El smog en tiempo cálido podría aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular

Los hallazgos son similares a los que ya se han encontrado para ataque cardiaco

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES 15 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Investigadores finlandeses informan que inhalar las partículas finas de la contaminación del aire, al menos en tiempo cálido, podría aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular.

Investigaciones anteriores han relacionado la contaminación del aire con el ataque cardiaco, pero este es el primer estudio en observar las partículas ultrafinas de la contaminación del aire y los accidentes cerebrovasculares.

"Evaluamos los efectos de estos y otros tamaños de partículas sobre los accidentes cerebrovasculares para ayudar a determinar las fuentes más perjudiciales de partículas en del aire", aseguró en una declaración preparada Jaana Kettunen, autora del estudio e investigadora del Instituto de salud pública nacional de Kuopio.

El estudio aparece en la edición de diciembre de Stroke.

La contaminación de partículas finas está compuesta por partículas diminutas de polvo y hollín de menos de 2.5 micrones, cerca de 1/30 del grosor de un cabello humano. Principalmente provienen de los tubos de escape de los automóviles, de las emisiones de plantas de energía y de la combustión de combustibles fósiles. Las partículas ultrafinas tienen menos de 0.1 micrones y generalmente están presente en el humo de los tubos de escape de los automóviles.

En el estudio, el equipo de Kettunen observó los datos sobre contaminación del aire, así como la información sobre las personas a partir de los 65 años que murieron de accidente cerebrovascular en Helsinki entre 1998 y 2004. Analizaron tantos los meses fríos como los cálidos.

"Hallamos que, durante la temporada cálida, había una posible relación entre la mortalidad por accidente cerebrovascular entre las personas de mayor edad y el nivel de partículas finas del día", aseguró Kettunen en una declaración. "Hubo un aumento de 6.9 por ciento en la muerte por accidente cerebrovascular por cada incremento de 6 microgramos de partículas finas por metro cúbico de aire. Además, hubo un aumento de 7.4 por ciento en la mortalidad por accidente cerebrovascular por cada 6 microgramos de aumento de los niveles de partículas finas por metro cúbico de aire respecto al día anterior", aseguró.

Sin embargo, esto parecía ser un fenómeno relacionado con el tiempo cálido. Según los investigadores, no hubo relación en la temporada fría entre el accidente cerebrovascular y las partículas finas, las ultrafinas, ni el monóxido de carbono.

Kettunen sugiere que la gente podría ser más vulnerable a la contaminación del aire en los meses cálidos porque está al aire libre y las ventanas y las puertas permanecen más tiempo abiertas que en los meses fríos, por lo que la exposición es mayor. Además, las diferencias en la composición de la contaminación del aire entre las estaciones podrían desempeñar un papel.

"Sugerimos que, en los días de alta contaminación, las personas de mayor edad eviten pasar tiempo innecesario en el tráfico, bien sea dentro de un vehículo o a pie, sobre todo si sufren de enfermedades cardiovasculares, para reducir su exposición a los contaminantes", aconsejó Kettunen. "También deberían evitar el ejercicio fuerte al aire libre en los días de alta contaminación en el aire. Además, los hogares para ancianos, por ejemplo, no deberían ser construidos a lo largo de calles de alto tráfico, en donde las concentraciones de partículas son las más altas", añadió.

Un experto considera que la relación entre el accidente cerebrovascular y la contaminación es posible, lo mismo que con el ataque cardiaco.

"La relación entre la contaminación y los ataques cardiacos se estableció hace algunos años", aseguró el Dr. Gottfried Schlaug, profesor asociado de neurología de la Facultad de medicina de Harvard y del Centro médico Beth Israel Deaconess de Boston. "Ahora estamos viendo más informes que sugieren que también hay relaciones entre la contaminación y el accidente cerebrovascular. Las posibles explicaciones son inflamaciones sistémicas, que podrían cambiar los parámetros de coagulación o podrían conducir a la ruptura de placas ateroescleróticas, así como aumentos en la viscosidad del plasma [sanguíneo], que podrían incrementar el riesgo de accidentes cerebrovasculares".

Otro experto considera que estos hallazgos deben ser repetidos en otros estudios antes de que sean convincentes.

"Los hallazgos son interesantes, pero los autores revisaron varias asociaciones", aseguró el Dr. S. Claiborne Johnston, director del Servicio de accidentes cerebrovasculares de la Universidad de California en San Francisco. "La relación únicamente con la contaminación ultrafina y únicamente con la temporada cálida parece extraña y podría ser casual. Estos resultados realmente deben ser repetidos".

Más información

Para mayor información sobre el accidente cerebrovascular, visite la American Stroke Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: S. Claiborne Johnston, M.D., Ph.D., director, Stroke Service, University of California, San Francisco; Gottfried Schlaug, M.D., Ph.D., associate professor, neurology, Beth Israel Deaconess Medical Center, Harvard Medical School, Boston; March 2007 Stroke

Last Updated: