Más diabetes y más enfermedad cardiaca, plantea un estudio

Investigadores advierten que dos terceras partes de los diabéticos morirán de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES 26 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- A medida que el número de estadounidenses con diabetes tipo 2 ha aumentado durante los últimos 50 años, también lo ha hecho la enfermedad cardiaca relacionada con la enfermedad del azúcar en la sangre, informan investigadores.

"La proporción de enfermedad cardiaca debida a la diabetes ha aumentado con el tiempo a alrededor del 60 por ciento", afirmó la autora principal, la Dra. Caroline S. Fox, funcionaria médica del Framingham Heart Study del National Heart, Lung, and Blood Institute. "En comparación con otros factores de riesgo de la enfermedad cardiaca, la diabetes se está convirtiendo en un problema mayor", apuntó.

"No me sorprende, pero sí me asusta", añadió el Dr. Larry Deeb, presidente de medicina y ciencia de la American Diabetes Association. "Si uno tiene diabetes y sufre un ataque cardiaco, no le va tan bien y los índices de mortalidad son peores", señaló.

Deeb aseguró que la única solución es prevenir la diabetes. En un importante ensayo sobre la prevención, "demostramos que con media hora de ejercicio al día y una pérdida de 10 a 15 libras (4.5 a casi 7 kilos), se reducen los nuevos casos de diabetes en más del 58 por ciento", dijo.

El equipo de Fox reportó sus hallazgos en la edición del 27 de marzo de Circulation.

En la diabetes tipo 2 relacionada con la obesidad, o bien el cuerpo no produce suficiente insulina (la hormona que convierte el azúcar en la sangre en energía para las células) o las células ignoran la insulina. Si no se trata, la enfermedad puede causar complicaciones como enfermedad cardiaca, ceguera, daños nerviosos y renales.

Casi dos terceras partes (el 65 por ciento) de los diabéticos morirán de enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular, según la American Heart Association.

En este estudio, el equipo de Fox recolectó datos de 9,540 personas entre los 45 y 64 años de edad, que participaron en el Framingham Heart Study, un estudio de gran tamaño basado en la población.

Los investigadores usaron los datos para comparar los factores de riesgo para la enfermedad cardiaca y los eventos cardiovasculares como los ataques cardiacos de dos periodos de tiempo distintos. El primer grupo fue examinado entre 1952 y 1974, y el segundo grupo fue examinado entre 1975 y 1998, según el informe.

Encontraron que el riesgo de enfermedad cardiaca atribuible a la diabetes tipo 2 era de 5.2 por ciento entre 1952 y 1974. Sin embargo, esa cifra aumentó a 7.8 por ciento entre 1975 y 1998. La mayor parte del aumento en el riesgo ocurrió entre hombres diabéticos.

Además, el equipo de Fox también encontró que la prevalencia de diabetes entre los que tenían enfermedad cardiaca casi se duplicó entre los periodos de tiempo. Encontraron que la prevalencia de obesidad también aumentó con el tiempo.

Los hallazgos se hacen eco de los de un estudio publicado por el mismo grupo el junio pasado en Circulation. En ese estudio, el equipo de Fox evaluó los datos de más de 3,400 estadounidenses entre los 40 y 55 años de edad que también participaban en el estudio de Framingham. Al seguir a los participantes desde los 70 hasta finales de los 90, Fox y sus colegas encontraron que los índices de diabetes se habían duplicado durante ese periodo de tiempo.

"En términos de la salud pública, la diabetes tiene que ser gestionada de manera más efectiva en lo que respecta a la gestión de la enfermedad cardiovascular", concluyó Fox. "A fin de cuentas, hay que prevenir la diabetes", señaló. Eso incluye controlar la epidemia de obesidad, afirman los expertos.

Deeb añadió que aunque gran parte de la diabetes se debe a la obesidad, la genética también desempeña un papel, sobre todo entre los negros, los hispanos y los sudasiáticos. "Hay muchas variables que entran en juego además del índice de masas corporal", apuntó.

Otro experto concurrió en que hay que hacer más. "Éste es un estudio muy importante que resalta el aumento en el riesgo de la enfermedad cardiovascular a la que se enfrentan los pacientes con diabetes", agregó el Dr. Gregg Fonarow, profesor de medicina clínica en la Universidad de California, Los Ángeles.

"Hay una necesidad urgente de tratar a todos los pacientes con diabetes de manera agresiva mediante medicamentos cardiovasculares protectores, control de factores de riesgo, y los cambios en el estilo de vida recomendados en las directrices nacionales", concluyó Fonarow.

Más información

Para leer más sobre la diabetes, visite la American Diabetes Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Caroline S. Fox, M.D., M.P.H., medical officer at the National Heart, Lung, and Blood Institute's Framingham Heart Study; Gregg Fonarow, M.D., professor of clinical medicine, University of California, Los Angeles; Larry Deeb, M.D., president, medicine and science, American Diabetes Association, Alexandria, Va; March 27, 2007, Circulation

Last Updated: