomaron Invokana tenían un riesgo un 30 por ciento más bajo de desarrollar insuficiencia renal, un riesgo un 30 por ciento más bajo de fallecer de insuficiencia renal o enfermedad cardiaca, un riesgo un 20 por ciento más bajo de eventos cardiacos mayores como un ataque cardiaco, un ACV o la muerte relacionada con el corazón, y un riesgo un 39 por ciento más bajo de hospitalización por insuficiencia cardiaca, reportaron los investigadores.

Los hallazgos aparecen en la edición del 15 de abril de la revista New England Journal of Medicine.

No hubo un riesgo más alto de efectos secundarios mayores entre los que tomaron Invokana, según el estudio, que también se presentó el lunes en el Congreso Mundial de Nefrología de la ISN, en Melbourne, Australia.

La Invokana pertenece a una clase de medicamentos para la diabetes conocida como inhibidores del cotransportador de sodio-glucosa tipo 2 (SGLT2).

Meg Jardine, coautora del estudio y profesora asociada en el Instituto George, dijo que "dado que se predice que 5 millones de personas tendrán insuficiencia renal en todo el mundo en 2035, este es un avance importante".

Dos expertos en la atención de la diabetes y renal (de los riñones) que leyeron el nuevo estudio se mostraron de acuerdo en que los hallazgos son significativos.

"La causa de la insuficiencia renal de más de un 40 por ciento de los pacientes con enfermedad renal en etapa final es la diabetes", anotó la Dra. Maria DeVita, jefa de nefrología en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Explicó que los medicamentos inhibidores del SGLT2 como Invokana funcionan al bloquear la "recaptación" de la glucosa dentro del riñón. Por tanto, una mayor cantidad de ese azúcar de la sangre, y también de sal, salen de forma inocua en la orina en lugar de permanecer en los riñones, donde pueden hacer daño, apuntó DeVita.

Entonces, la Invokana "podría cambiar sustancialmente la trayectoria del deterioro renal, preservando la función de los riñones durante más años de lo que creíamos posible a largo plazo", comentó DeVita. "Es una noticia maravillosa para los que tienen enfermedad renal diabética".

El Dr. Guy Mintz es director de salud cardiovascular en el Hospital Cardiaco Sandra Atlas Bass en Manhasset, Nueva York. También considera que los nuevos hallazgos son "emocionantes".

"Con otro estudio impresionante sobre esta familia de fármacos, los inhibidores del SGLT2 podrían ahora utilizarse en todos los pacientes de diabetes tipo 2 con enfermedad renal y un mayor riesgo cardiovascular", siempre y cuando no haya ningún motivo para no hacerlo, considera Mintz.

"Es otra herramienta que tenemos para reducir la enfermedad renal progresiva y los eventos cardiacos en nuestra población de diabéticos tipo 2 con enfermedad de los riñones", añadió.

Más información

La National Kidney Foundation ofrece más información sobre la diabetes y la enfermedad renal.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Maria DeVita, M.D., chief of nephrology, Lenox Hill Hospital, New York City; Guy Mintz, M.D., director, cardiovascular health and lipidology, Sandra Atlas Bass Heart Hospital, Manhasset, N.Y.; University of Oxford, news release, April 15, 2019

--

Last Updated: