Un relajante muscular común podría poner en peligro a la mente de las personas mayores

In English

Por
Reportero de HealthDay

SÁBADO, 9 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- Un relajante muscular que se receta con frecuencia, conocido como baclofeno, puede dejar a los pacientes renales mayores tan desorientados que acaban en el hospital, advierte un estudio reciente.

"Puede presentar síntomas de un accidente cerebrovascular agudo, aunque no sea un accidente cerebrovascular", comentó el investigador sénior, el Dr. Amit Garg, profesor de nefrología en la Universidad Occidental de Ontario, en Canadá. "Puede presentar síntomas de demencia".

Más o menos 1 de cada 25 personas con una función renal baja a quienes se receta una dosis alta de baclofeno al final acaba admitida en un hospital con una confusión grave, según un estudio de casi 16,000 canadienses mayores con enfermedad renal crónica.

En comparación, apenas uno de cada 500 pacientes a quienes no se recetó baclofeno acabaron hospitalizados por confusión.

"Hubo una diferencia bastante marcada en el riesgo", apuntó Garg, y anotó que estos hallazgos "resaltan un riesgo potencial asociado con esos fármacos que no se ha apreciado del todo".

Otras personas mayores también podrían enfrentarse a ese riesgo, dado que la función renal con frecuencia se reduce a medida que las personas envejecen, añadió.

El baclofeno en general se receta a personas que sufren espasmos musculares, dijo Garg. Los médicos emiten más de 8 millones de recetas de baclofeno cada año. Se vende bajo distintas marcas, incluyendo Lioresal, Gablofen y Kemstro.

El fármaco sale del cuerpo cuando los riñones filtran la sangre de una persona, explicó Garg.

"Si la función renal de alguien no es muy buena, significa que el fármaco se acumula en el sistema", dijo.

Garg y otros médicos comenzaron a notar que los pacientes renales que tomaban baclofeno a veces desarrollaban desorientación y aturdimiento.

Por ejemplo, la Dra. Holly Koncicki, una nefróloga, recuerda que algunos pacientes de diálisis llegaban con una capacidad mental notablemente afectada.

"De los que recuerdo, con frecuencia presentaban confusión o estaban muy somnolientos y letárgicos", dijo Koncicki, de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

En el estudio canadiense, Garg y sus colaboradores revisaron la literatura médica y encontraron 30 informes de caso anteriores que vinculaban al baclofeno con problemas en la función cerebral, así que decidieron estudiar este problema potencial más de cerca.

Los investigadores reunieron los datos de salud de casi 16,000 residentes mayores de Ontario con enfermedad renal crónica a quienes se había recetado baclofeno entre 2007 y 2018.

Compararon las hospitalizaciones por afecciones mentales de esos pacientes con las de un grupo de casi 300,000 pacientes renales a quienes no se había recetado el fármaco.

Los pacientes tenían el riesgo más alto de hospitalización por confusión si su función renal estaba muy deteriorada (de un 30 por ciento o menos) y si les habían recetado una dosis alta de baclofeno, de más de 20 miligramos (mg) por día.

Pero incluso los pacientes con una función renal de hasta un 60 por ciento tenían un riesgo más alto de confusión cuando les recetaban dosis altas de baclofeno, mostraron los hallazgos. Más o menos 1 de cada 5 adultos mayores vive con una función renal de menos de un 60 por ciento.

Los pacientes renales a quienes se recetó baclofeno a 20 mg/día o más tenían un riesgo relativo casi 20 veces más alto de ser hospitalizados por un estado mental alterado, en comparación con los pacientes que no tomaban el fármaco, encontraron los investigadores.

Las dosis inferiores a los 20 mg/día se asociaron con un aumento de casi seis veces en el riesgo de hospitalización de los pacientes renales.

Los resultados se publicaron en la edición en línea del 9 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association, para coincidir con una presentación planificada en la reunión anual de la Sociedad Americana de Nefrología (American Society of Nephrology), en Washington, D.C.

Koncicki, que no participó en el estudio, dijo que "en nuestros pacientes mayores con una función renal deteriorada, este medicamento se debe usar con precaución".

Garg añadió que el efecto podría ser incluso más común de lo que se encontró en el estudio, que solo consideró a las personas tan gravemente afectadas que acabaron en el hospital.

Dijo que le preocupa que muchas personas más "podrían tener cambios sutiles en el pensamiento que ni siquiera detectamos en este estudio".

Las personas que ya toman baclofeno deben seguir tomando el fármaco, pero preguntar al médico sobre estos posibles efectos secundarios mentales, aconsejaron Koncicki y Garg.

Los pacientes "deben sentirse empoderados para hacer preguntas sobre los riesgos y los beneficios de los medicamentos", planteó Koncicki, "y sobre a cuáles efectos secundarios deben estar atentos, de forma que puedan tomar una decisión informada respecto a si un medicamento es adecuado para ellos".

La Dra. Teresa Murray Amato, directora de medicina de emergencias geriátricas de Northwell Health, en New Hyde Park, Nueva York, se mostró de acuerdo.

"Todos los pacientes deben hablar con el médico sobre los efectos secundarios de todos los medicamentos", enfatizó Murray Amato. "Los pacientes mayores de 65 años deben asegurarse de que comprenden su función renal y preguntar sobre la dosificación renal potencial de todos los medicamentos. Si ya toma baclofeno, asegúrese de ponerse en contacto con su proveedor de atención de la salud para poner tener una conversación lo antes posible".

"Busque atención de emergencia si usted o un familiar muestra cualquier señal de [actividad mental] alterada y sospecha que los medicamentos pudieran estar implicados", enfatizó Murray Amato.

Las agencias reguladoras también podrían pensar en fortalecer la advertencia de medicamento del baclofeno para incluir este efecto secundario potencial, añadió Garg.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre el baclofeno.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Amit Garg, M.D., Ph.D., professor, nephrology, Western University, Ontario, Canada; Holly Koncicki, M.D., associate professor, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Teresa Murray Amato, M.D., director geriatric emergency medicine, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y., and chair, emergency medicine, Long Island Jewish Forest Hills, N.Y.; Nov. 9, 2019, Journal of the American Medical Association, online; Nov. 9, 2019, presentation, American Society of Nephrology annual meeting, Washington, D.C.

Last Updated: