Un control más estricto del azúcar en sangre no es lo más conveniente para algunos diabéticos

Un estudio halla que se deberían sopesar primero otros problemas médicos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 15 de diciembre (HealthDay News/DrTango) -- El control estricto del azúcar en sangre no necesita ser el objetivo principal de las personas con diabetes tipo 2 que tienen otros problemas médicos, apunta un estudio reciente.

En la diabetes tipo 2, el grado de control del azúcar en sangre "ha generado controversia a lo largo de una década", dijo el Dr. Sheldon Greenfield, profesor de medicina de la Universidad de California en Irvine, y autor principal de un informe que aparece en la edición del 15 de diciembre de Annals of Internal Medicine. "Nuestro trabajo pretende reconciliar estos temas tan polémicos".

Greenfield y sus colaboradores le dieron seguimiento a 2,613 personas tratadas por diabetes en clínicas de Italia durante cinco años, midieron el beneficio que habían obtenido en términos de menor incidencia de ataques cardiacos y de otros problemas cardiovasculares por alcanzar niveles de glucosa en sangre inferiores al 6.5 por ciento, un nivel un poco menor que el siete por ciento que se recomienda en general. Hallaron que esos beneficios se relacionaban directamente con la presencia de otros problemas médicos, es decir, mientras más problemas, menos beneficios.

Los problemas acompañantes se detallaron mediante el uso de una herramienta común, el índice de carga global de enfermedades, que incluye afecciones que afectan a una variedad de sistemas: el corazón, el sistema gastrointestinal y los pies, con gran énfasis en los problemas cardiovasculares como presión arterial alta y colesterol alto.

Los niveles de azúcar en sangre por debajo de 6.5 por ciento se asociaron a un menor riesgo de eventos cardiovasculares en personas con niveles entre bajos y moderados de problemas acompañantes, pero no entre los que tenían un alto nivel de estos problemas, halló el estudio. Lo mismo ocurría para el nivel de glucosa en sangre de 7 por ciento.

"El mensaje para las personas que tienen muchas otras afecciones médicas es que su vida puede ser más fácil si prestan un poco menos de atención a los niveles de glucosa en sangre y se centran en las otras afecciones que padecen", dijo Greenfield.

Sin embargo, se apresuró a añadir que "no queremos que el nivel de azúcar en sangre suba demasiado. Así que debería oscilar entre 7 y 8, al menos controlarse de forma moderada".

Un control más estricto se recomienda para los diabéticos que no tienen otras afecciones médicas adicionales, apuntó Greenfield. "Hay que personalizar el tratamiento, para que las personas que más se beneficien de un bajo nivel de azúcar en sangre sean las que lucen por alcanzarlo", dijo "En las personas en las que todo [lo demás] esté funcionando bien, el nivel se debería mantener, si es posible, por debajo de 7".

Varios estudios previos han mostrado poco o ningún beneficio, o incluso un mayor peligro de enfermedad cardiaca, por un control demasiado estricto de los niveles de glucosa en sangre en la diabetes tipo 2, escribió el Dr. David Nathan, profesor de medicina de la Facultad de medicina de Harvard y director del Centro para la diabetes del Hospital General de Massachusetts, en un editorial acompañante.

Un estudio parecido, que se publicó a principios de este año, encontró un riesgo de muerte diez por ciento mayor relacionado con los esfuerzos intensos por reducir los niveles de azúcar en sangre en los diabéticos tratados en las unidades de cuidados intensivos del hospital.

Pero Nathan apuntó que "tenemos una gran cantidad de datos que indican que mantener un nivel de azúcar en sangre promedio durante los últimos tres meses de menos de 7 por ciento es bueno. Sobre todo para proteger los ojos, los riñones y los nervios de los estragos de la diabetes. La pregunta es si bajar el nivel un poco más supone una mayor protección. Varios estudios de gran tamaño han demostrado que no hay beneficios en términos de enfermedad cardiaca o que incluso podría ser peligroso".

El nuevo estudio no es concluyente, ya que es observacional y carece de los controles que distinguen los mejores ensayos médicos, señaló Nathan. Para que el ensayo controlado sea concluyente, "es necesario tratar a una población más joven y sana durante un periodo de tiempo más largo para observar algún beneficio", dijo. El tamaño y el coste de un ensayo de este tipo hace poco probable que se pueda llevar a cabo, agregó Nathan.

Para los que tienen diabetes tipo 2, "el siete por ciento debería ser el objetivo para la mayoría de los pacientes", apuntó. "Los esfuerzos por bajar el nivel mucho más no cuentan con el respaldo de los datos, y los médicos deberían ser cautos al tratar de bajarlo".

Sin embargo, ese consejo no es el adecuado para las personas diabéticas que pueden alcanzar menores niveles comiendo de forma correcta, sin la ayuda de medicamentos, subrayó Nathan. "Si lo pueden lograr sólo con la dieta, sería fabuloso", destacó.

Más información

Para más información sobre la diabetes tipo 2, visite la American Diabetes Association.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Sheldon Greenfield, M.D., professor, medicine, University of California at Irvine; David Nathan, M.D., professor, medicine, Harvard Medical School, director, Diabetes Center, Massachusetts General Hospital, Boston; Dec. 15, 2009, Annals of Internal Medicine

Last Updated: