La educación funciona para reducir el riesgo cardiaco de los pacientes

Estudio halla que una intervención sencilla ayuda a mantener el colesterol y la presión arterial en bajos niveles

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES 28 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Investigadores estadounidenses señalan que los programas de educación y evaluación de la salud destinados al público y llevados a cabo por farmaceutas pueden ayudar a reducir las tasas del síndrome metabólico, un conjunto de síntomas que se sabe aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca.

El síndrome metabólico incluye un número de afecciones: hipertensión, amplia circunferencia de la cintura, niveles altos de glucosa (azúcar en la sangre) en ayunas, triglicéridos elevados, y bajos niveles de colesterol "bueno", la lipoproteína de alta densidad (HDL). Las personas que tienen tres o más de estas condiciones enfrentan un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes.

En este estudio, un grupo de farmaceutas y estudiantes de farmacia mantuvo sesiones educativas y de evaluación con 112 personas (con una edad promedio de 45 años) en Little Rock, Arkansas.

"Realizamos pruebas clínicas que medían cada uno de los cincos factores para el síndrome metabólico, luego nos sentamos con cada persona para hablar sobre su riesgo y lo que podía hacer para reducir el riesgo total de enfermedad cardiaca", explicó en una declaración preparada la autora principal Amy M. Franks, profesora asistente en el Colegio de farmacia de la Universidad de Ciencias Médicas de Arkansas.

"Cuando era necesario, los remitíamos a su proveedor de atención médica regular para que hablaran acerca de terapias con medicamentos u otras medidas que pudieran llevar a la práctica", señaló Franks.

En la primera sesión, el 30 por ciento de los participantes del estudio tenía el síndrome metabólico. Cuatro meses después de la sesión inicial, 73 de los participantes habían regresado para su evaluación, y apenas el 18 por ciento tenía el síndrome metabólico.

Estaba previsto que los hallazgos se presentaran el miércoles en la conferencia anual sobre epidemiología de la enfermedad cardiovascular de la American Heart Association, en Orlando, Florida.

Durante cuatro meses, 73 personas experimentaron reducciones en el promedio de: el colesterol total (de 197 miligramos por decilitro (mg/dL) a 189 mg/dL); presión arterial sistólica (número superior), de 123 milímetros de mercurio (mmHg) a 117 mmHg; y presión arterial diastólica (número mínimo), de 79 a 72 mmHg.

Los investigadores también anotaron que una mayor cantidad de participantes estaba tomando medicamentos para combatir la hipertensión y reducir los niveles de triglicéridos en la sangre.

Los hallazgos demuestran que los farmaceutas y otros proveedores de salud pueden reducir los factores de riesgo de síndrome metabólico al educar a los pacientes y hacer recomendaciones sobre el estilo de vida, concluyó Franks.

Más información

La American Academy of Family Physicians tiene más información sobre el síndrome metabólico.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: American Heart Association, news release, Feb. 28, 2007

--

Last Updated: