Your Mental Health Amid the Pandemic. Replay June 26 HD Live!

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Bebidas azucaradas asociadas con la obesidad y la diabetes tipo 2

Un estudio revela que los riesgos aumentan con el incremento en el consumo de soda y de refresco de frutas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 24 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un reciente estudio señala que las mujeres que beben mayores cantidades de bebidas endulzadas con azúcar tienen más posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2.

El estudio atiza aún más el debate sobre las causas del aumento del peso y su impacto a la larga sobre la creciente epidemia de diabetes. Tanto los autores del estudio como sus críticos estuvieron de acuerdo en que la ingesta de calorías es crucial en el asunto.

La diabetes tipo 2 y su compañera, la obesidad, se encuentran entre las principales problemas de salud pública en el mundo de hoy. Más de 17 millones de estadounidenses sufren de diabetes tipo 2.

Según los autores del estudio, las bebidas suaves son la fuente principal de azúcar adicional en la dieta de los estadounidenses. Es más, el aumento en la prevalencia de la diabetes y la obesidad ha coincidido con un aumento del 61 por ciento del consumo de bebidas suaves en adultos y en una duplicación en el consumo de niños y adolescente entre el final de los años setenta y mediados de los 90.

El estudio prospectivo observó a más de 91,000 mujeres que participaron en el estudio permanente Nurses' Health Study II. Todas estaban libres de diabetes y otras enfermedades crónicas principales en 1991. Durante los ocho años del estudio, sin embargo, se confirmaron 741 casos de diabetes tipo 2. El estudio aparece en la edición del 25 de agosto del Journal of the American Medical Association.

El aumento de peso en los dos períodos de cuatro años (1991 a 1995 y 1995 a 1999) resultó más alto entre aquellas mujeres que aumentaron el consumo de bebidas suaves endulzadas con azúcar de una o menos por semana a una o más diarias. Las mujeres que aumentaron su consumo de refrescos de frutas también aumentaron más de peso que aquellas que dejaron de consumirlo.

En el estudio, las mujeres que bebían altas cantidades de bebidas suaves endulzadas con azúcar también fumaban más, eran menos activas físicamente y tenían una ingesta inferior de fibra y magnesio.

Incluso luego de ajustar otros factores, las mujeres que consumían una o más bebidas suaves endulzadas con azúcar diariamente tenían un riesgo 83 por ciento mayor de adquirir diabetes en comparación con aquellas que tomaban menos de una al mes. Las mujeres que bebían uno o más refrescos de frutas a diario tenían el doble de posibilidades de padecer diabetes que las mujeres que bebieron menos de uno al mes. Las bebidas dietéticas y el jugo de frutas no se asociaron con diabetes tipo 2.

El aumento de peso fue la única manera en la que estas bebidas parecían incrementar la incidencia de diabetes tipo 2, según los investigadores.

"Cerca de la mitad del aumento en el riesgo de diabetes tipo 2 se debe al aumento de peso que tiene lugar por consumir bebidas endulzadas con azúcar, pero la otra mitad puede estar relacionada con el hecho de que estos azúcares se absorben rápidamente", afirmó la Dra. JoAnn Manson, una de las coautoras del estudio. "El jarabe de maíz alto en fructosa produce unos aumentos enormes en los niveles de glucosa e insulina, lo que puede llevar a una resistencia a la insulina y luego al desarrollo de la diabetes tipo 2", agregó Manson, jefe de medicina preventiva del Hospital Brigham and Women de Boston y profesor de medicina de la Escuela de Medicina de Harvard.

También puede haber un problema sobre qué tan satisfechos y llenos se sienten los consumidores. Las mujeres que bebían grandes cantidades de estas bebidas también tendían a comer más, aunque no está muy claro por qué. "Beber algo que tenga muchas calorías no lo va a llenar", afirmó Elisabetta Politi, gerente de nutrición del Diet and Fitness Center de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte. "Es de eso que tenemos que cuidarnos. Realmente, es una buena recomendación para las personas que luchan por controlar su peso no consumir bebidas altas en calorías".

Los hallazgos generaron críticas de los fabricantes de bebidas suaves. "Francamente, creo que las conclusiones no tienen mucho sentido científicamente hablado", afirmó Richard Adamson, vicepresidente de asuntos científicos y técnicos de la Beverage Association de los Estados Unidos. "No tiene nada que ver con algún macronutriente en particular. Básicamente, son calorías que entran y calorías que salen".

Manson estuvo de acuerdo al menos con una parte de la declaración. "Estoy de acuerdo en que son calorías que entran y salen en términos de aumento de peso. Las bebidas suaves endulzadas con azúcar no son las únicas culpables de la epidemia de obesidad y diabetes tipo 2, pero sí contribuyen de manera importante", dijo. "Un estilo de vida sedentario, una ingesta alta de comidas rápidas, porciones gigantes y una ingesta alta general de calorías son factores muy importantes, [pero] sigue existiendo una contribución independiente por parte de la ingesta de bebidas endulzadas con azúcar".

Más Información

Para mayor información sobre la diabetes, visite la National Diabetes Information Clearinghouse.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: JoAnn Manson, M.D., Dr. P.H., chief of preventive medicine, Brigham and Women's Hospital and professor of medicine, Harvard Medical School, Boston; Elisabetta Politi, R.D., nutrition manager, Diet and Fitness Center, Duke University, Durham, N.C.; Richard Adamson, Ph.D., vice president for scientific and technical affairs, American Beverage Association, Washington, D.C.; Aug. 25, 2004, Journal of the American Medical Association

Last Updated: