Tres medicamentos contra la diabetes podrían ser seguros para pacientes cardiacos

Sin embargo, un estudio afirma que el hallazgo de las tasas de muerte menores necesita confirmación

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 7 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Tres medicamentos que, según la U.S. Food and Drug Administration, no deberían ser recetados para diabéticos que tienen insuficiencia cardiaca, podrían en realidad ayudar a tales pacientes, según sugiere un nuevo estudio.

Estos medicamentos son Actos y Avandia, ambos clasificados como tiazolidinediones, y Glucophage, miembro de una familia química distinta. Todos son recetados para ayudar a controlar los niveles de glucosa en la sangre en personas con diabetes tipo 2, la forma que típicamente ataca en la adultez. Funcionan al hacer al cuerpo más sensible a la insulina, la hormona que ayuda a las células a usar la glucosa en sangre como energía.

La FDA aconseja no usar Actos ni Avandia en personas con insuficiencia cardiaca avanzada, en la cual la habilidad del corazón de bombear sangre se reduce grandemente. Y la agencia requiere una "recuadro negro" de advertencia contra la prescripción de Glucophage en pacientes con insuficiencia cardiaca que requiere tratamiento con medicamentos.

Sin embargo, muchos médicos recetan estos medicamentos para pacientes en alto riesgo, afirmó el autor del estudio, el Dr. Frederick A. Masoudi, profesor de medicina en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado. Y su estudio de más de 16,000 pacientes de diabetes hospitalizados por insuficiencia cardiaca encontró una menor tasa de muerte durante el año posterior para los que recibieron uno de los tres medicamentos en comparación con aquellos que no lo recibieron.

Los hallazgos aparecen en la edición del 8 de febrero de Circulation.

"Realizamos un estudio anterior para demostrar que, a pesar de las advertencias, estos medicamentos se usan ampliamente en pacientes con insuficiencia cardiaca y diabetes", apuntó Masoudi. "Tal vez los médicos opinan que sus beneficios compensan de sobra sus efectos secundarios".

El nuevo estudio encontró que la tasa de mortandad de un año para 2,226 pacientes a los que se había recetado Actos o Avandia fue 13 por ciento más baja que en los pacientes que no recibieron ninguno de los medicamentos. En los pacientes a quienes se recetaron ambos medicamentos, la tasa de muerte de un año fue 14 por ciento más baja. Y para aquellos a quienes se recetó ya fuera Actos o Avandia además de Glucophage, la tasa de muerte durante el año posterior fue 24 por ciento menor.

"No parece haber ningún daño inicial del uso de estos medicamentos, y podrían haber beneficios significativos", dijo Masoudi.

Pero los resultados del estudio deben ser confirmados en ensayos cuidadosamente controlados antes de que la advertencia sobre estos medicamentos pueda relajarse, apuntó Masoudi. Afirmó que él y sus colegas han tenido "algunas conversaciones iniciales sobre conducir tales estudios" con las compañías que comercializan los medicamentos, pero que la planeación e implementación de tales ensayos conllevarán años.

Mientras tanto, dijo, la decisión sobre el uso de estos medicamentos debe realizarse caso por caso.

"El médico y el paciente deben discutir su uso exhaustivamente", subrayó Masoudi. "El médico debe evaluar cuidadosamente todos los asuntos involucrados en su uso".

Ese es el método correcto, señaló el Dr. Robert Rizza, presidente electo de la American Diabetes Association.

"Debe consultar con su médico acerca del tratamiento apropiado para su diabetes", apuntó. "Su médico debe discutir en detalle los beneficios posibles y los riesgos conocidos asociados a estos medicamentos".

Los ensayos controlados con personas que sufren de diabetes e insuficiencia cardiaca son necesarios porque el tipo de estudio reportado por Masoudi y sus colegas "no pueden decir si se colocó en el estudio personas que estuvieran menos enfermas", señaló Rizza. Un ensayo controlado incluiría información sobre la severidad de la enfermedad en los participantes, dijo.

Rizza declaró que un estudio de tal naturaleza se está llevando a cabo. "Examina el uso de estos medicamentos en personas con enfermedad arterial coronaria, no insuficiencia cardiaca, pero seguro dará información útil", declaró.

Más información

Casi todo lo que necesita saber sobre la diabetes está disponible por cortesía de la American Diabetes Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Frederick A. Masoudi, M.D., professor, medicine, University of Colorado Health Sciences Center, Denver; Robert Rizza, M.D., professor, medicine, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; Feb. 8, 2005, Circulation

Last Updated: