Hasta los ancianos se benefician de la dieta mediterránea

Eso y un estilo de vida saludable aumentan las expectativas de vida, según sostiene un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES 12 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una dieta mediterránea unida a unos cuantos hábitos de estilo de vida saludables, pueden sumar años de vida, incluso para los ancianos, según plantea un estudio holandés.

"La dieta mediterránea rica en alimentos vegetales en combinación con un consumo moderado de alcohol, nada de tabaco y al menos 30 minutos de actividad física por día, está asociada con una disminución del índice de mortalidad en personas mayores", afirmó Kim Knoops, profesora de nutrición humana de la Universidad de Wageningen e investigadora principal del estudio. En el caso de este estudio, la combinación de cambios produjo una reducción de un 65 por ciento en el índice de mortalidad general.

"Esto apoya la hipótesis de que sujetos que siguen una dieta mediterránea y un estilo de vida saludable son menos propensos a morir de todas las causas, y de enfermedades cardiacas coronarias, enfermedades cardiovasculares y cáncer, incluso si están entre los 70 y 90 años de edad", añadió Knoops.

Knoops y sus colegas recopilaron los datos de 1,507 hombres sanos y 832 mujeres, entre los 70 y 90 años, en 11 países europeos de 1988 hasta el 2000. Sus hallazgos aparecen en la edición del 22/29 de septiembre del Journal of the American Medical Association.

Una dieta mediterránea es rica en frutas, vegetales, pescado, nueces, granos enteros y grasa como el aceite de oliva. La dieta es baja en carnes rojas y productos lácteos.

"La dieta y el estilo de vida pueden reducir la mortalidad de enfermedades cardiovasculares, enfermedades cardiacas coronarias y cáncer", recalcó Knoops.

En otro estudio en la misma edición, investigadores italianos informaron que una dieta mediterránea beneficia a aquellos con síndrome metabólico, que es una señal temprana de la diabetes tipo 2 y de enfermedad cardiaca.

Por tanto, las señales del síndrome metabólico (también conocido como Síndrome X) incluyen obesidad, alta presión arterial, colesterol alto, altos de niveles de glucosa en la sangre, altos niveles de insulina en la sangre y altos niveles de triglicéridos.

Además, el síndrome afecta las células endoteliales. Estas células revisten los vasos sanguíneos, y son importantes en la reducción de la inflamación vascular, que se cree conduce a la enfermedad cardiovascular.

"Una dieta al estilo mediterráneo, como la que usamos en nuestro estudio, reducía la prevalencia del síndrome metabólico a la mitad", señaló el Dr. Dario Giugliano, profesor de enfermedades metabólicas en la Segunda Universidad de Nápoles e investigador principal del estudio.

En el estudio, 180 pacientes con síndrome metabólico fueron asignados al azar a seguir una dieta mediterránea, mientras que otros siguieron una dieta prudente que incluía del 50 al 60 por ciento de carbohidratos, del 15 al 20 por ciento de proteínas, y menos de un 30 por ciento de grasa.

Tras dos años, aquellos que seguían una dieta mediterránea experimentaron una reducción significativa en el peso, presión arterial, niveles de glucosa en la sangre, niveles de insulina, colesterol y en los niveles de triglicéridos en comparación con el otro grupo que seguía simplemente una dieta prudente. Además, se redujeron los marcadores de inflamación.

El equipo de Giugliano encontró que la función endotelial mejoró también para aquellos en la dieta mediterránea, pero permaneció igual para aquellos en la dieta prudente.

De las 90 personas en la dieta mediterránea, 40 tenían todavía el síndrome metabólico en comparación con 70 de los 90 pacientes que no estaban en esta dieta. Sin embargo, cuando los componentes del síndrome metabólico fueron tomados en conjunto, hubo una reducción general de un 50 por ciento en el síndrome, informaron los investigadores.

"El síndrome metabólico es un precursor de la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular", explicó Giugliano . "Los pacientes con el síndrome metabólico, un cuarto de la población adulta en EE.UU., están en riesgo de desarrollar la diabetes tipo 2 y eventos cardiovasculares".

"Este estudio puede resultar especialmente importante en la reducción de la incidencia del síndrome metabólico, y, por lo tanto, en el riesgo de diabetes y cardiovascular", declaró Giugliano. "Comer bien y permanecer sano es particularmente importante para aquellas personas que fracasan en su intento por perder peso o aumentar su rutina de ejercicios, que constituyen otros medios de reducir el riesgo cardiovascular".

La ventaja de la dieta mediterránea es que no es restrictiva como algunas otras dietas disponibles, afirmó Eric B. Rimm, profesor asociado de epidemiología y nutrición de la Facultad de Salud Pública de Harvard.

"No es como la dieta de Atkins, o como la Zone, está muy próxima a la dieta de South Beach , aunque la dieta mediterránea incluye alcohol. Pienso que es muy fácil de incorporarla a nuestro estilo de vida en este país", indicó Rimm.

"Creo que es importante elegir algo con lo que se sienta cómodo y que se pueda vivir con ello como una elección de estilo de vida para siempre, y la dieta mediterránea encaja perfectamente", declaró.

"Estoy sorprendido sobre cuántas enfermedades crónicas mortales se pueden prevenir", indicó Rimm. "Son simplemente algunas elecciones de estilo de vida que se pueden hacer para que las personas prolonguen su vida de manera sustancial".

Rimm, coautor de un editorial acompañante, señaló que miles de millones se gastan cada año en el tratamiento de condiciones crónicas tales como la diabetes o enfermedades cardiacas. "Este país debería abrir los ojos e invertir más dinero en capacitar a las personas para que vivan un mejor estilo de vida. Podría resultar un beneficio sustancial para los costos de cuidados en salud así como para la longevidad", afirmó.

Más Información

La American Heart Association tiene más información sobre la dieta mediterránea.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Kim Knoops, M.Sc., professor, human nutrition, Wageningen University, The Netherlands; Dario Giugliano, M.D., Ph.D, professor, metabolic diseases, Second University of Naples, Italy; Eric B. Rimm, Sc.D., associate professor, epidemiology and nutrition, Harvard School of Public Health, Boston; September 22/29, 2004, Journal of the American Medical Association

Last Updated: