Escáneres y ultrasonidos detectan los defectos relacionados con el Zika en el cerebro

In English

MIÉRCOLES, 5 de diciembre de 2018 (HealthDay News) -- Los ultrasonidos y las IRM durante el embarazo y tras el nacimiento pueden detectar la mayoría de anomalías cerebrales relacionadas con el Zika en los bebés, informan unos investigadores.

Si una mujer se infecta con el virus del Zika durante el embarazo, su hijo puede nacer con microcefalia y otros defectos cerebrales graves, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

El nuevo estudio incluyó a 80 mujeres de Colombia y a dos mujeres de Estados Unidos que se expusieron al Zika durante el embarazo. Las dos mujeres de EE. UU. se expusieron cuando viajaron a áreas con una transmisión activa del Zika.

Todas las mujeres recibieron IRM y ultrasonidos fetales durante el segundo y/o tercer trimestre del embarazo. Tras el nacimiento de sus bebés, los niños recibieron IRM del cerebro y ultrasonidos del cráneo.

La IRM fetal pudo detectar el daño cerebral relacionado con el Zika incluso a las 18 semanas de gestación, y detectó anomalías fetales significativas que no eran del todo aparentes en las imágenes de los ultrasonidos.

"Una combinación de IRM y [ultrasonidos] prenatales pudo detectar las anomalías cerebrales relacionadas con el Zika durante el embarazo, dando a las familias una información oportuna para que se preparen para las necesidades de atención de esos bebés, que son potencialmente complejas", señaló la autora principal del estudio, la Dra. Sarah Mulkey, neuróloga fetal y neonatal en el Sistema Nacional de Salud Pediátrica de Washington, D.C.

Los escáneres tras el nacimiento revelaron algunos defectos cerebrales no observados antes.

"En nuestro estudio, detectamos anomalías cerebrales leves en las neuroimágenes postnatales de bebés cuyas imágenes fueron normales durante el embarazo. Por tanto, es importante que los profesionales clínicos sigan monitorizando el desarrollo cerebral de los bebés expuestos al Zika después del nacimiento", señaló Mulkey en un comunicado de prensa del Sistema Nacional de Salud Pediátrica.

Las imágenes "revelaron que la mayoría de los fetos expuestos al Zika tenían un desarrollo cerebral normal. Trágicamente, en una cantidad pequeña de embarazos, las anomalías cerebrales relacionadas con el Zika eran bastante graves", dijo Mulkey.

"Nuestros datos respaldan la recomendación de los CDC de que se realicen [ultrasonidos] del cráneo después del nacimiento de los bebés expuestos al Zika", añadió Mulkey. "Además, hay una necesidad clara de seguir a estos bebés a lo largo del tiempo para medir si las anomalías cerebrales que vemos en las imágenes afectan a las habilidades de lenguaje, motoras y sociales".

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista JAMA Pediatrics.

Hasta octubre de 2018, casi 2,500 mujeres embarazadas de Estados Unidos habían tenido una infección con el Zika confirmada en el laboratorio, y unas 2,400 de ellas habían dado a luz, según los CDC. Más de 100 bebés de EE. UU. han nacido con defectos congénitos asociados con el Zika, pero la mayoría de bebés de EE. UU. expuestos al Zika parecían normales al nacer.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el Zika y el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: Children's National Health System, news release, Nov. 26, 2018

--

Last Updated: