Las toxinas del humo de las barbacoas podrían absorberse a través de la piel

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES, 23 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Cuando encienda la parrilla para hacer la comida del Día de los Caídos, tenga cuidado: esos aromas tentadores conllevan un riesgo para la salud que se ha subestimado.

La carne a la parrilla cocinada a una temperatura alta puede producir sustancias que provocan cáncer llamadas hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP). Uno se puede exponer a unos niveles significativos de HAP simplemente al respirar el suave aroma de una barbacoa.

Un nuevo estudio de China sugiere que dejar que la piel entre en contacto con los HAP cuando cocina la comida a la parrilla es incluso más nocivo que solo saborear el aroma. Y la ropa no le protegerá del todo contra ellos.

Los HAP pueden provocar una enfermedad pulmonar y mutaciones en el ADN, dijeron los investigadores. Aunque comer carne de la barbacoa es la fuente más habitual de exposición, simplemente estar parado cerca de una parrilla y respirar el aire contaminado con los HAP puede ser peligroso, han mostrado los estudios previos.

Para el último estudio, publicado el 23 de mayo en la revista Environmental Science & Technology, un equipo dirigido por Eddy Y. Zeng de la Universidad de Jinan examinó de cerca la exposición de la piel a los HAP del humo y las partículas desprendidos de la barbacoa.

Los investigadores dividieron a los voluntarios en grupos basándose en varios niveles de exposición a los alimentos asados y al humo de la parrilla.

Las muestras de orina revelaron que la mayor exposición a los HAP procedió de comer alimentos a la parrilla, pero el contacto con la piel quedó en segundo lugar, seguido de la inhalación del humo de la barbacoa.

La ropa puede ayudar a protegerle del humo, pero solo durante un periodo corto, indicaron los investigadores en un comunicado de prensa de la revista. Cuando los tejidos se saturan con el humo contaminado, la piel puede absorber unos niveles altos de HAP.

Para reducir su exposición a estas sustancias tóxicas, los investigadores recomendaron lavar la ropa inmediatamente después de estar cerca de una parrilla.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: American Chemical Society, news release, May 23, 2018

--

Last Updated: