Unos nuevos compuestos podrían ayudar a detener la propagación de la malaria

In English

VIERNES, 21 de septiembre de 2018 (HealthDay News) -- La malaria es transmitida por los mosquitos que portan los parásitos de la malaria, pero unos científicos reportan que han descubierto compuestos que podrían evitar que los mosquitos propaguen la enfermedad, que a veces resulta letal.

"Los antimaláricos actuales pueden curar a una persona de la enfermedad, pero esa persona sigue siendo infecciosa para los mosquitos, y por tanto puede hacer que alguien más se infecte", explicó el investigador principal, Jake Baum, del departamento de ciencias de la vida del Colegio Imperial de Londres.

"Lo que proponemos son unos antimaláricos que protejan a los mosquitos, al evitar que los parásitos continúen su viaje infeccioso", comentó Baum en un comunicado de prensa del colegio. "Al combinar ese fármaco con un antimalárico convencional, no solo curamos al individuo, sino que también protegemos a la comunidad".

Las personas con malaria por lo general desarrollan unas fiebres altas, escalofríos y síntomas parecidos a los de la gripe. La enfermedad acaba con más de 450,000 vidas alrededor del mundo cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Las personas diagnosticadas con la enfermedad pueden ser tratadas con fármacos que destruyen la forma que se replica del parásito, pero pueden quedar formas sexuales latentes, explicaron los investigadores.

Esos parásitos latentes pueden ser transmitidos a los mosquitos que pican a las personas infectadas. Una vez son transferidos, esos parásitos latentes maduran, se multiplican y se congregan en las glándulas salivales de los mosquitos, donde están listos para infectar a otros que sean picados por el insecto.

Pero los investigadores identificaron unos compuestos que podrían detener la propagación de la malaria al hacer que los parásitos de la malaria sean incapaces de infectar a los mosquitos. Tras evaluar más de 70,000 compuestos, el equipo determinó que seis tenían el potencial de convertirse en medicamentos para bloquear a la malaria.

Una vez están en los mosquitos, los parásitos sexuales de la malaria son muy activos, lo que los convierte en objetivos farmacológicos ideales. Para identificar los compuestos que podrían interferir con esos parásitos sexuales, los investigadores engañaron a los parásitos para que se replicaran.

"En total, evaluamos unas 70,000 moléculas, y encontramos apenas un puñado de compuestos potentes que son tanto activos como seguros de usar en células humanas", apuntó Baum. "Fue como encontrar agujas en un pajar".

Los científicos están investigando todos los compuestos para determinar exactamente cómo funcionan y cómo podrían desarrollarse en fármacos con la suficiente estabilidad como para ser administrados a una persona y sobrevivir hasta ser al final transferidos a los mosquitos.

Los hallazgos aparecen en la edición del 18 de septiembre de la revista Nature Communications.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la malaria.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: Imperial College London, news release, Sept. 18, 2018

--

Last Updated: