Una investigación revela la manera como las células almacenan grasa

Según los científicos, unos genes recién descubiertos, y sus proteínas, podrían ser objetivos de terapias para perder peso

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES 17 de diciembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los investigadores aseguran haber detectado los genes que las células usan para almacenar grasas, un descubrimiento que algún día podría conducir a nuevas terapias para perder peso.

Los genes producen proteínas que son claves para el almacenamiento de la grasa, según informan investigadores estadounidenses en la edición de esta semana de Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Sabemos por nuestros estudios que si se reduce el nivel de estas proteínas en las células, éstas pierden la capacidad para almacenar grasa", aseguró David Silver, investigador principal y profesor asistente de bioquímica del Colegio de medicina Albert Einsten de la ciudad de Nueva York.

Como lo explicó Silver, los genes "almacenan grasa en forma de pequeñas gotitas como reserva de energía para un uso posterior. Se fabrican así las proteínas que tienen que ver con procesos fundamentales y se conservan a lo largo de la evolución".

Al buscar en bases de datos, Silver y sus colegas han establecido que los dos genes que han identificado, nombrados FIT1 y FIT2, están presentes en los miembros más primitivos de un tipo avanzado de célula llamada eucariota, que compone el cuerpo humano. "Un gen antiguo llega incluso hasta la levadura", aseguró Silver.

Anotó que otros científicos ya han identificado los genes responsables de la síntesis de la grasa en las células. El nuevo descubrimiento describe los genes que acumulan la grasa en gotitas líquidas en una capa de moléculas llamadas fosfolípidos y proteínas.

Ambos genes producen proteínas compuestas por más de 200 subunidades llamadas aminoácidos. Además, ambos genes son cincuenta por ciento parecidos entre sí. Según los investigadores, las cadenas de aminoácidos de los genes FIT no se parecen a las de ninguna otra proteína de ninguna otra especie.

Entretanto, varias series de experimentos han confirmado la función de los genes FIT en el almacenamiento de la grasa, aseguró Silver.

En un experimento, se introdujeron copias adicionales de los genes en células humanas. La velocidad de la síntesis de grasa no cambió en esas células, pero la cantidad de gotitas de grasa producidas en esas células aumentó entre cuatro y seis veces.

Otro experimento redujo la expresión de un gen FIT en las células de grasa de los ratones. Se halló una reducción drástica en la producción de gotitas de grasa en esas células.

Entonces, los investigadores inyectaron material genético diseñado para bloquear la actividad de los genes en un animal experimental, un pez cebra. Los peces fueron alimentados con una dieta rica en grasa durante seis horas, pero el examen de sus hígados e intestinos no halló prácticamente gotitas de grasa.

Se están desarrollando modelos en ratones que no tienen los genes para establecer qué sucede cuando un animal no puede acumular grasa, aseguró Silver. La pregunta es: "¿A dónde se va si el organismo no la puede almacenar?", dijo.

Hay dos posibilidades, una es que "el organismo responda de manera positiva y la queme", especuló Silver. "El otro resultado es algún tipo de toxicidad en el que la grasa se deposita en otro lugar. En este momento, desconocemos la respuesta a esa pregunta".

Ahora que los genes se han identificado, debería ser posible desarrollar medicamentos que modifiquen esa actividad, que puedan ser útiles no sólo contra la obesidad sino contra afecciones como la diabetes y la enfermedad cardiaca.

"Podríamos diseñar el proceso tan fundamental mediante el cual todos los seres vivientes almacenan la grasa", aseguró Silver. "Ese es un descubrimiento muy básico".

Se trata de un "descubrimiento fecundo", aseguró Dawn L. Brasaemle, profesora asociada de ciencias de la nutrición de la Universidad de Turgers, que ha estado trabajando con gotitas de lípidos desde que se describieron por primera vez a principios de los noventas. Este campo es tan nuevo que la primera reunión científica sobre el tema se hizo apenas el verano pasado, dijo.

El primer reto que enfrenta Silver es aprender cómo interactúan estos genes con otros que tienen que ver con la acumulación de lípidos, aseguró Brasaemle. "Luego tenemos que saber cuál es su importancia para la salud", agregó. "¿Hay alguna manera de manipularlos con agentes farmacéuticos? ¿Es posible que se conviertan en objetivo de una intervención farmacéutica para determinar el almacenamiento de grasa? La investigación sobre estos dos genes todavía está en pañales".

Más información

Para más información sobre la obesidad, visite la U.S. National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: David Silver, Ph.D., assistant professor, biochemistry, Albert Einstein College of Medicine, New York City; Dawn L. Brasaemle, Ph.D., associate professor, nutritional sciences, Rutgers University, New Brunswick, N.J.; Dec. 17-21, 2007, Proceedings of the National Academy of Sciences

Last Updated: