Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

Vinculan al Xanax y al Valium con un riesgo más alto de suicido entre los pacientes de EPOC con TEPT

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES, 16 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- Las personas que sufren de dos afecciones comunes, el trastorno por estrés postraumático (TEPT) y el trastorno respiratorio conocido como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), podrían aumentar su riesgo de suicidio si toman benzodiacepinas, sugiere un estudio reciente.

Las benzodiacepinas incluyen a fármacos potentes como Ativan, Valium y Xanax. Con frecuencia esos medicamentos se recetan a las personas con TEPT para aliviar la ansiedad, el insomnio o la falta de aire.

Pero cuando se usan durante periodos largos en pacientes que tienen TEPT y EPOC, los fármacos se vinculan con un riesgo de más del doble de suicidio, y aumentan las probabilidades de ser admitido al hospital por problemas psiquiátricos, encontraron los investigadores.

Hace mucho que el uso de las benzodiacepinas en las personas con enfermedades múltiples ha sido "un dilema frecuente para pacientes y profesionales clínicos", comentó el autor principal del estudio, el Dr. Lucas Donovan, médico pulmonar, de atención crítica y del sueño en el Sistema de Atención de la Salud de la VA de Puget Sound, en el estado de Washington.

"Comprender los riesgos de las benzodiacepinas es difícil, porque los síntomas que subyacen a su uso, como la ansiedad y la falta de aire, se vinculan en sí con unos malos resultados", dijo Donovan en un comunicado de prensa de la Sociedad Torácica Americana (American Thoracic Society).

El uso de benzodiacepinas en pacientes con EPOC o TEPT ya es controversial debido a los efectos secundarios, anotó el grupo de Donovan. Esos efectos secundarios incluyen un mayor riesgo de un episodio de EPOC, o que el paciente se autolesione. De hecho, muchas directrices recomiendan no utilizar esos medicamentos para los pacientes con EPOC o TEPT, añadieron los investigadores.

¿Qué tan grande es el riesgo? Para averiguarlo, Donovan y sus colaboradores recolectaron datos sobre casi 45,000 veteranos de EE. UU. con EPOC y TEPT que recibieron atención entre 2010 y 2012. De ellos, alrededor de una cuarta parte recibieron benzodiacepinas durante 90 días o más.

Hubo algunas buenas noticias. El uso a largo plazo de las benzodiacepinas no aumentó el riesgo de muerte por ninguna causa ni de problemas respiratorios, como habían sugerido estudios anteriores.

Pero la investigación mostró que las personas con EPOC que también sufrían de TEPT tenían el doble de probabilidades de suicidio, en comparación con los pacientes que no habían utilizado los fármacos a largo plazo. Las tasas de hospitalización para la atención psiquiátrica también aumentaron entre los usuarios a largo plazo, encontró el grupo de Donovan.

"Aunque el uso a largo plazo de las benzodiacepinas entre los pacientes con EPOC y TEPT no se vincula con la mortalidad general, la asociación con el suicidio es preocupante", enfatizó Donovan. "Se necesitará más investigación para comprender mejor este vínculo con el suicidio, pero mientras tanto, aconsejaríamos que los profesionales clínicos se replanteen recetar las benzodiacepinas a pacientes que ya tienen un riesgo alto de autolesión".

Se debe anotar que el estudio solo pudo apuntar a asociaciones, pero no pudo probar causalidad. Otra limitación de este estudio es la posibilidad de no poder determinar del todo la gravedad de la EPOC y el TEPT a partir de los expedientes médicos, anotaron los investigadores.

Dos médicos sin conexión con el nuevo estudio dijeron que los hallazgos son motivo de preocupación.

Mayer Bellehsen, director de la división Feinberg del Centro Unificado de Salud Conductual para los Veteranos Militares y Sus Familias en Bay Shore, Nueva York, afirmó que los hallazgos son "desconcertantes", y dijo que los médicos deben ser cautos.

"Este estudio da más respaldo a la práctica de evitar el uso de las benzodiacepinas para los pacientes con TEPT, dado que con frecuencia no es efectivo para tratar los síntomas y podría interferir con otros tratamientos, como la psicoterapia enfocada en el trauma", indicó Bellehsen.

El Dr. Thomas Kilkenny, experto en la EPOC, concurrió en que los medicamentos se deben usar con moderación.

"Las benzodiacepinas se usan con frecuencia en los pacientes con EPOC para ayudar a aliviar la sensación de falta de aire debida a la EPOC", anotó, pero "no ha habido muchos estudios que documenten ese beneficio general".

Kilkenny, pulmonólogo en el Centro Médico de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York, enfatizó que los fármacos en sí quizá no causen el aumento en los suicidios.

"Los pacientes que necesiten benzodiacepinas [quizá] estén más deprimidos", razonó. Kilkenny señaló que se necesita más investigación, por ejemplo ver si se encuentra el mismo efecto en los pacientes con EPOC sin TEPT, para determinar la causa y el efecto.

Pero hasta que se realicen esos estudios, "el paciente y el médico deben sopesar las ventajas y las desventajas antes de iniciar las benzodiacepinas, sobre todo en pacientes con EPOC y un posible TEPT, o problemas psiquiátricos similares", planteó.

El informe aparece en la edición en línea del 21 de octubre de la revista Annals of the American Thoracic Society.

Más información

Para más información sobre las benzodiacepinas, visite la Universidad de Maryland.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Thomas Kilkenny, D.O., director, Institute of Sleep Medicine, Staten Island University Hospital, New York City; Mayer Bellehsen, Ph.D., director, Mildred and Frank Feinberg division of the Unified Behavioral Health Center for Military Veterans and Their Families, Bay Shore, New York City; American Thoracic Society, news release, Oct. 12, 2018

--

Last Updated: