Una terapia genética podría ayudar a combatir un cáncer de la sangre difícil de tratar

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 1 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- Una terapia genética que modifica al sistema inmunitario podría ofrecer esperanzas a las personas con un cáncer de sangre que se ha resistido a los tratamientos estándar, sugiere un nuevo ensayo preliminar.

El cáncer, llamado mieloma múltiple, surge en ciertos glóbulos blancos. Actualmente es incurable, pero hay tratamientos que pueden ayudar a las personas a vivir durante años con la enfermedad.

Pero la mayoría de las personas al final progresan, y algunas no responden a las terapias disponibles en lo absoluto.

En el nuevo ensayo participaron 33 pacientes de ese tipo. Típicamente habían recibido de siete a ocho rondas de varios tratamientos, y no les quedaban opciones. Entonces, los investigadores probaron un método recién desarrollado que aprovecha el potencial del sistema inmunitario para acabar con el cáncer: la terapia de células T con RAQ.

Implica extraer las células T inmunitarias del paciente, y entonces alterarlas genéticamente para armarlas con receptores de antígenos quiméricos, o RAQ.

Esto permite a las células T reconocer y atacar a las células del cáncer una vez vuelven a infundirse en la sangre, comentó el investigador sénior, el Dr. James Kochenderfer.

La terapia de células T con RAQ ya está aprobada para ciertos casos de leucemia y linfoma, otros dos tipos de cáncer de sangre.

Pero el método no es para todo el mundo. Los RAQ tienen que dirigirse a una proteína específica del cáncer, explicó Kochenderfer, científico en el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.

En este estudio, su equipo usó RAQ que reconocían una proteína en las células del mioma múltiple, llamada BCMA.

Los investigadores encontraron que la terapia parecía ser segura. Provocó efectos secundarios a corto plazo en todos los pacientes, pero fueron manejables.

También hubo señales tempranas de que la terapia ayudaba. Los tumores se encogieron o desaparecieron en la mayoría de los pacientes (en un 85 por ciento), y típicamente pasaron un año antes de que el cáncer comenzara a progresar de nuevo.

"Esta terapia es totalmente distinta que cualquier otra terapia para el mieloma", aseguró Kochenderfer. "Entonces, el mieloma resistente a otras terapias quizá responda a la terapia de células T con RAQ anti BCMA".

Su equipo reportó los hallazgos en la edición del 2 de mayo de la revista New England Journal of Medicine. El ensayo fue financiado por Bluebird Bio y Celgene, las compañías que desarrollaron la terapia.

El mieloma múltiple es relativamente poco común, según las estadísticas de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society). La persona promedio tiene menos de un 1 por ciento de probabilidades de desarrollarlo. Pero para quienes lo desarrollan, la enfermedad con frecuencia resulta letal. Poco más de la mitad de los estadounidenses diagnosticados con un mieloma múltiple fallecerán en un plazo de un año, según el instituto del cáncer.

Las opciones de tratamiento abarcan desde quimioterapias a fármacos "dirigidos" que se enfocan en ciertas anomalías del cáncer, a trasplantes de células madre.

Algunos pacientes responden bien a esos tratamientos, apuntó la Dra. Melissa Alsina, directora del programa de trasplante del mieloma múltiple en el Centro Oncológico Moffitt, en Tampa, Florida. Otros, como los de este ensayo, no.

El hecho de que un 85 por ciento respondieran a la terapia de células T con RAQ es "impresionante", aseguró Alsina, que no participó en el ensayo.

Señaló que es "más bien decepcionante" que la enfermedad típicamente progresara después de un año. Pero en general, añadió Alsina, los resultados son "emocionantes", y parece probable que en algún momento se solicite la aprobación de la terapia a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

Una pregunta importante para el futuro es si la terapia de células T con RAQ sería más efectiva si se comienza antes en el curso del mieloma múltiple, añadió Alsina.

La terapia conlleva riesgos. Uno es el síndrome de liberación de citoquinas, en que el cuerpo produce una cantidad masiva de sustancias inflamatorias (citoquinas) que provocan una fiebre alta, una presión arterial baja y otros síntomas. Tres cuartas partes de los pacientes de este ensayo desarrollaron el síndrome de liberación de citoquinas, pero usualmente fue leve, y se pudo tratar en cuestión de unos cuantos días.

Los problemas neurológicos (como el mareo, la confusión y los problemas de la memoria) son otra preocupación. Un 42 por ciento de los pacientes tuvieron esos tipos de efectos secundarios, pero fueron leves en todos los casos, menos en uno, apuntaron los investigadores.

Kochenderfer anotó que "claramente se necesita" mucha más investigación, y que las compañías que están desarrollando esta terapia de células T con RAQ realizarán más ensayos sobre la terapia. Su laboratorio en el instituto del cáncer está trabajando en una terapia de células T con RAQ ligeramente distinta, que también se dirige a la BCMA.

Por ahora, añadió Alsina, los pacientes con mieloma múltiple solo pueden obtener el tratamiento si se inscriben en un ensayo clínico. Una forma de averiguar sobre los ensayos es ponerse en contacto con el instituto del cáncer.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre la terapia de células T con RAQ.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: James Kochenderfer, M.D., scientist, experimental transplantation and immunology branch, U.S. National Cancer Institute, Bethesda, Md.; Melissa Alsina, M.D., associate professor, medicine, and head, multiple myeloma transplant program, Moffitt Cancer Center, Tampa, Fla.; May 2, 2019, New England Journal of Medicine

Last Updated: