Los niveles moderados de buena forma aeróbica podrían reducir el riesgo de accidente cerebrovascular

Los hallazgos muestran que tan sólo treinta minutos de actividad ayudaron a hombres y mujeres, independientemente de los antecedentes familiares

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES 21 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un nivel moderado de buena forma aeróbica puede reducir de manera significativa el riesgo de accidente cerebrovascular en ambos sexos, según un estudio de gran tamaño y duración.

El estudio, que se esperaba que fuera presentado el jueves en la Conferencia internacional sobre accidente cerebrovascular de la American Stroke Association en Nueva Orleáns, mostró que treinta minutos o más de caminata a un buen paso, o una actividad aeróbica equivalente cinco días a la semana podría disminuir el riesgo de accidente cerebrovascular en alrededor de cuarenta por ciento.

La buena forma tienen un efecto protector independientemente de la presencia o ausencia de otros factores de riesgo del accidente cerebrovascular, entre ellos antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, diabetes, hipertensión, niveles elevados de colesterol y un alto índice de masa corporal, afirmó en una declaración preparada el autor del estudio, Steven Hooker.

Este estudio es el primero en sugerir que podría haber una relación independiente y significativa entre la aptitud cardiorrespiratoria (en inglés CRF) y el accidente cerebrovascular mortal y no mortal entre los hombres, y el no mortal entre las mujeres, señaló Hooker, director del Centro de investigación preventiva de la Facultad de salud pública Arnold de la Universidad de Carolina del Sur.

Según la American Stroke Association, unas 780,000 personas sufren un accidente cerebrovascular cada año. Se trata de la causa más común de discapacidad grave a largo plazo en los Estados Unidos. Unas 150,000 personas mueren anualmente por accidentes cerebrovasculares, lo que los convierte en la tercera causa de muerte en el país.

Los investigadores analizaron datos sobre más de 60,000 personas (46,405 hombres y 15,282 mujeres) que participaron en un estudio a largo plazo en el Centro de aeróbicos Cooper de Dallas entre 1970 y 2001. A los participantes, que tenían entre 18 y cien años de edad y no tenían enfermedad cardiovascular conocida cuando ingresaron al estudio, se les dio seguimiento durante un promedio de 18 años. Durante ese periodo, 863 personas (692 hombres y 171 mujeres) sufrieron accidentes cerebrovasculares.

Al comenzar su participación en el estudio, cada participante tomó una prueba de aptitud cardiorrespiratoria en la que caminaban sobre una caminadora a un grado y/o a velocidad ascendentes hasta que alcanzaban su capacidad aeróbica máxima.

Los hombres del cuartil (25 por ciento) superior de la CRF tenían un riesgo relativo de accidente cerebrovascular cuarenta por ciento menor en comparación con los hombres del cuartil inferior. La diferencia permaneció constante incluso después de ajustar por otros factores como el tabaquismo, el consumo de alcohol, los antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, el índice de masa corporal (un cálculo de la gordura corporal), la hipertensión, la diabetes y la hipercolesterolemia, señaló Hooker.

Entre las mujeres, las que tenían el mejor nivel de aptitud cardiorrespiratoria tenían un riesgo relativo 43 por ciento menor que las que tenían el peor.

El riesgo general de accidente cerebrovascular se redujo sustancialmente con un nivel moderado de CRF. Este efecto protector persistía casi sin cambios hasta los mayores niveles de buena forma.

"Encontramos que un nivel de bajo a moderado de buena forma aeróbica para los hombres y mujeres en todo el espectro de la edad adulta sería suficiente para reducir el riesgo de accidente cerebrovascular de manera sustancial", añadió Hooker.

La actividad física es un importante factor de riesgo modificable para la enfermedad cardiovascular. Aumentar el CRF del país a través de actividad física regular podría ser un arma vital para disminuir la incidencia de accidente cerebrovascular en ambos sexos, afirmó.

Una de las limitaciones del estudio es que la mayoría de los participantes eran blancos, tenían un alto nivel de educación e ingresos de nivel medio superior, advirtió Hooker. Recomendó que se recolectaran datos de otras poblaciones.

Más información

Para más información sobre cómo mejorar el nivel de buena forma cardiovascular, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: American Heart Association/American Stroke Association, news release, Feb. 21, 2008

--

Last Updated: