Los compuestos que desprenden los dispositivos que calientan el tabaco pero no lo queman no son inocuos, según un estudio

In English

MIÉRCOLES, 18 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Las emisiones químicas de los dispositivos que calientan el tabaco pero no lo queman son más bajas que las de los cigarrillos convencionales, pero siguen siendo suficientemente altas como para ser causa de preocupación, informan unos investigadores.

Los fabricantes de esos dispositivos afirman que producen un vapor "limpio" que contiene menos irritantes y compuestos cancerígenos que un cigarrillo tradicional, y que por tanto son mucho menos peligrosos.

"Encontramos que las emisiones de un dispositivo sin combustión de uso común no son insignificantes", comentó la primera autora del estudio, Lucía Cancelada, exinvestigadora afiliada en el Grupo de Ambientes Interiores del Laboratorio Lawrence Berkeley del Departamento de Energía de EE. UU.

"Esos productos están diseñados de forma que parece que de ellos no sale casi nada, pero que las emisiones sean mínimas no significa que no existan", explicó Cancelada en un comunicado de prensa del laboratorio.

El equipo evaluó a un dispositivo con pilas que se vende en unos 43 países. Todavía no está disponible en Estados Unidos, pero la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. lo aprobó a principios de año.

El dispositivo tiene un recipiente electrónico en forma de cigarro. Un "cartucho de calor" de tabaco que se parece a un cigarrillo corto y delgado y que contiene tabaco procesado, glicerina y otros aditivos se inserta en el recipiente, y se presiona un botón para activar el calentador.

El interior del cartucho se calienta a entre 180 y 220 grados Celsius (de 356 a 428 grados Fahrenheit). La nicotina y las otras sustancias se evaporan, en lugar de quemarse, y se inhalan a través del filtro en la boquilla, en forma de aerosol.

En el estudio, los investigadores evaluaron los niveles de sustancias en el aerosol inhalado por el usuario y los compuestos en aerosol emitidos por el dispositivo que no son inhalados por el usuario, parecido al humo de segunda mano de los cigarrillos de tabaco.

Los niveles del dispositivo sin combustión son similares a los producidos por los cigarrillos electrónicos, según el estudio, que se publicó en una edición reciente de la revista Environmental Science & Technology.

Hugo Destaillats es químico en el Área de Tecnologías Energéticas del Laboratorio Berkeley y adjunto en el Grupo de Ambientes Interiores. Comentó que "los productos sin combustión, como los cigarrillos electrónicos, emiten aerosoles (mezclas de gases y partículas). En el caso de los cigarrillos electrónicos, llamar vapores a esas emisiones es una genialidad de mercadeo, pero engañoso, porque los usuarios quizá crean que emiten vapor de agua, lo que hace que piensen que son menos dañinos".

Pero, explicó Destaillats, "ni los líquidos de reposición ni los cartuchos de los cigarrillos electrónicos, ni los cartuchos de calor, se basan en el agua. La mayoría contienen una gran cantidad de glicerina, y nuestras investigaciones anteriores han mostrado que la descomposición de la glicerina por el calor es una fuente de compuestos nocivos".

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ofrece más información sobre los productos sin combustión.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Lawrence Berkeley Lab, news release, September 2019

--

Last Updated: