Los medicamentos son la mejor defensa inicial contra la enfermedad cardiaca para los diabéticos

Estudio halla que los medicamentos ofrecen generalmente resultados tan buenos como la cirugía, sobre todo en casos menos graves

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

DOMINGO 7 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente señala que los medicamentos deberían ser la primera línea de tratamiento para los diabéticos que se enfrentan a la enfermedad cardiaca.

Según los expertos, solo si se consideran necesarios más pasos, se podrían tomar en cuenta intervenciones invasivas como la angioplastia o la cirugía de derivación cardiaca.

El asunto es crucial para millones de estadounidenses, pues la diabetes es un factor de riesgo importante para la enfermedad arterial coronaria y el accidente cerebrovascular.

Sin embargo, los hallazgos del estudio, que deben presentarse el domingo en la reunión anual de la American Diabetes Association en Nueva Orleáns y publicarse simultáneamente en línea en el New England Journal of Medicine podrían no terminar con el argumento sobre cuál método, los medicamentos o la cirugía, son el mejor tratamiento de primera línea para mantener a raya los problemas cardiacos.

En el ensayo participaron cerca de 2,400 pacientes de diabetes tipo 2, el tipo que se desarrolla generalmente en la adultez. Estos pacientes también presentaron obstrucciones de la arteria coronaria. Se dio seguimiento a los resultados de todo el grupo durante cinco años después del tratamiento.

Todos recibieron terapia farmacológica intensiva, bien fuera con insulina o con otros medicamentos como metformina, que incrementan la sensibilidad del organismo a la insulina, mientras que otros se sometieron también a procedimientos para mejorar el flujo sanguíneo.

A los cinco años, el 87.8 por ciento de los que recibieron únicamente terapia farmacológica continuaban con vida, en comparación con el 88.3 por ciento de los que recibieron terapia farmacológica más un procedimiento quirúrgico, una diferencia que no es significativa. La incidencia de eventos cardiovasculares importantes, como ataques cardiacos y accidentes cerebrovascular, también fue simular, con 75.9 por ciento para el grupo de tratamiento médico y 77.2 por ciento par el grupo de medicamento y tratamiento. En el grupo de solo medicamento, los que recibieron tratamiento de sensibilización a la insulina obtuvieron resultados ligeramente mejores que los que solo recibieron terapia con insulina.

Como reacción a los hallazgos, la Society for Cardiovascular Angiography and Interventions emitió una declaración en la que señalaba que el ensayo aún "no responde" a la pregunta de si todos los pacientes diabéticos que tienen enfermedad arterial coronaria en varios vasos sanguíneos podría ser tratados mejor con terapia farmacológica óptica más angiografía o derivación.

Los resultados de otro ensayo continuo "podrían aclarar un poco" el asunto, se agregó en la declaración.

Lo que el estudio mostró fue que para la gente que tenía diabetes y enfermedad arterial coronaria estable, "una estrategia de revascularización [apertura quirúrgica de las arterias] rápida no benefició a los pacientes, en comparación con la terapia médica por sí sola", señaló Maria Mori Brooks, líder del ensayo y profesora asistente de epidemiología de la facultad de postgrado en salud pública de la Universidad de Pittsburgh.

Sin embargo, la creciente gravedad de la enfermedad sí pareció importar. "Para los pacientes que tenían enfermedad cardiaca más grave, hubo un beneficio con la cirugía de derivación frente a la terapia médica por sí sola", aseguró.

El beneficio no se observó en los índices de supervivencia, que no variaron mucho entre los grupos que recibieron los diversos tratamientos. La verdadera brecha en los resultados provino de los índices de eventos cardiovasculares de importancia que sufrieron los pacientes, como ataque cardiaco y accidente cerebrovascular. Los investigadores hallaron que fueron significativamente más bajos cuando se agregó la cirugía de derivación a la terapia farmacológica.

Los resultados confirman los de un ensayo sobre el que se informó hace dos años, anotó el Dr. William Boden, profesor de medicina y medicina preventiva de la Universidad Estatal de Nueva York y coautor de un editorial acompañante del informe en la revista. Particularmente, el nuevo estudio mostró que si un procedimiento es necesario para restablecer el flujo cardiaco coronario, "es más probable que la cirugía de derivación reduzca la incidencia de ataques cardiacos reincidentes a que lo haga la angioplastia. Ningún otro estudio que conozca ha mostrado que la cirugía de derivación reduzca la incidencia de infarto del miocardio (ataque cardiaco)", dijo.

Aún así, hubo desacuerdo en ese punto.

El Dr. Kirk Garratt, director de investigación cardiovascular de intervención en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York, señaló que el nuevo ensayo no compara directamente la cirugía de derivación con la angioplastia. Los resultados difirieron porque los médicos tuvieron la libertad de elegir entre los dos métodos de restablecer el flujo sanguíneo y tuvieron más probabilidades de elegir la cirugía de derivación para casos más complejos, dijo.

Brooks estuvo de acuerdo en que el objetivo del estudio no era comparar la derivación con la angioplastia.* Lo que el estudio mostró fue "no más de un tres por ciento de diferencia en el beneficio comparando las terapias", dijo.

Los resultados del nuevo ensayo son un testamento de la capacidad de los nuevos medicamentos para ayudar a los pacientes de diabetes a evitar los problemas cardiacos, señaló Boden.

"Tenemos medicamentos muy poderosos hoy en día", dijo. "Se trata de terapias que modifican la enfermedad que pueden alterar el curso de la enfermedad. En este país, nos hemos enamorado de los beneficios de la angioplastia y las endoprótesis vasculares. Es reconfortante para mí y ojalá para otros médicos ver qué lo que se puede lograr con una terapia médica óptima".

Más información

Hay más información sobre la relación entre la diabetes y la enfermedad cardiaca en National Diabetes Information Clearinghouse.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Maria Mori Brooks, Ph.D, associate professor, epidemiology, University of Pittsburgh Graduate School of Public Health; Kirk Garratt, M.D., director, interventional cardiovascular research, Lenox Hill Hospital, New York City; William Boden, M.D., professor, medicine and preventive medicine, State University of New York at Buffalo; June 7, 2009, New England Journal of Medicine online; June 7, 2009, presentation, American Diabetes Association annual meeting, New Orleans

Last Updated: