La disfunción eréctil afecta a 18 millones de hombres en los EE.UU.

Según los expertos, cambios en el estilo de vida podrían ayudar a reducir el problema

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES 1 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Más de 18 millones de hombres en los Estados Unidos se ven afectados por la disfunción eréctil, según un estudio reciente.

El problema es particularmente agudo entre hombres que tienen enfermedad cardiovascular, diabetes y los que hacen poco ejercicio, informan investigadores en la Escuela de salud pública Bloomberg de la Johns Hopkins.

"La asociación entre la disfunción eréctil, la diabetes y otros factores de riesgo cardiovascular puede servir como un poderoso motivador para los hombres para los que los cambios en la dieta y el estilo de vida están realmente indicados", afirmó Elizabeth Selvin, autora del estudio y becaria de postdoctorado de la Johns Hopkins.

"Si se controla la diabetes y se tratan los factores de riesgo existentes y se hacen cosas para prevenir la diabetes y controlar la presión sanguínea y los niveles de colesterol, no sólo se reducirá el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes, sino que también se mejorará la función sexual", señaló.

Los hallazgos aparecen en la edición del 1 de febrero del American Journal of Medicine.

En el estudio, el equipo de Selvin recolectó datos sobre más de 2,100 hombres que participaron en la Encuesta nacional de evaluación de la salud y la nutrición. Se consideró que los hombres que afirmaron que "a veces podían" o que "nunca podían" lograr y mantener una erección sufrían de disfunción eréctil, mientras que los hombres que afirmaron que "siempre o casi siempre podían" o que "usualmente podían" no.

"Hay una alta prevalencia de disfunción eréctil entre los hombres que tienen factores de riesgo cardiovascular y los que tienen diabetes", afirmó Selvin. "Evaluar la disfunción eréctil entre los hombres que tienen hipertensión y diabetes podría ser importante", añadió.

Los investigadores encontraron que la prevalencia general de disfunción eréctil entre los hombres de los EE.UU. era de 18.4 por ciento. La edad era un importante factor de riesgo. Los hombres a partir de los 70 años de edad daban cuenta del 70 por ciento de los que tenían disfunción eréctil. En contraste, sólo el 5 por ciento de los hombres que tenían problemas eréctiles tenían entre 20 y 40 años.

La disfunción eréctil se relacionó especialmente con la diabetes. "Es importante que los médicos sepan que más del 50 por ciento de sus pacientes diabéticos masculinos están afectados por disfunción eréctil", aseguró Selvin.

Además, casi el 90 por ciento de los hombres que tienen disfunción eréctil tenían por lo menos un factor de riesgo para enfermedad cardiaca, que incluía diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia o fumar.

"Además, los hombres que eran físicamente inactivos y tenían altos índices de conducta sedentaria, como ver tres o más horas de televisión al día, tenían muchas más probabilidades de sufrir de disfunción eréctil que los hombres que eran físicamente activos", señaló Selvin, así que "aumentar el ejercicio podría ser un tratamiento no farmacológico efectivo".

Un experto agregó que la disfunción eréctil es un problema extendido.

"Este estudio reitera lo que sabemos, que la disfunción eréctil es altamente prevalente en los Estados Unidos", señaló el Dr. Hossein Sadeghi-Nejad, director del Centro de medicina reproductiva masculina del Centro médico de la Universidad de Hackensack y profesor asociado de urología de la facultad de medicina de la UMD en Nueva Jersey.

Sadeghi-Nejad considera que los médicos deben evaluar a los hombres en cuanto a la disfunción eréctil. "Es un importante asunto de calidad de vida y los factores que ayudan a prevenir la enfermedad cardiovascular y la diabetes podrían ayudar a disminuir la disfunción eréctil", añadió.

Al cambiar el estilo de vida y tratar la enfermedad cardiaca y diabetes subyacentes, se pueden disminuir las probabilidades de desarrollar disfunción eréctil, afirmó Sadeghi-Nejad. "La disfunción eréctil no es un efecto secundario inevitable del envejecimiento", apuntó. "No piense al respecto como un proceso normal del envejecimiento".

Más información

El U.S. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases puede darle más información sobre la disfunción eréctil.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Elizabeth Selvin, Ph.D., M.P.H., postdoctoral fellow, Bloomberg School of Public Health, Department of Epidemiology, Johns Hopkins University, Baltimore; Hossein Sadeghi-Nejad, M.D., director, Center for Male Reproductive Medicine, Hackensack University Medical Center, associate professor, urology, UMD New Jersey Medical School, Hackensack; Feb. 1, 2007, American Journal of Medicine

Last Updated: