Al igual que la piel, los ojos también pueden sufrir quemaduras por la exposición al sol

Los niños y adolescentes son más susceptibles a sufrir daños en la visión relacionados con el sol si no usan la protección adecuada

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

DOMINGO 25 de mayo (HealthDay News/Dr. Tango) -- No descuide sus ojos cuando se proteja contra los rayos ultravioleta (UV) a medida que aumenta la temperatura.

La exposición excesiva a los rayos UV del sol se relaciona con diversos problemas visuales, como cataratas relacionadas con el envejecimiento, pterigión, fotoqueratitis y cambios degenerativos en la córnea, de acuerdo con la American Optometric Association (AOA).

Estas afecciones pueden causar visión borrosa, irritación, enrojecimiento, desgarro, pérdida temporal de la visión y, en algunos casos, ceguera.

"Al igual que la piel sufre quemaduras por la radiación ultravioleta (UV), los ojos también pueden experimentar daños. La lección, sobre todo para la gente joven, es que los ojos también necesitan protegerse. La protección se puede lograr mediante métodos sencillos, seguros y económicos como usar un sombrero de ala ancha y gafas de sol que absorban de manera apropiada la radiación UV", dijo en una declaración preparada Gregory Good, miembro de la comisión de estándares oftálmicos de la AOA.

Los niños y los adolescentes son especialmente vulnerables al daño ocular relacionado con el sol porque suelen pasar más tiempo al aire libre que los adultos. Además los lentes de sus ojos son más transparentes que los de los adultos, lo que implica que más luz perjudicial puede alcanzar la retina.

Sin embargo, parece que mucha gente no comprende del todo los peligros que representan los rayos UV para los ojos.

Una encuesta de la AOA de 2007 halló que el 40 por ciento de los estadounidenses no cree que la protección UV sea un factor importante para considerar cuando se compran gafas de sol. La encuesta también encontró que el 61 por ciento de los estadounidenses compra gafas de sol a sus niños, pero el 23 por ciento no comprueba si los lentes ofrecen protección contra los rayos UV.

La AOA ofrece los siguientes consejos acerca de las gafas de sol:

  • Utilice las gafas de sol siempre que se exponga a la radiación UV, aunque esté nublado o durante el invierno.
  • Compre gafas de sol de calidad que ofrezcan una buena protección UV. Deberían bloquear el 99 por ciento de la radiación UV-A y UV-B, y eliminar entre el 75 y 90 por ciento de la luz visible.
  • Asegúrese que sus gafas de sol coinciden a la perfección en cuanto a color y están libres de distorsiones o imperfecciones.
  • Compre lentes de color gris. Reducen la intensidad de la luz sin alterar el color de los objetos y ofrecen una visión del color mucho más natural.
  • Asegúrese que los niños y los adolescentes usan gafas de sol. Generalmente pasan más tiempo al sol que los adultos.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre la exposición al sol.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: American Optometric Association, news release, May 2008

--

Last Updated: