La respuesta inmunitaria de la madre embarazada podría desencadenar los defectos congénitos del Zika

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES, 5 de enero de 2018 (HealthDay News) -- El Zika quizá no provoque directamente los abortos espontáneos y los defectos congénitos que se han asociado con el notorio virus, sugiere un nuevo estudio con ratones.

En vez de eso, los devastadores efectos de la infección con el Zika en el feto en desarrollo parecen provenir de la respuesta inmunitaria de la madre embarazada, señalaron los investigadores.

Unos ratones de laboratorio engendrados sin un paso clave en su respuesta inmunitaria al final tuvieron crías que sobrevivieron a la infección con el Zika, mientras que los ratones normales perdieron el embarazo o produjeron crías con un peso muy bajo, encontró el estudio.

"La respuesta antiviral generada ante el Zika provoca la pérdida del feto, en lugar del virus en sí", según la investigadora principal, Akiko Iwasaki, profesora de inmunobióloga en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale. Iwasaki también es investigadora en el Instituto Médico Howard Hughes, en Chevy Chase, Maryland.

Iwasaki y sus colaboradores investigan ahora si la respuesta inmunitaria de una mujer también provoca algunos de los defectos congénitos asociados con el Zika o todos. Uno de los defectos congénitos más graves es la microcefalia, en que la cabeza y el cráneo del recién nacido están gravemente poco desarrollados.

El estudio de laboratorio se centró en una proteína clave de señalización del sistema inmunitaria, llamada interferón tipo 1. El cuerpo produce el interferón tipo 1 en respuesta a una infección viral, y la proteína a su vez lanza una rápida y potente defensa en varios frentes que busca evitar que el virus se propague.

Los investigadores sospechaban que una deficiencia de interferón podría explicar por qué algunos embarazos se ven más afectados por la infección con el Zika que otros, porque, en esos casos, el sistema inmunitario no respondería con tanta potencia ante la infección.

Para evaluar esa teoría, engendraron ratones de laboratorio que carecían de los receptores para la proteína inmunitaria.

"Pensamos que los fetos que carecían de ese receptor del interferón serían más susceptibles a morir por la infección con el Zika, y los fetos que tenían la señalización del receptor estarían protegidos", comentó Iwasaki.

"Encontramos todo lo contrario", dijo. "Los fetos que no podían responder al interferón sobrevivieron a la infección, y los que tenían el receptor murieron o fueron muy pequeños".

Los ratones y los humanos comparten muchas características biológicas, lo que significa que es probable que la respuesta sea igual en las personas, aseguró Iwasaki.

Pero la investigación con animales con frecuencia no produce resultados similares en los humanos.

Para explorar más el tema, los investigadores cultivaron tejido de placenta humana en el laboratorio y lo expusieron a interferón, dijo Iwasaki. Al final las células se deformaron, y presentaron unas estructuras nudosas anómalas que ya se han vinculado antes con embarazos de alto riesgo.

Según el Dr. Amesh Adalja, experto principal en el Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore, estos hallazgos abren una vía potencial para proteger al feto de una mujer infectada con el Zika.

"Las consecuencias de cualquier enfermedad infecciosa son resultado de una compleja interacción entre el sistema inmunitario y el microbio, y parece que el impacto del Zika en el feto es otro ejemplo de ese fenómeno", dijo. Adalja no participó en el estudio, pero estaba familiarizado con los hallazgos.

"Un hallazgo como este ofrece cierta base para comprender si un método terapéutico en que los efectos del interferón se bloqueen podría ser beneficioso", planteó Adalja.

Pero Iwasaki piensa que esto enfatiza la necesidad de una vacuna contra el Zika porque "tratar a las mujeres que ya están infectadas con el virus del Zika es muy difícil", indicó.

En lugar de ello, cree que el valor real del estudio es una nueva comprensión sobre cómo cualquier infección viral podría influir en la salud de un embarazo.

"Esto también tiene implicaciones para otras infecciones virales, porque la misma respuesta se generaría para casi cualquier infección viral", dijo Iwasaki.

En particular, las mujeres con trastornos autoinmunes que intentan tener un bebé podrían beneficiarse de esta investigación, afirmó Iwasaki Esas mujeres en realidad no luchan contra un virus, explicó, así que interrumpir su respuesta inmunitaria del interferón no las expondría a ningún daño y podría preservar la salud de su bebé.

"Si el interferón elevado es un mecanismo subyacente más general de las complicaciones del embarazo, quizá podamos interferir con la señalización del interferón", añadió Iwasaki. "Como no hay una infección viral de la cual preocuparse, quizá podamos ayudar al embarazo a llegar a término en esas mujeres que sufren de enfermedades autoinmunes".

El estudio aparece en la edición del 5 de enero de la revista Science Immunology.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el virus del Zika.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Akiko Iwasaki, Ph.D., professor, immunobiology, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Amesh Adalja, M.D., senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, Baltimore; Jan. 5, 2018, Science Immunology

Last Updated: