Las exposiciones bajas al plomo pueden afectar los riñones

Un estudio con ratas sugiere que aumenta la presión arterial y daña las células

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES 10 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Investigadores estadounidenses informan que incluso los niveles bajos de exposición al plomo aceleraron la enfermedad renal crónica en ratas al aumentar su presión arterial y acelerar ciertos tipos de daños celulares.

Los estudios anteriores con trabajadores han hallado una relación entre la exposición al plomo y la hipertensión, la ateroesclerosis, la enfermedad renal y la gota.

En este nuevo estudio, se les suministró agua para beber que contenía bajos niveles de plomo a ratas macho durante 16 semanas, lo que logró un aumento modesto en el plomo de su sangre. La exposición al plomo se relacionó con pérdida de peso, mayor presión arterial, reducción en la función renal, proteinuria y aumento en la cicatrización del sistema renal de capilares.

Los investigadores de la Universidad de Florida aseguraron que el hallazgo más impactante era que una exposición de bajo nivel al plomo empeoraba la enfermedad del tejido renal. Publicaron sus hallazgos en línea en la American Journal of Physiology-Renal Physiology.

"Este estudio examinó el efecto de la intoxicación crónica leve con plomo en un modelo experimental de enfermedad renal crónica. La dosis de plomo administrada causó toxicidad leve. El grado de envenenamiento por plomo fue suficiente para causar hipertensión y acelerar el avance de la insuficiencia renal", aseguró en una declaración preparada Richard J. Johnson, investigador principal.

Más información

La U.S. Agency for Toxic Substances and Disease Registry tiene más información sobre el plomo.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: American Physiological Society, news release, Oct. 9, 2007

--

Last Updated: