Value of Masks Amid COVID-19: Replay July 10 HD Live!

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

El vórtice polar acarrea un peligro de congelamiento: protéjase

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES, 31 de enero de 2019 (HealthDay News) -- Menos 29 ºF (-33.8 ºC) en Fargo, menos 28 ºF (-33.3 ºC) en Minneapolis, menos 13 ºF (-25 ºC) en Des Moines.

A gran parte del país le esperan unas temperaturas bajas potencialmente históricas, y un experto advierte que la congelación puede atacar rápidamente a la piel expuesta.

"Con vientos helados de un solo dígito y bajo cero, es posible desarrollar una quemadura leve por congelación, con una progresión a la congelación en toda regla en las áreas expuestas en apenas de 20 a 30 minutos", advirtió el Dr. Robert Glatter, médico de medicina de emergencias.

La quemadura leve por congelación es la primera etapa del congelamiento. En ese punto, la piel se enrojece e irrita, pero no hay daño permanente, señaló Glatter, que trabaja en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Los casos leves de quemadura por congelación se pueden tratar simplemente recalentando la piel con agua tibia", dijo. Pero "la congelación grave requiere atención médica de inmediato, porque puede provocar daño permanente en la piel, el tejido subyacente, y además a los huesos y al músculo, y podría conducir a complicaciones que incluyen la infección y el daño nervioso", advirtió Glatter.

En la congelación en toda regla, la piel y el tejido subyacente se congelan. Según la Clínica Mayo, la congelación hace que al principio la piel se sienta cálida, pero a medida que progresa comienza el entumecimiento, y las articulaciones y los músculos dejan de funcionar. En los casos graves, el tejido congelado se pone duro y negro, y muere.

La quemadura leve por congelación y la congelación tienden a afectar a las partes más pequeñas y más expuestas del cuerpo, como la nariz, los dedos de las manos, los dedos de los pies, las mejillas y el mentón, dijo Glatter.

"Los vasos sanguíneos pequeños que suministran a esas áreas tienen un riesgo más alto de congelación", explicó.

Algunas personas tienen unas probabilidades más altas de congelación que otras, es decir, que la afección podría tardar menos tiempo en ocurrir, anotó. Entre las personas con un riesgo más alto se encuentran los fumadores, las que sufren de diabetes o enfermedad vascular periférica, y las que toman unos medicamentos cardiacos llamados bloqueadores beta.

"Los diabéticos con neuropatía quizá no tengan sensación en los pies, así que tienen un riesgo alto de congelación de los pies, además de las manos", dijo Glatter.

¿Y si sufre congelación?

"No coloque la extremidad congelada en agua caliente antes de ir al departamento de emergencias, a menos que prevea un retraso significativo en la atención inicial y el tratamiento", añadió Glatter.

"En general, es aconsejable permitir al personal del departamento de emergencias que inicie el proceso de recalentamiento, dado que puede conducir a un mayor daño a la extremidad, además de una mayor reducción en la temperatura central del cuerpo, si no se hace de forma adecuada", comentó.

Por supuesto, la mejor forma de permanecer seguro de las temperaturas por debajo de cero es permanecer bajo techo, donde haga calor. Pero si debe salir, use la ropa adecuada.

Lo más importante es vestirse en capas, dijo Glatter, "y mantener su cabeza y cara bien cubiertas, dado que se trata de un área de riesgo importante de pérdida de calor y congelación. Al mismo tiempo, también es importante prestar una atención adicional al calzado y al tipo de calcetín para reducir el riesgo de congelación".

Además, "usar guantes o manoplas de lana calientes es esencial, y usar dos pares de calcetines de lana gruesos, junto con botas bien aisladas, reduce el riesgo de desarrollar congelamiento", aseguró.

Incluso los ojos están en riesgo por el viento helado.

"En las temperaturas por debajo de cero, los lentes de contacto se pueden congelar en las córneas, haciendo que quitárselos resulte problemático", advirtió Glatter. "Es aconsejable usar gafas protectoras para aislar los ojos y retener el calor, ayudando a reducir el riesgo de que los lentes se congelen en la superficie de las córneas", añadió.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la congelación.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Robert Glatter, M.D., emergency medicine physician, Lenox Hill Hospital, New York City; Mayo Clinic

--

Last Updated: