Critican los altos costos de la insulina en el Capitolio

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 3 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Para demasiados estadounidenses, el costo de la insulina, que salva vidas, es simplemente demasiado alto, lo que lleva a hasta uno de cada cuatro a racionar el fármaco, señalaron esta semana unos expertos que testificaron ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara.

La reunión se enfocó sobre todo en definir el problema y explorar soluciones potenciales, como bajar los precios de lista de la insulina y aumentar la transparencia, de forma que todos puedan ver quién paga qué en la compleja cadena de suministro de la insulina.

"El precio de la insulina se ha duplicado desde 2012, después de casi triplicarse en los 10 últimos años", apuntó la representante Diana DeGette (D-CO), copresidenta del Comité de Diabetes de la Cámara.

"Hace demasiado tiempo que oímos historias y leemos perturbadores reportes en las noticias. Las personas se saltan dosis, no pueden pagar el alquiler o comprar comida, e incluso recurren a un mercado negro de la insulina para poder costearse la insulina", anotó.

¿Cuál es el motivo del increíble aumento en los precios de la insulina?

Todavía no está muy claro. La Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association, ADA), formó un grupo de trabajo para intentar determinar el origen de los crecientes precios. La ADA encontró que había poca transparencia en los precios a lo largo de la cadena de suministro de la insulina. El Dr. William Cefalu, director científico, médico y de misión de la ADA, hizo repetidamente un llamamiento a una mayor transparencia durante la reunión.

Ahora mismo, nadie sabe exactamente cuánto se beneficia cada intermediario de la cadena de suministro (los mayoristas, los administradores de beneficios farmacéuticos y las farmacias) de la venta de la insulina. La información sobre cuánto se paga al final a los fabricantes por la insulina tampoco está disponible para el público.

El sistema actual fomenta unos precios de lista altos, y ese es el precio que alguien sin seguro o que tiene un deducible alto con frecuencia tiene que pagar, según los expertos que testificaron en la reunión.

Una cadena de suministros 'rota'

"Hay mucha culpa a repartir", testificó el Dr. Alvin Powers, director del Centro de Diabetes Vanderbilt. Pero la necesidad de resolver este creciente problema es urgente, dijo, y añadió que "nuestra cadena de suministro de insulina está rota, es injusta y peligrosa".

Explicó que, como médico, no tiene ni idea de qué tendrán que pagar sus pacientes cuando les da una receta. Incluso con los expedientes médicos electrónicos, no tiene esa información disponible.

PhRMA, una asociación comercial de la industria de las compañías farmacéuticas, ha propuesto varias soluciones para que la insulina sea más asequible. Una sugerencia es ofrecer la insulina con un copago fijo. Otra es excluir la insulina y otros medicamentos para las enfermedades crónicas del deducible en los planes con un deducible alto, y comenzar a pagar esos medicamentos antes de que se haya cumplido el deducible. El grupo también recomienda reformar los sistemas actuales de reembolsos, y cuando haya reembolso disponibles, sugieren que esos pagos se otorguen directamente a los pacientes.

Y el miércoles, el gigante de la gestión de beneficios farmacéuticos Express Scripts anunció que los costos de desembolso de la insulina se podrían restringir a 25 dólares al mes para las personas bajo un nuevo plan de beneficios de medicamentos. El ahorro mensual promedio para los trabajadores cuyas compañías adopten el plan empresarial sería de unos 16 dólares al mes, reportó The New York Times.

Los pacientes tienen dificultades reales

Mientras tanto, los niveles de estrés de los pacientes siguen aumentando. Christel Marchand Aprigliano, directora ejecutiva de la Coalición de Defensoría de los Pacientes de Diabetes (Diabetes Patient Advocacy Coalition), sufre de diabetes tipo 1, lo que significa que necesita insulina para sobrevivir. Testificó que, en 2011, hizo un copago de 40 dólares por un frasco de insulina al final del año. Al mes siguiente, cuando fue a recoger el mismo frasco de insulina en la farmacia, el costo fue de 1,269 dólares, porque su familia había cambiado a un plan de salud con un deducible alto.

Hace poco, su esposo perdió el trabajo inesperadamente. Presentó una solicitud a un programa de asistencia al paciente de su fabricante de insulina. Le dijeron que no calificaba, porque el papeleo requerido utilizaba los ingresos anteriores. Sus ingresos actuales eran cero. Apeló. Le dijeron que tomarían una decisión en cuatro a seis semanas. No puede pasar un solo día, ni siquiera horas, sin insulina sin arriesgarse a complicaciones y poner su vida en peligro.

Y no se trata solo de la preocupación física inmediata, señaló. Preguntarse si tendrá seguro de un mes a otro, o si puede pagar la insulina incluso sin seguro, "es una tortura psicológica por la que pasamos cada mes", comentó Marchand Aprigliano sobre las personas que son dependientes de la insulina.

Aaron Kowalski, director de misión de la JDRF (que antes se conocía como la Juvenile Diabetes Research Foundation), recomendó que los fabricantes reduzcan los precios de lista, que los reembolsos se deben eliminar y que debería haber un copago de dinero único y fijo para todo el mundo.

Kowalski dijo que las soluciones deben "reflejar el rol de la insulina como un medicamento que salva y mantiene vidas". Añadió que los altos precios de insulina dañan a las personas de muchas formas: estos costos dificultan que las personas paguen la hipoteca y el coche, manden a sus hijos a la universidad y eviten las deudas.

Los estadounidenses pagan mucho más

Un representante, el Dr. Michael Burgess (R-TX), sugirió que Medicare y Medicaid deberían considerar simplemente cubrir el costo de la insulina. Uno motivo podría ser que las complicaciones potenciales de las personas que prescinden de la insulina pueden resultar bastante costosas.

Varios expertos en la reunión anotaron que los precios no son tan altos en otros países.

Lija Greenseid, una madre de Minneapolis con una hija de 13 años que tiene diabetes tipo 1, lo experimentó de primera mano. Su familia viajó a varios países, y tuvo que comprar insulina durante el viaje. Los precios variaban mucho respecto a lo que paga en Estados Unidos.

Los precios varían en Estados Unidos dependiendo de la farmacia y el seguro, pero dijo que ha pagado hasta 700 dólares por una caja de inyectores de insulina. La misma caja (cinco inyectores de insulina) cuesta unos 73 dólares en Alemania (según la tasa de cambio de 2017), 57 dólares en Israel, 51 dólares en Grecia y 61 dólares en Italia.

Greenseid anotó que las personas de esos países podrían pagar incluso menos que ella, porque ese era el precio que pagaron como viajantes extranjeros sin seguro en esos países.

"Lo que pagamos aquí es completamente indignante. La insulina es mucho menos cara en todos los demás países desarrollados, y mucho más fácil de obtener. No tiene que ser así. Este problema es único de Estados Unidos", lamentó Greenseid.

La próxima semana, el mismo comité de la Cámara escuchará a las compañías farmacéuticas, las aseguradoras y los administradores de beneficios farmacéuticos.

Más información

Para más información sobre la insulina, visite la JDRF.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: House Committee on Energy and Commerce meeting -- "Priced Out of a Lifesaving Drug: The Human Impact of Rising Insulin Prices," April 2, 2019; Lija Greenseid, Minneapolis; The New York Times

Last Updated: